Alfonso Cuarón y México triunfan en los BAFTA

Redaccionlr
h

Mejor director y mejor película. En la edición 72 de los llamados ‘Óscar ingleses’, la mexicana Roma se impuso a la británica The Favourite.

Con el príncipe Guillermo y la duquesa de Cambridge, Kate Middleton, como invitados, la industria cinematográfica británica celebró su noche más importante con los premios entregados en el Royal Albert Hall de Londres. La ceremonia sirvió para perfilar más como favorita a la estatuilla dorada a la película Roma y a su director, el mexicano Alfonso Cuarón. The Favourite, la comedia de época del griego Yorgos Lanthimos, llegó con 12 nominaciones y terminó dominando la premiación ganando siete galardones; pero fue la historia inspirada en una familia de México de los años 70 la que se quedó con los premios más esperados: a mejor película y mejor director.

Los BAFTA son “un talismán para nosotros”, dijo la prensa mexicana, recordando los premios que recibieron Alejandro González Iñárritu y Guillermo del Toro, días antes de ganar el Óscar. Los BAFTA 2019 también dejaron claro que en esta temporada la batalla en la categoría mejor actriz es más entre Glenn Close (de The Wife) y Olivia Colman (de The Favourite), que de la primera con Lady Gaga (A Star is Born).

PUEDES VER: BAFTA 2019: Roma gana la categoría de 'mejor película' [VIDEO]

Los demás premios se repartieron entre otras películas. Rami Malek -otro favorito al Óscar- ganó como actor principal por Bohemian Rhapsody, Mahershala Ali fue el mejor actor de reparto por Green Book y el cineasta Spike Lee ganó a mejor guion adaptado por BlacKkKlansman (El infiltrado del KKKlan). Pantera Negra, el único ‘superhéroe’ en la historia que competirá por el Óscar a mejor película, ganó en la única categoría en la que fue nominada: efectos especiales visuales.

A Bradley Cooper, que hizo su debut como cineasta con A Star is Born (Nace una estrella), no le fue tan bien. Ayer solo recogió el premio a mejor canción original por ‘Shallow’, que grabó con Lady Gaga. Ella prefirió ir a los Grammy para cantar en vivo y recoger un eventual gramófono.