Burt Reynolds, ‘la última gran estrella’

Hollywood de luto. Figura del cine de los 70 falleció a los 82 años. Tenía pendiente filmar la última película de Quentin Tarantino.

Hollywood de luto. Figura del cine de los 70 falleció a los 82 años. Tenía pendiente filmar la última película de Quentin Tarantino.

Ícono de Hollywood, jugador de fútbol americano, estrella de televisión, Burt Reynolds falleció ayer a los 82 años de un paro cardiopulmonar. La película La última gran estrella (The Last Movie Star), presentada este año, fue su último trabajo y a la vez un guion hecho para él. Fue dirigido por un seguidor suyo, el director Adam Rifkin.

“Nunca me creí una gran estrella, pero hay actores buenos y malos, que duran y que no duran. La verdad es que he sido muy, muy afortunado”, dijo al presentar el filme. La película narra la historia de una legendaria estrella de cine que se ve obligada a aceptar que su tiempo en el estrellato terminó. “Se suele decir que es mejor no conocer a tus ídolos porque te podrían decepcionar, pero quien haya dicho eso nunca conoció a Burt Reynolds”, agregó el cineasta.

Y es que antes de Bruce Willis, Burt Reynolds pudo ser John McClane en Duro de matar, la taquillera película que se convirtió en saga. Pero Reynolds desistió, al igual que Harrison Ford y Sylvester Stallone. Aunque Ford también tendría que agradecerle haber rechazado ser Han Solo, como Richard Gere la fama que le dejó al no aceptar ser el galán de Mujer bonita.

“No me abrí a nuevos escritores ni a partes riesgosas porque no estaba interesado en desafiarme a mí mismo como actor. Me interesaba pasarla bien. Como resultado, me perdí muchas oportunidades de demostrar que podía hacer papeles serios. Cuando finalmente me desperté y traté de hacerlo bien, nadie me dio una oportunidad”, reconoció el actor en su libro Basta de mí (2015).

Pero cuando pudo Reynolds también fue crítico con su trabajo. Se dice que cuando vio las primeras escenas de la comedia Boogie Nights, estaba tan decepcionado que despidió a su agente. Sin embargo, ese papel le dio el Globo de Oro y su primera nominación al Óscar, estatuilla que perdió y que quedó en manos de Robin Williams por Good Will Hunting (1997).

Aunque no haya sido una estrella premiada, según The Hollywood Reporter, Reynolds fue el actor más taquillero de Hollywood cada año “desde 1978 hasta 1982”. En el 78, pudo tener cuatro películas proyectándose en cartelera, al mismo tiempo.

Y si de ventas se trata, el actor confirmó su fama de sex symbol, siendo uno de los primeros hombres en la historia en posar desnudo para Playboy. Primero lo hizo en la revista Cosmopolita, cuando promocionaba la película Deliverance. La revista vendió 1,5 millones de copias. “Se lo ha llamado una de las mejores acrobacias publicitarias de todos los tiempos, pero fue uno de los mayores errores que he cometido”, dijo.

De hecho, según el actor, la película no recibió “el reconocimiento que debería”, aunque fue nominada al Óscar y perdió frente a El padrino. A pesar de la criticada escena de violación masculina, para Reynolds, esa fue su mejor película, una historia que hizo que los hombres salgan un tanto “espantados” de los cines. “No sé si es la mejor actuación que he hecho, pero es la mejor película en la que he participado. Demostré que podía actuar, no solo para el público sino para mí”.

Aunque es recordado por el cine acción, Reynolds tuvo una carrera versátil: filmó la comedia romántica El hombre que amaba a las mujeres (1983) junto a Julie Andrews. Además, según su sobrina, tenía en sus planes filmar en breve Érase una vez en Hollywood, la película de Quentin Tarantino. “Y hay una cosa que nunca pueden quitar: nadie se divirtió más que yo”, escribió en sus memorias.

Te puede interesar