Alejandra Guerra: “Electra plantea a una familia como un país quebrado”
Alejandra Guerra: “Electra plantea a una familia como un país quebrado”

Alejandra Guerra: “Electra plantea a una familia como un país quebrado”

Alejandra Guerra. La actriz es parte del elenco de Electra, y en breve protagonizará La terapeuta, una obra en la que dictará un taller a Abimael Guzmán.

La República
30 Jul 2019 | 4:10 h

Por Estefany Barrientos

En esta versión de Electra –situada entre Perú y Venezuela–, el personaje de Alejandra Guerra es la extranjera que dejó Perú en medio del caótico gobierno de fines de los 80 “por el presidente que se creía Dios”, como dicen en la obra. Cada actor aportó sus experiencias al proceso de creación. En su caso, estuvo dos décadas fuera. “De los 90 y los inicios del 2000. Nosotros migramos a raíz de la crisis económica”.

Electra nos habla de los padres como si se tratase de países o gobernantes. ¿Qué te pareció la propuesta?

Puede ser Hugo Chávez, Alan García... Creo que para eso se trabaja desde un clásico, ese ‘qué hay’ de esa hija terca que no quiere ver más allá del amor al padre, se puede ver como lo que está viviendo Venezuela y que en otros momentos lo pudimos vivir aquí. Me parece bacán, pero es más arriesgado.

PUEDES VER Tarata: 27 años después del atentado terrorista en el centro de Miraflores

También habrá quienes puedan ver que separar es el peor legado político, ¿no?

Sí, el segregarnos en este hambre de poder, en el que vemos que caen todos, es una desgracia, terminamos pagando todos. Esa cosa quebrada que plantea la obra: la familia como un país quebrado que no logra reconciliarse.

La terapeuta

La actriz será una abogada de derechos humanos que practica yoga y que es convocada para dictar un taller en la Base Naval a Víctor Polay Campos y Abimael Guzmán, entre otros. Antes de una de las funciones de Electra en La Plaza, nos adelanta parte de la obra. “Es un unipersonal, un obrón”.

En el 2013 protagonizó la cinta Cuchillos en el cielo y como parte de la preparación visitó la prisión, allí vio a Maritza Garrido Lecca, quien fue su profesora de danza. “Hice trabajo de campo en Chorrillos. Me dijo: ‘Yo te conozco’. Se me erizó la piel”. Alejandra prefiere no ahondar en eso, pero dice que su detención la asombró y que se enteró en Miami. “Cuando la vi, preferí no hablar nada con ella”.

PUEDES VER Se estrena ‘Carnaval’, obra ambientada en Perú de los 80′s

Estás preparando La terapeuta. ¿Abimael es el primer nombre que salta a la vista?

Sí, es que su imagen es como muy grande, ¿no? Y muy temeraria, que sí lo es, porque ha cometido actos terribles. Entonces, hay como una dualidad ahí, ese monstruo y ese hombre que no necesariamente tiene que ser brillante, que era de lo que hablaba con Gaby (Yepes, la directora), hay una especie de contradicción ahí.

¿Sobre cómo pudo lograr semejante fanatismo?

Claro. Tiene que ver con que se trata de una persona con mucha habilidad e ingenio, en una tierra muy fértil, donde había una necesidad de reconocimiento. Es una persona que se ha aprovechado del momento y el lugar justo.

Teniendo en cuenta que La cautiva fue señalada injustamente como apología, me decías que hay riesgos. ¿Por qué se tiene que seguir tratando este tema en el teatro?

Es importante porque a partir de historias íntimas, como la relación de una mujer con su padre, activas los recuerdos sobre la identidad, pero también la identidad de un país. La obra se basa en eso: es un encuentro con su padre, lo que pasa es que le cuenta esto, que tiene que ver con acercarse a estos monstruos, tener al enemigo cerca. Es una cosa que pocas personas pueden vivir, ¿no?

PUEDES VER Gabriela Wiener lleva su vida poliamorosa al teatro

¿Por qué lo hace?

Ella siempre habla sobre aguantar, sobre hacer los trabajos que nadie quiere hacer.

¿Cómo recibes las noticias de que ‘un Peter Cárdenas’ salga en libertad y que siga interesado en la política?

¡Uf! Es complicado. Ya cumplió su condena... pero no me imagino a un Peter Cárdenas regresando a la política. Si hablamos de cómo se vuelven a activar movimientos como el Movadef, uno dice: eso tiene que ver con un proceso de captar nuevamente a gente que está en esta etapa, en ese hueco, que simplemente no recuerda o idealiza. Así como el extranjero que idealiza algo que no conoce de cerca, me da bronca, por supuesto.

Video Recomendado