Meghan Markle tendrá que devolver sus regalos de cumpleaños por norma real

La duquesa cumplió recientemente 37 años. Si bien no pudo celebrarlo por todo lo alto, si obtuvo varios regalos. Lamentablemente tendrá que devolverlos.

6 Ago 2018 | 23:07 h

La duquesa cumplió recientemente 37 años. Si bien no pudo celebrarlo por todo lo alto, si obtuvo varios regalos. Lamentablemente tendrá que devolverlos.

Meghan Markle, actual duquesa de Sussex, festejó hace unos días sus 37 años junto a su esposo, el príncipe Enrique de Inglaterra.

Si bien no pudo celebrar este acontecimiento por todo lo alto, ya que tenía que cumplir compromisos oficiales como miembro de la realeza británica, sí recibió el cariño de sus allegados a través de regalos. Lamentablemente, muchos tendrán que devolverlos. ¿Cuál es el motivo?

PUEDES VER  Reina Isabel habría ordenado quitar foto de Meghan y Harry del palacio de Buckingham

Se reportó que este fin de semana los duques de Sussex participaron de la boda de Charlie van Straubenzee, amigo íntimo de Harry, en Surrey, al sur de Inglaterra.

Mientras ellos disfrutaban de una buena tarde con sus amigos, a su residencia de Nottingham Cottage llegaban gran cantidad de regalos y presentes de familiares, amigos e incluso admiradores.

Al ser estos obsequios de personas de las cuales no se tiene registro, el Equipo de Correspondencia de la Reina Isabel II comentó que varios tendrán que ser deshechos por cuestiones de seguridad.

“Como miembro de la familia real, Markle tiene que tener mucho cuidado con los regalos que acepta”, dijo una fuente cercana al grupo de seguridad al Daily Mirror. 

Además, se detalló que Markle está obligada a rechazar regalos de negocios o personas que no conoce personalmente. Por ejemplo: marcas o fanáticos nacionales y/o extranjeros.

"Los obsequios ofrecidos por personas privadas que viven en el Reino Unido y que no son personalmente conocidos por la familia real deben rechazarse cuando existan dudas sobre la procedencia o las motivaciones del donante", se compartió.

Otra regla que se compartió fue que ningún miembro de la familia real británica “no puede aceptar regalos que no hayan sido solicitados".

Te puede interesar