Tejedoras de su futuro

Priscila Andrade
19 Nov 2018 | 1:10 h

Mujeres que escriben una nueva historia en el Bajo Urubamba.

Teresa Sebastián es una maestra artesana de Miaría, una localidad Yine de unas 1,500 personas, cerca de la frontera de Cusco y Ucayali. Es una figura muy apreciada en su comunidad pues a través de su trabajo mantiene viva la tradición textil de sus antepasados y transmite a las mujeres más jóvenes los saberes ancestrales de su etnia.

Hoy, Teresa ha redimensionado el enorme potencial de su cultura y ve con más optimismo el futuro. Ella es una de las 140 mujeres de cinco comunidades del Bajo Urubamba que participan en el Programa de Apoyo a la Artesanía Yine y Matsiguenga impulsado por Camisea con una inversión de 780 mil soles y que ha organizado ya más de 170 reuniones de capacitación y asesorías.

Gracias a esta iniciativa las mujeres de la zona han podido mejorar la calidad de sus productos, y han aprendido e incorporado a su trabajo artesanal conceptos de gestión eficiente y optimizado procesos de producción. Así, han interiorizado la importancia de realizar una correcta estructura de costos y de diferenciar la economía del hogar de la economía del negocio para garantizar la  sostenibilidad de sus negocios como fuente de ingresos para sus familias. También han incorporado en su práctica cotidiana el uso de herramientas que les permiten mejorar la gestión de sus negocios, entre las que se encuentran los inventarios, las fichas técnicas, los registros de ingresos y egresos, balances, entre otras.

Además, ahora forman parte de una mesa de trabajo conformada por la Municipalidad Distrital de Megantoni, la Oficina Descentralizada del Ministerio de Cultura en Cusco, la Dirección Regional de Comercio Exterior y Turismo de Cusco (DIRCETUR), cinco representantes de las comunidades Nativas de intervención, la Escuela Chio Lecca y Pueblos Artesanos. Esto les está permitiendo ampliar sus redes de comercialización tanto dentro como fuera del país.

Todo esto ha redundado en el incrementado significativo de la rentabilidad de sus negocios. Teresa Sebastián comenta que, antes, una cushma costaba hasta 200 soles en el mercado y que ahora, con las capacitaciones dentro programa de Camisea y los nuevos diseños y facilidades para el negocio, pueden vender sus productos hasta en 1200 soles, generando ingresos para la economía familiar y no solamente dedicarse a actividades domésticas o agrícolas. Por otro lado, se estima que las ventas logradas a la fecha en cinco eventos de promoción y comercialización realizadas (cuatro ferias locales realizadas en Malvinas y una feria nacional y una exposición en Lima) hacienden a S/. 34,286.

A sus 55 años, Teresa siente que las mujeres más jóvenes de su comunidad —entre las que se encuentra su nieta, Karín Yumbato, de siete años— tienen más recursos para desarrollarse sin tener que perder el vínculo con sus raíces, su arte y su comunidad. La combinación de tradición y nuevo conocimiento las hace más fuertes.

Conoce más de ellas en:

www.elalmadecamisea.com

sdLas mujeres mayores son depositarias de los conocimientos ancestrales de la comunidad.

kjLas mujeres se reúnen a realizar el trabajo textil.

kkEl conocimiento de la técnica les permite elaborar hermosas piezas textiles.

sdfUsan insumos naturales para elaborar los tintes y procesar las telas.

ookGracias al programa se están incorporando nuevas herramientas y tecnologías.

llLas mujeres capacitadas han incorporado nuevos conceptos en la organización y planificación.

lksdfLas mujeres del Bajo Urubamba hoy miran con más optimismo hacia el futuro.

Sobre el proyecto Camisea

Camisea es el megayacimiento de gas más importante de Latinoamérica. Se ubica en la Amazonía peruana, en la cuenca baja del río Urubamba (Cusco), donde se explora y produce gas natural y líquidos de gas de los yacimientos San Martín, Cashiriari y Pagoreni (lotes 56 y 88). El proyecto se ejecuta también en la provincia de Pisco (Ica). Uno de sus principales desafíos es la alta complejidad tecnológica desarrollada en las operaciones para asegurar el respeto del espacio ecoturístico, además de un intenso trabajo de vinculación para la construcción de acuerdos con la población y la implementación de programas de monitoreo ambiental.

Pluspetrol desarrolla el proyecto Camisea en un consorcio asociado a Hunt Oil, SK Innovation, Repsol, Tecpetrol y Sonatrach.

Auspiciado por:

k