Continúa el plan para que OEA realice auditoría internacional

Todo vale. Detrás de este planteamiento estarían miembros de la Coordinadora Republicana, exintegrantes del Foro Democrático (que luchó contra la dictadura de los 90) y aseguran que hasta algunos funcionarios diplomáticos.

Transparencia. La Misión de Observadores de la OEA no detectó graves irregularidades, y considera que el sistema electoral está trabajando conforme a ley. Foto: difusión
Transparencia. La Misión de Observadores de la OEA no detectó graves irregularidades, y considera que el sistema electoral está trabajando conforme a ley. Foto: difusión
María Elena Castillo

La última carta que se juega el fujimorismo para evitar la proclamación de Pedro Castillo es insistir en que el presidente Francisco Sagasti pida a la Organización de Estados Americanos (OEA) una auditoría internacional a la segunda vuelta. Varias fuentes aseguraron a La República que detrás de este planteamiento estarían miembros de la Coordinadora Republicana, exintegrantes de lo que fue el Foro Democrático y hasta algunos funcionarios diplomáticos.

Lourdes Flores, dirigente del Partido Popular Cristiano (PPC) y ahora abogada de Fuerza Popular para los recursos de nulidad ante el Jurado Nacional de Elecciones (JNE), lanzó la propuesta la mañana del jueves último a través de RPP. Su argumento fue que la salida de uno de sus miembros, el fiscal Luis Arce Córdova, investigado por sus vínculos con la red criminal ‘Los Cuellos Blancos del Puerto’, acusando al pleno de parcialidad, ponía en duda el proceso electoral. Agregó que la única salida para legitimar la segunda vuelta sería una auditoría, como ocurrió en Bolivia el 2019.

Horas después, representantes de Alianza para el Progreso, Renovación Popular, Avanza País, el Apra y Acción Popular respaldaron la propuesta.

Los operadores

Sin embargo, trascendió que con ese mismo fin, días antes un exdirectivo del otrora Foro Democrático (que reunió a miembros de la sociedad civil para denunciar la dictadura de Alberto Fujimori) y ahora cercano a la Coordinadora Republicana, y un expremier aprista que participó en la mesa de diálogo de la OEA en el 2000 por las denuncias de fraude electoral, habrían contactado con algunos diplomáticos.

Según algunas fuentes, uno de ellos sería el embajador peruano en Estados Unidos, Hugo de Zela Martínez, quien también es nuestro representante ante la OEA desde noviembre del año pasado, nombrado por el entonces presidente de facto Manuel Merino.

Refieren que el miércoles último, el funcionario diplomático habría almorzado con el secretario general de la OEA, Luis Almagro, en el restaurante café Milano (en Washington), para sondear extraoficialmente la posibilidad de la auditoría internacional. Su respuesta habría sido negativa pues la Misión de Observadores que aún está en Perú ha señalado que no se ha detectado graves irregularidades en el proceso electoral.

Altas fuentes en Cancillería consultadas por este diario desmienten cualquier injerencia de la diplomacia peruana, afirmando que ello sería impropio. Curiosamente, ayer se publicó una resolución señalando que De Zela pasará a retiro en agosto al cumplir 70 años.

Explicaron que para que la OEA ejecute una auditoría internacional, la misión enviada debió detectar severas anomalías en el proceso electoral, lo que no ha ocurrido en nuestro caso, sino todo lo contrario, e incluso ha recibido el reconocimiento por su transparencia y limpieza del Departamento de Estado Norteamericano, la Unión Europea, entre otros.

Sigue la contracampaña

Pese a ello, seguirán presionando a todo nivel para conseguir la auditoría internacional a fin de demorar la culminación del proceso y evitar la proclamación de Castillo el 28 de julio.

En el frente interno, los aliados de Keiko Fujimori enviaron una carta a Almagro pidiendo que los reciba para informarle de sus supuestos hallazgos de irregularidades en la segunda vuelta. Entre los firmantes esá la propia Lourdes Flores, el expremier Jorge del Castillo, y los virtuales congresistas Norma Yarrow y Hernando Guerra García.

Pero, además, estarían buscando pronunciamientos de respaldo a la propuesta de auditoría internacional de países con presidentes de países “amigos” de la causa, como Iván Duque, de Colombia, y Guillermo Lasso, de Ecuador.

A esto se suma la carta que la misma Keiko quiere entregar hoy al presidente Sagasti, tratando de que se inmiscuya en el proceso y solicite la supervisión de la OEA, cuando quince días atrás señaló en su Twitter que debe “mantenerse al margen”. De su decisión dependerá el futuro de estas elecciones.

El caso de Bolivia es diferente

El experto en derecho internacional Daniel Cerqueira consideró “insólito” el pedido de un grupo de políticos aliados de Fuerza Popular para que la OEA lidere una auditoría a la segunda vuelta, como ocurrió en el proceso electoral de Bolivia el 2019.

En declaraciones a RPP, dijo que la misión de observación que estaba en el vecino país detectó irregularidades durante el proceso, lo que no ha sucedido en nuestro caso.

Cerqueira sostuvo que es un pedido atípico e insólito y sin antecedentes. Aclaró que no se puede comparar a Perú con Bolivia porque son dos casos totalmente diferentes.

Newsletter Política LR

Suscríbete aquí al boletín Política La República y recibe a diario en tu correo electrónico las noticias más destacadas de los temas que marcan la agenda nacional.