EN VIVO - Claudio Pizarro: sigue aquí el partido de despedida del ‘Bombardero de los Andes’
Espectáculos

La Realeza británica desmiente el video en ‘topless’ de Meghan Markle

La Republica
Renzo Leon

Meghan Markle fue noticia en las últimas horas por un video donde se le ve haciendo ‘topless’, sin embargo, la Realeza británica descartó la acusación y señaló que se trata de un montaje.

Ni siquiera ha pasado una semana de la boda real y tanto el príncipe Harry como Meghan Markle, están pasando por el primer gran problema, pues recientemente fue revelado un video, donde la exactriz protagonizaría un clip íntimo.

A través de las redes sociales, la imagen de Meghan Markle comenzó a aparecer con frecuencia, pero no por fotos de la boda o algo relacionado a su nueva vida, sino por un clip donde se le haciendo topless. Inmediatamente, esto se volvió viral.

PUEDES VER Salen a la luz fotos de Meghan Markle haciendo topless y mostrando de más

Según se puede observar, esto se trataría de un video que la propia Meghan Markle había grabado, mientras se encontraba de vacaciones y tal como lo afirma el medio Publinews, esto ocurrió cuando ella estaba soltera

Aparentemente la ahora Duquesa de Sussex habría tenido la intención de tomar una foto con la espalda desnuda, pero erróneamente apretó el botón para grabar el video. La grabación corresponde a un viaje con unas amigas en una playa de Estados Unidos.

Pero esta información no cayó nada bien en el Palacio de Kensington, la residencia oficial del matrimonio, ya que a través de un pronunciamiento oficial desmintieron la veracidad de las imágenes e indicaron que todo se trata de un montaje.

No sería la primera vez que ocurre un hecho similar, porque en el año 2012, la revista francesa ‘Closer’ publicó fotos en topless de la actual duquesa de Cambridge, Kate Midleton, mientras ella se encontraba de vacaciones junto al príncipe William.

Tras un largo juicio, el medio no tuvo otra alternativa que pagar una indemnización al matrimonio de 190 mil euros (728 mil nuevos soles). A pesar que, en un primer momento, los Duques de Cambridge querían una suma de 2 millones de euros.