Taylor Swift toma medida extrema para evitar la agresión sexual

En 2013, Taylor Swift fue víctima de un terrible incidente en el cual demandó al sujeto que se propasó con la cantante en plena sesión de fotos.

Taylor Swift fue víctima de asalto sexual en 2013 y demandó al sujeto.

La República
25 08 2019 | 16:10h

Taylor Swift es una de las más grandes estrellas de la música pop de los últimos años y no ha sido ajena al acoso de algunos sujetos mal intenciones. Ante esto, la cantante ha tomado una decisión que podría ser considerada por algunos como “extrema” al colocar cámaras de seguridad enfocadas en la parte trasera de su cuerpo.

Para entender esto, es importante recordar que en 2013 fue agredida sexualmente por el dj David Mueller quien le tocó el trasero cuando ambos se encontraban en medio de una sesión de fotos en Colorado, Estados Unidos, lo que condujo a una demanda interpuesta por Taylor Swift, la cual ganó en 2017 tan solo exigiendo un dólar como reparación.

Taylor Swift es una de las favoritas para triunfar en los MTV VIdeo Music Awards 2019.

PUEDES VER: Taylor Swift relata su experiencia con Harvey Weinstein, acusado por agresión sexual

Taylor Swift toma precauciones

Sobre el asalto sexual del que fue víctima, Taylor Swft comenta: “Tengo mucha suerte de que no me haya pasado antes. Pero esa fue una de las razones por las que fue tan traumático. Simplemente no sabía que eso podría suceder. Fue realmente descarado, frente a siete personas”.

En ese contexto, Taylor Swift explica la utilidad de cámaras de seguridad puesta en la parte inferior de su cuerpo: “Si algo vuelve a ocurrir, podemos probarlo con imágenes de video desde todos los ángulos”.

Esta es la foto en la cual Taylor Swift fue violentada sexualmente en 2013.

El juicio de Taylor Swift

El juicio que Taylor Swift entabló a David Mueller fue muy incómodo para la cantante de “Love Story”, pues tuvo que relatar que el sujeto en mención estaba en estado de ebriedad, le tocó la espalda desnuda tras levantarle la falda.

Sin embargo, cuando en su momento se cuestionó el por qué su ex guardaespalda no reaccionó, Taylor Swift argumentó: “No critico a mi guardaespaldas por no hacer nada, critico a su cliente por poner la mano debajo de mi falda y agarrar mi trasero”.

Taylor Swift tan solo pidió un dólar de reparación.

En otro extracto, la defensa de David Mueller le replicó que a raíz de este incidente el dj perdería su trabajo, a lo que Taylor Swift replicaría: “No voy a permitir que su cliente me haga sentir que de todos modos es mi culpa porque no lo es”.

Cobra un monto simbólico

Luego de muchas deliberaciones, el jurado, conformado por ocho miembros, falló a favor de Taylor Swift obligando a Mueller a pagar un dólar por los daños psicológicos ocasiones a la cantante tras dichos tocamientos, monto simbólico que tuvo como finalidad recordar que todas las mujeres han sufrido episodios de acoso.

Taylor Swift habló sobre Harvey Weinstein, el productor acusado de acoso sexual.

Video recomendado