Morrissey el eterno irreverente

Redaccionlr
28 11 2018 | 16:00h

Show. El cantante británico presentó temas de su gira promocional ‘Low in High Schoool’. También condenó a las corridas de toros.

Morrissey pinta canas, pero sigue siendo el músico polémico de siempre.

La noche del martes, en su tercera presentación en el Perú, el exlíder de la mítica banda The Smiths apareció en el escenario del anfiteatro del Parque de la Exposición con un saco negro abierto y un polo blanco donde destacaba su rostro en modo zombie como mensaje de crítica a la sociedad. Minutos antes no hubo teloneros, solo sonaban canciones de los Ramones y David Bowie, y se proyectaban escenas de películas clásicas en blanco y negro, así como mensajes de su filosofía animalista.

Como buen inglés, cumplió con la hora pactada y salió a las 9 de la noche para el bullicio de los más de 4 mil asistentes. Con un español híbrido, agradeció a sus fanáticos por llenar el local y ellos le respondieron con aplausos, silbidos y coros que hacían referencia a su apellido.

PUEDES VER La voz de Morrissey llenó de magia su tercer concierto en Perú [FOTOS]

Padres e hijos, tíos y sobrinos, dos generaciones, esperaban escuchar las canciones de siempre. Pero tuvieron que conformarse con tres conocidas de The Smiths (‘William, It Was Really Nothing’, ‘Is It Really So Strange?’ y ‘How Soon Is Now?’). Morrissey, esa noche, privilegió canciones de su gira promocional de ‘Low in High School’, su decimoprimer álbum de estudio como solista.

El segundo momento de euforia llegó cuando interpretaba ‘The Bullfighter Dies’ ya que en las pantallas aparecían imágenes de la crueldad que se viven en las corridas de toros. “El torero muere y nadie lo llora porque todos queremos que el toro sobreviva”, decía.

El concierto despertó de la magia de Morrissey (59) cuando sonó Is It Really So Strange?’ y ‘How Soon Is Now?’ y Back on the Chain Gang (cover de una banda alabada por Morrissey como The Pretenders y que ya suena en las radios).

PUEDES VER Morrissey en Lima: las mejores postales del concierto [FOTOS]

A la mitad del show, una fanática logró burlar la seguridad y se subió al escenario y abrazó al exlíder The Smiths. Luego de los segundos eternos, ella fue retirada y todos aplaudieron la escena.

Luego del público le lanzaron una bandera rojiblanca, la cual Morrissey se puso en la cintura.

Ya al final, cantó ‘Jacky’s Only Happy When She’s Up on the Stage’ y se retiró del escenario, lo que ocasionó que los asistentes corearan su apellido. Así él salió nuevamente e interpretó ‘Everyday Is Like Sunday’ y ‘First of the Gang to Die’. Luego de ello, se fue sin despedirse del público que quedó en desconcierto. Morrissey cumplió, pero dejó un sinsabor. 

Video recomendado