Síndrome de Down, una condición que no limita

Claudia Mendoza
h

Los personas que tienen síndrome de down pueden desarrollar su vida como la de cualquier otra persona.

El síndrome de Down, también se conoce como Trisomía 21, la condición donde un material genético adicional ocasiona retrasos en la forma en la que un niño se desarrolla mentalmente y físicamente. Esta condición afecta a 1 de cada 800 bebés.

Este material genético adicional ocasiona las características físicas y los retrasos del desarrollo asociados al síndrome de down. Aunque nadie sabe con certeza la razón por la que ocurre y aunque no hay forma de evitar el error de cromosomas que lo ocasiona, los científicos saben que las mujeres que conciben a partir de los 35 años aumentan significativamente la posibilidad de tener un bebé con esta condición

PROBLEMAS DE SALUD

Mientras que algunos niños con síndrome de Down no tienen problemas de salud significativos, otros pueden padecer de trastornos médicos que requieren cuidado adicional, pero afortunadamente, muchas de estas condiciones pueden tratarse medicamente.

Algunos nacen con un defecto congénito del corazón, también tienen un mayor riesgo de desarrollar hipertensión pulmonar, una condición grave que puede ocasionar un daño irreversible en los pulmones. Pueden tener problemas con la  audición y está relacionada con la acumulación de líquido en el oído interno o con problemas estructurales en el oído. 

Los problemas de la vista generalmente incluyen ambliopía, conocido como ojo flojo, miopía o hipermetropía y riesgo de desarrollar cataratas
La consulta con un especialista es necesaria para detectar y corregir problemas antes de que afecten al lenguaje y las habilidades de aprendizaje.

Otras condiciones que pueden sufrir, son problemas con la tiroides, anomalías con los intestinos, trastornos con convulsiones, problemas respiratorios y obesidad. 

DESARROLLO SOCIAL

Este síndrome afecta la habilidad de los niños en diversas formas y pese a presentar discapacidad intelectual de leve a moderada, ellos pueden aprender y lo hacen

Son capaces de desarrollar habilidades a lo largo de sus vidas y simplemente alcanzan sus metas a un paso diferente, por eso es muy importante no comparar a un ningún niño con otro. 

Los expertos recomiendan inscribir a estos pequeños en servicios de intervención temprana,  terapeutas físicos, ocupacionales y del habla, así como educadores de la edad temprana pueden ayudarle a trabajar, motivar y acelerar su desarrollo

Hoy en día, muchos niños con el síndrome de down van a la escuela y disfrutan muchas de las mismas actividades que otros niños disfrutan y además pueden completar su formación educativa del colegio y de la universidad, logrando llevar una vida independiente como adultos.También existen otros que continúan viviendo con sus familias pero son capaces de mantener trabajos, alcanzando el éxito en su propia comunidad.