Decano de USIL destaca servicios del Grupo Salobreña y durabilidad de la marca Angelo Po

Plataforma_glr

administracionweb@glr.pe

07 Jul 2016 | 2:00 h

El decano de la facultad de Administración Hotelera Turismo y Gastronomía de la Universidad San Ignacio de Loyola, Guillermo Graglia, se mostró satisfecho con la relación que dicha casa de estudios mantiene con Salobreña, en el equipamiento y mantenimiento de sus laboratorios gastronómicos.

La relación institucional entre el Grupo Salobreña y la Universidad San Ignacio de Loyola data de hace 20 años, cuando se equiparon las primeras cocinas de la Escuela de Chef. Este convenio continuó con Graglia, el actual decano, quien los requirió cuando se empezó el diseño del nuevo edificio. En la actualidad, el 95% del equipamiento y mantenimiento de la facultad, comprendido por las aulas de cocina, panadería y pastelería; restaurante escuela, cocina demo, almacenes y áreas de frío, fue realizado por el Grupo Salobreña.

“Las primeras cocinas que tienen más de 18 o 20 años se siguen usando sin problema considerando que el uso que le dan los alumnos no es el normal a un restaurante. Es una muestra de la durabilidad y de un rendimiento muy bueno” señaló Graglia. Asimismo, agregó: “el costo de adquisición es un poco alto pero el rendimiento y vida útil del equipo lo justifican, sale más barato que cualquier otro (equipo) porque no lo cambias más. Ese es el gran ahorro de comprar algo bueno desde el inicio”.

Equipos Angelo Po

Resalta un punto interesante respecto al seleccionar un proveedor entre marcas locales y extranjeras para un proyecto: se debe analizar no sólo el monto de la inversión sino evaluar también la calidad, diseño y tecnología de última generación. “Para nosotros Angelo Po es el Mercedes Benz de los equipos de cocina, una línea de primera calidad, de referencia mundial. Definitivamente son equipos de primera línea en manufactura, en producción y súper profesionales en la entrega. Es una línea que recomiendo ampliamente”, indicó el decano.

Destacó el soporte posterior a la compra, comprendido en el servicio de instalación y mantenimiento: “Cuando haces la inversión en equipos de primera línea tienes que darle un mantenimiento de primera línea, no hay otra forma de hacerlo. No son equipos básicos sino de alta tecnología que requieren un trato bastante especializado”.

Para Graglia la continuidad de un programa de mantenimiento preventivo a todos los equipos minimiza la frecuencia de las fallas y emergencias (mantenimiento correctivo) por la manipulación que hacen los alumnos diariamente. Destaca por ello el servicio de instalación y post venta del Grupo Salobreña. “Es un servicio detallado, muy profesional y a conciencia, si algo falla lo ponen en marcha otra vez o lo arreglan como debe ser. En general, no tengo ningún reclamo de ese tipo (sobre el servicio). Lo recomendaría a otras instituciones y empresas”.