El buen puerto de Don Máximo

Priscila Andrade
28 Nov 2018 | 23:37 h

La historia ejemplar de un terminal pesquero que tras el desastre se convirtió en el mejor gestionado del Perú.

Don Máximo Zacarías es un antiguo pescador del puerto pisqueño de San Andrés, un lugar donde la vida de todos gira alrededor de la pesca. Máximo ha sido testigo del crecimiento y el desarrollo del puerto, y en su memoria guarda un sinnúmero de recuerdos felices vinculados a su mar, sus embarcaciones y su gente.

Pero en esta historia no todo ha sido felicidad. Hace poco más de una década, la población de esta localidad atravesó por momentos muy difíciles tras el terremoto que afectó no solo sus viviendas, sino también la infraestructura del terminal pesquero, la principal fuente de ingresos para los habitantes de la zona. Fueron días de zozobra en los que trabajar en óptimas condiciones parecía un sueño lejano.

Hoy, el panorama ha cambiado. Gracias al esfuerzo de los pescadores artesanales y al apoyo de Camisea, operado por Pluspetrol, se emprendió la reconstrucción integral del Desembarcadero Artesanal de San Andrés. Esto fue posible por una alianza multisectorial que contó además con la participación del Gobierno Regional de Ica, el Fondo de desarrollo Pesquero (Fondepes), el Fondo de Reconstrucción del Sur (FONSUR), el Fondo de Cooperación Japonesa y el Fondo de Cooperación Hispano Peruano (FONCHIP).

Entre el 2008 y el 2011 se trabajó para rehabilitar la infraestructura de atraque, embarque, desembarque y manipuleo, así como para equipar y mejorar las áreas de refrigeración, procesamiento de recursos hidrobiológicos, comercialización y otros ambientes, asegurando que sus actividades estén alineadas a las normas vigentes del sector y en óptimas condiciones higiénicas sanitarias, de seguridad y conservación del medio ambiente.

Actualmente, el nuevo terminal pesquero es administrado por los pescadores a través de la Asociación Sindicato de Pescadores Artesanales del distrito de San Andrés y ha sido considerado el terminal con mejor gestión a nivel nacional. Esto en virtud del “Modelo de Negocio Gestión Integral del Desembarcadero de San Andrés” que fue también desarrollado e implementado con el apoyo y asesoramiento de Camisea, que en conjunto ha aportado 4 millones de soles en todas las iniciativas de apoyo al desarrollo de este puerto pisqueño.

Don Máximo ya no se hace a la mar pero ve con alegría cómo sus hijos, herederos de su tradición, emprenden la faena de pesca cada mañana y lo hacen con mejores recursos y más oportunidades de seguir creciendo. Así como ellos, son más de 5 mil familias las que se han visto beneficiadas con el desarrollo reciente del puerto y hoy miran con más optimismo ese horizonte poblado de embarcaciones.

 

i

Actualmente, el nuevo terminal pesquero de San Andrés es un ejemplo de buena gestión.

dfgs

Son más de 5 mil familias las beneficiadas con el desarrollo del puerto.

sdgd

La pesca es la principal fuente de ingresos en la zona.

sfs

El renovado terminal cuenta con instalaciones apropiadas para el procesamiento de los recursos hidrobiológicos.

dged

Don Máximo ya no se hace a la mar y disfruta del desarrollo de su familia, que es la heredera de su tradición pesquera.

Conoce más de los pescadores de San Andrés

www.elalmadecamisea.com

 

Sobre el proyecto Camisea

Camisea es el yacimiento de gas más importante de Latinoamérica. Se ubica en la Amazonía peruana, en la cuenca baja del río Urubamba (Cusco), donde se explora y produce gas natural. El proyecto se ejecuta también en la provincia de Pisco (Ica) y asegura el respeto de la biodiversidad y del espacio ecoturístico. Pluspetrol desarrolla el proyecto Camisea en un consorcio asociado a Hunt Oil, SK Innovation, Repsol, Tecpetrol y Sonatrach.

 

Auspiciado por:

skd