Cronología de la historia de amor entre el vocalista de The Beatles, John Lennon, y la artista plástica, Yoko Ono. (Fuente: difusión)

John Lennon y Yoko Ono: el inicio y fin de una relación inspirada en la libertad [FOTOS]

El vocalista de The Beatles, que hoy cumpliría 79 años, es recordado por su música y su polémico romance con Yoko Ono. Conoce todo sobre una de las parejas más memorables del siglo XX.

La República
09 Oct 2019 | 10:39 h

Fueron contra la corriente. Entre la primera voz de The Beatles, John Lennon, y la artista plástica, Yoko Ono, pesaron más las coincidencias que trazaron las primeras y últimas líneas de su historia de amor que los obstáculos que flotaron a su alrededor. Por eso, a propósito del onomástico número 79 del vocalista, repasamos paso a paso cómo se configuró este inmortal vínculo del siglo pasado.

Ambos experimentaron una afinidad inmediata no solo desde el plano sensorial sino también por las convicciones que compartían en una época que estaba marcada por el hippismo y la desenfrenada necesidad de libertad. Solo había un problema: los dos, cada uno por su lado, estaban casados.

PUEDES VER: La mítica foto de Los Beatles, portada de Abbey Road, cumple 50 años

La compatibilidad de dos astros

El 5 de agosto de 1966, The Beatles, encabezado por John Lennon, había sacado a la palestra musical su disco Revolver, el primer sencillo de tono psicodélico elaborado por la banda inglesa. Ese mismo año, Yoko Ono, quien ya era conocida como una precursora del arte contemporáneo, patentaba su primer experimento audiovisual: Eye Blink, grabación corta de un ojo acorralado por un cerilla.

John Lennon durante una grabación del álbum Revolver, 1966. (Fuente: difusión)

Dos meses después, específicamente, la noche del 9 de noviembre, Lennon y Yoko intercambiaron palabras por primera vez. Todo sucedió cuando el famoso vocalista, de 26 años, visitó una galería de arte conceptual en Londres (Inglaterra) para contemplar las creaciones de una mujer, heredera japonesa de 33 años, que respondía al nombre de Yoko Ono. Él sabía quién era ella; ella, no sabía quién era él, pero sí sabía quién era Ringo porque ‘ringo’ se le dice a la manzana en japonés.

"La primera pieza al entrar era una manzana fresca, nada más. El espectador debía pagar 400 dólares por observarla descomponerse; a mi me pareció fantástico. Capté el humor en su arte de inmediato. No tenía que saber mucho sobre el avant garde ni nada, su sentido del humor me enganchó al instante", confesó John en la década de los 80’ al periodista David Sheff de la revista Playboy.

A pesar de que hubo resistencia por parte de Yoko, la artista no pudo esquivar el ingenioso acercamiento de Lennon. La coartada fue una obra de arte (una tabla) en la que decía: clava un clavo. “Le pregunté a la artista si podía clavar un clavo y me contestó que no, pues la inauguración formal de la exposición era hasta la mañana siguiente y conservar la pieza en buen estado era muy importante para ella”, contó en su momento.

La creadora visual, a pesar de que se mostró irreductible, accedió, pero le exigió 5 chilines. “Yo, el sabelotodo de siempre le dije: esto es lo que haremos, clavaré un clavo imaginario y te daré 5 chilines imaginarios por ello, ¿te parece? Allí fue cuando realmente nos conocimos. En ese momento cruzamos miradas y supimos que seríamos el uno del otro para siempre”, contó la primera guitarra de The Beatles, John Lennon.

La ruta a la ceremonia nupcial

La artista estaba en su segundo matrimonio con el productor cinematográfico, Anthony Cox, el mismo que la ayudó a salir de un hospital psiquiátrico, lugar en el que estuvo tras su primer fracaso nupcial con el compositor japonés Toshi Ichiyanagi. Lennon, al otro lado, también estaba casado. En este caso, con su amor de adolescencia: Cynthia Powell.

La relación se fue acrecentando como el fuego en un cuarto oscuro, pero sufrió varios reveses significativos. El más doloroso fue para Lennon, quien perdió una propiedad y la custodia de su hija Julian Lennon. La misma suerte corrió Yoko, pues, a pesar de que había ganado el derecho a quedarse con su hija Kyoko Chan Cox, su pareja se la arrebató y la llevó con rumbo desconocido. La pareja clandestina juntó fuerzas para sobrevivir y, lejos de ceder al tormento, decidieron contraer matrimonio el 25 de marzo de 1966 en Gibraltar, “la roca del mundo”, como le llamaba el beatle.

La boda más famosa entre John Lennon y Yoko Ono. (Fuente: VanityFair)

El inicio del fin

En medio de tanta reciprocidad y decisiones deliberadas, evidentemente, hubo mucha polémica. Los dos habían apostado por la urgencia del amor a cambio de un futuro sin certezas. Sobre todo, porque se divorciaron cuando habían alcanzado el estrellato personal. Yoko Ono, alguna vez, dijo que "de cierta manera ambos (ella y John) arruinamos nuestras carreras por estar juntos”.

El activismo político, punto en común, rejuvenecía constantemente la relación. Sobre todo porque ese ideal los empujó a luchar por la paz, la libertad y la felicidad. En mayo de 1968, por ejemplo, protagonizaron la “encamada por la paz”, capítulo en el que se desnudaron en la cama de un hotel en Amsterdam para la revista Two Virgins. El objetivo era conversar 12 horas consecutivas sobre la paz para generar un verdadero impacto mundial.

Yoko Ono, hasta la fecha, es señalada como la culpable de la ruptura del cuarteto de The Beatles. Hay muchas teorías respecto a ese presunto papel que tuvo en la historia de la banda de Liverpool (Inglaterra). Lo único cierto es que fue feliz junto a Lennon, quien falleció el 8 de diciembre de 1980 tras ser acribillado por un fan. Hoy, el cantante, hubiera cumplido 79 años.

Video Recomendado