Quién es Mary Austin, la amiga y confidente de Freddie Mercury

Espectáculos LR

LRTendencias

Freddie y Mary se conocieron en la boutique Biba donde el artista solía ir con el guitarrista Brian May. (Foto: La República)
Freddie y Mary se conocieron en la boutique Biba donde el artista solía ir con el guitarrista Brian May. (Foto: La República)

En 1991, Mary tomó la urna de madera con las cenizas de Mercury para dejarlas en un lugar que no debía ser revelado.

Freddie Mercury, uno de los mejores vocalistas de todos los tiempos, está de cumpleaños este 5 de septiembre. El carismático cantante y primera voz del cuarteto británico Queen habría festejado 74 años este sábado. No obstante, una bronconeumonía le ocasionó la muerte en 1991, dos días después de revelar al mundo que tenía sida.

“Después de una enorme conjetura en la prensa, deseo confirmar que me hice la prueba de VIH positivo y tengo sida. Me pareció correcto mantener esta información privada para proteger la privacidad de quienes me rodean. Sin embargo, ahora ha llegado el momento de que mis amigos y seguidores de todo el mundo sepan la verdad y espero que todos se unan a mí, mis médicos y a todos aquellos de todo el mundo en la lucha contra esta terrible enfermedad”, indicó en ese momento el compositor de “We are the champions”.

PUEDES VER: Rosalía, Daddy Yankee, J Balvin, Farruko y Sech se unen en “Relación Remix” [VIDEO]

El 24 de noviembre de 1991, el hombre con prodigiosa voz falleció en su residencia Garden Lodge en Londres (Inglaterra). En su funeral se vio al guitarrista Brian May llevando las cenizas de Farrokh Bulsara (nombre real del artista), sin embargo, fue Mary Austin, su más importante heredera, quien se quedó con ellas y hasta el momento no ha revelado el lugar donde las esparció.

Freddie me dijo que, cuando muriera, quería que se lo llevaran de inmediato. Quería que todo se acabara cuanto antes, con el mínimo alboroto posible. Si hubiéramos sido capaces de organizarlo, a él le habría gustado que lo incineraran el mismo día de su muerte. Acabar de una vez, para que todo el mundo pudiera volver a la normalidad”, dijo Jim Hutton, la pareja de Mercury hasta su último día de vida, en la biografía escrita por Lesley Ann-Jones.

Mercury fue incinerado en el crematorio West London el miércoles 27 de noviembre a las 10 de la mañana. Luego de la ceremonia fúnebre, su exnovia Mary Austin enseñó el testamento del cantante. Tomó la urna de madera con las cenizas para dejarlas en un lugar que, según la última voluntad de Freddie, no debía ser revelado.

“Él temía ser desenterrado. Le preocupaba que sus restos fueran robados por algún fan de Queen y simplemente quería descansar en paz”, dijo su asistente Peter Freestone en entrevista con Daily Mail en 2013.

PUEDES VER: Miley Cyrus sobre su separación con Liam Hemsworth: “Fue aún peor de lo que pareció

Mary y Freddie se conocieron en la boutique londinense Biba donde el artista solía ir con el guitarrista Brian May. Tras declararse, los enamorados vivieron como pareja por seis años y, aunque no llegaron a casarse, el compositor llamaba “mi esposa” a Austin debido a que la relación de amistad que los unía nunca se rompió. Cuando se separaron, Mercury le compró una casa a Mary y la nombró su asistente personal.

Años más tarde Mary rehízo su vida amorosa y se casó con el empresario Piers Cameron con quien tuvo dos hijos: Richard y Jamie. La relación entre ambos era casi perfecta e incluso Freddie fue el padrino del hijo mayor del matrimonio.

La vida de Mary cambió rotundamente tras la muerte del líder de Queen debido que en su testamento, que se hizo público en mayo de 1992, el cantante le dejó su mansión de Garden Lodge, valorada en 22 millones de dólares. Hasta la actualidad, ella recauda fortunas anuales por poseer un porcentaje de los derechos de autor de la banda.

PUEDES VER: Cristian Castro confiesa que sintió miedo al conocer a Manuel ‘El Loco’ Valdés [VIDEO]

A sus 68 años, Mary ha mantenido un perfil bajo, no suele mostrarse en público y vive en la mansión que le dejó Freddie. Se trata de una construcción de estilo georgiano, de 28 habitaciones y un jardín. Los muros que rodean la casa se convirtieron en un santuario del rock tras la muerte del artista y sus fans que dejaban tarjetas en las paredes.

Sin embargo, Austin los quitó hace algunos años, debido a la presión de los vecinos del exclusivo barrio londinense. La historia de amor entre Freddie y Mary aún se mantiene a pesar del paso de los años y la partida del cantante. Además, todo parece indicar que se llevará a la tumba uno de los secretos mejores guardados del rock: el lugar donde esparció las cenizas del líder de Queen.