Cecilia Suárez: “Permitir violencia en TV y no un beso de amor entre hombres es ridículo”

La República
15 08 2018 | 09:00h
Cecilia Suárez

Actriz mexicana, Cecilia Suárez, habla sobre la doble moral que existe en la televisión de señal abierta y hace una crítica a la industria de las telenovelas en su país.

La actriz Cecilia Suárez, quien interpreta a Paulina de la Mora, uno de los personajes más excéntricos de La casa de las flores, el reciente éxito de Netflix, ya tiene embelesado al público no solo por su particular forma de hablar, sino por el perfil con el que se desenvuelve dentro de una familia acostumbrada a la doble moral.

Y es que la serie mexicana no solo marca el ingreso de Verónica Castro a la plataforma de streaming con el rol protagónico, sino que se despunta de la tradicional industria de telenovelas mexicanas, abordando de una manera más realista temas de homosexualidad y transexualidad dentro de un entorno familiar, que además explora en las drogas, la infidelidad, la mentira entre otras aristas.

PUEDES VER Cecilia Suárez, actriz de la serie "La casa de las flores", nos presenta su lado más sexy en Instagram

“Creo que es a donde las telenovelas tuvieron que ir naturalmente y no lo hicieron y por eso streaming les dijo: con permiso. El formato de las telenovelas como lo vemos ahora, funcionaban hace 30 o 40 años y hoy en día ya no”, comenta la actriz en conversación con La República y varios medios latinoamericanos durante una mesa redonda realizada en México.

“Cómo es posible que a estas alturas, si sapeas la teve tradicional puedes ver rifles y metralletas y no ves un beso entre dos hombres o dos mujeres. ¡Eso es ridículo!, permitimos la violencia pero no permitimos un acto amoroso, eso es una doble moral que para mí es irracional y absurda”, agrega la actriz para luego referirse a la respuesta del público ante los contenidos actuales que propone Netflix.

“Si Juan Gabriel ha sido la reina de México después de La Virgen de Guadalupe, no veo por qué el público no va a tomar bien ver personajes trans u otros. Precisamente lo que inquieta al productor de la serie Manolo Caro, y creo que a todos, es por qué hay temas de los que no se habla de una manera deliberada, abierta y natural en teve; por qué lo que se ve no se pregunta... Creo que nos hace bien hablar de esas cosas”, refirió.

Cecilia además compartió qué fue lo que la sedujo de La casa de las flores.

“Conozco a Manolo y sé que al trabajar con él no vas a caer en el discurso del patriarcado donde las mujeres tienen que ser frágiles, débiles, inútiles o que lloran todo el tiempo. La serie muestra el poder de las mujer en su entorno y en la familia. Además retrata un sector de la alta sociedad mexicana que puede ser el reflejo de otros países en donde el poder los va moviendo de determinada manera; muestra cómo la mentira es una herramienta que prevalece entre ellos y cómo a pesar de toda esa estructura hay una raíz de amor hacia lo familiar. Esa complejidad es interesante de observar desde donde lo mires”.

La actriz, quien interpreta a la hija mayor de la familia De La Mora que se muestra como ‘perfecta’ pero que esconde más de un ‘oscuro’ secreto, confesó que encarnar a Paulina le significó un riesgo grande. “Los guiones nos los dieron con muy poco tiempo así que el personaje se fue dando con el desarrollo de la serie. Recuerdo bien que en la primera semana de grabaciones, cuando Paulina estaba saliendo, conversé con el productor, hablamos de lo que estaba brotando, le pregunté si le quitábamos algo o le dábamos más, nos miramos y coincidimos en que era un riesgo... a veces cuando tomas una elección de construcción tan marcada, tan potente, puede no resultar. Era un riesgo grande pero decidimos ir por más, así que en realidd espero que el personaje resulte un aterrizaje amable”.

Compartir escenas por primera vez con Verónica Castro también sumó una experiencia diferente para la actriz. “Verónica es increíble, es un ícono, cada que ella entra en una habitación todo se detiene y todos voltean a donde ella esté y ella ni siquiera se da cuenta. Crecí viendo sus novelas y sus programas de la noche, y de repente mirarme ahí con ella, ha sido impresionante. Luego he ido entendiendo por qué es Verónica Castro; porque es una mujer profesional, cálida, chistosa. Es un gozo trabajar con ella”.

Video recomendado