Regresar aLogo La RepúblicaVolver a LaRepublica.pe

Gustavo Rodríguez: “Medios han sido muy permisivos con las mentiras”

Ernesto Carrasco

Sostiene. Gustavo Rodríguez dice que "somos psicológicamente una sociedad virreinal". Foto: John Reyes/La República
Sostiene. Gustavo Rodríguez dice que "somos psicológicamente una sociedad virreinal". Foto: John Reyes/La República

El escritor, comunicador y editor del portal Jugo de Caigua, analiza el proceder de Keiko Fujimori luego de darse a conocer los resultados de la segunda vuelta.

Publicidad

Gustavo Rodríguez analiza y explica el ambiente político y social en el Perú, después de la segunda vuelta electoral presidencial, a partir de las denuncias de un supuesto “fraude”, sin evidencias hasta ahora, que ha desplegado la candidata Keiko Fujimori, negando la ventaja que ha logrado sobre ella el profesor rural, líder de Perú Libre, Pedro Castillo.

¿Keiko Fujimori y Pedro Castillo supieron leer los votos que cada uno obtuvo en la primera vuelta electoral?

Keiko Fujimori, mejor que Castillo. Ella y su equipo fueron muy conscientes de su antivoto, y en esa posición le queda más el papel de infundir miedo. A Castillo le correspondía la esperanza, pero no supo incidir en ello para todos. Lo hizo solo para los más desposeídos y relegados. En toda elección hay dos pulsiones: miedo y la esperanza. Fujimori insistió mucho en el temor. Eso hizo que le pisara los talones a Castillo.

¿Qué repercusión tuvieron los paneles en las calles de Lima con mensajes anticomunistas y temor económico?

Mucho efecto en el bolsón proclive a creer en Fujimori, en Lima y partes urbanas e integradas de la costa. Sin embargo, tuvo su techo por saturación.

Keiko Fujimori y Pedro Castillo compitieron en la segunda vuelta. Foto: Antonio Melgarejo/Aldair Mejía/La República

¿Qué cosecharon cada uno de los candidatos de las campañas de descalificación, discriminación y mensajes de odio en las redes sociales?

Recogieron una sociedad asustada, más desconfiada de lo usual, poco proclive a creer en ellos (los candidatos, sobre todo). Cosecharon un campo de batalla infernal en el cual las propuestas pasaron a un segundo plano, pues cuando hay miedo no hay razones a escuchar.

¿Debió Castillo deslindar de Vladimir Cerrón?

Desde un punto de vista teórico de campaña, Cerrón debió separarse de Castillo porque lo que quedaba por conquistar era un grueso sector de la población que quería un cambio moderado, y quiere, hasta ahora. Obviamente, eso al lado de Cerrón era muy difícil.

En la práctica, eso es imposible porque una cosa es lo que dicta el manual, y otra, la vanidad, el orgullo de Cerrón. La contendora habría aprovechado la demarcación para inflamarla.

Vladimir Cerrón es investigado por la Fiscalía. Foto: La República

¿Le sirvió a Keiko Fujimori la “sobreexposición” que tuvo en los medios?

Hasta cierto punto sí. Toda exposición es buena en campaña, pero hay un fenómeno de saturación al cual no es aconsejable llegar, pero no hay cómo medirlo, pues a veces se está envuelto en una espiral de ayayeros. Al final, como en los noventa, a Keiko Fujimori le ocurrió lo mismo que a Vargas Llosa cuando se enfrentó a Alberto Fujimori. Pero en esta contienda electoral, ella era la Goliat, con todo el apoyo político, empresarial, hasta de la farándula, contra el David que encarna a un sector invisibilizado. Sin querer, se construyó una narrativa que le convenía a Pedro Castillo, que por cierto hizo una campaña muy mala.

Según la encuesta del IEP, el 69% desaprueba el desempeño de Keiko Fujimori post segunda vuelta. ¿Perderá respaldo con los días? ¿Le ayudan sus constantes mítines?

Esto es como en el microcuento de Monterroso: Cuando despertó, el antivoto seguía ahí. Algo que está tan arraigado entre muchos peruanos, como la antipatía contra Keiko Fujimori no se iba a ir mágicamente, con azuzamientos y miedos. Conforme pase el tiempo, Keiko va a perder respaldo, mientras más la gente se acostumbre a la nueva situación, más va a reconocer las razones por las cuales le tienen tanta antipatía.

¿Realmente le ayudan a Keiko Fujimori sus abogados y políticos representativos en su denuncia de supuesto “fraude”, pedido de nulidad de actas y también de las elecciones?

La ayudan dependiendo de cuál sea el objetivo. Finalmente, la sensación de que hubo fraude solo quedará enquistada en el sector más entusiasta por Keiko.

¿Hace bien Castillo al actuar como presidente electo?

Sí. Lo debió hacer desde hace mucho antes, incluso en campaña. Yo lo hubiese comenzado a perfilar, quizás ya vistiendo como un futuro gobernante. Es bueno que, además, se reúna ya con los alcaldes y otras autoridades. A él le conviene que Keiko siga en plan mitin, que es una imagen del pasado.

¿Podrá gobernar Castillo sin la influencia del fundador de Perú Libre, Vladimir Cerrón?

Va a ser difícil, pues están los congresistas de Perú Libre y Vladimir Cerrón, presidente y fundador del partido. Castillo va a depender del carácter conciliador y manejo político de quien esté en la Presidencia del Consejo de Ministros.

Rodríguez consideró que es difícil que Castillo gobierne sin la influencia de Cerrón. Foto: La República

¿Cómo explicar la exhibición de los machetes por parte de los ronderos, la campaña Chapa tu caviar y plantones con discursos agravantes frente a las casas de las autoridades electorales y personalidades?

Son manifestaciones de una sociedad muy acostumbrada a la violencia, perturbada mentalmente y sobreviviente de una pandemia feroz. Este campo de cultivo es ideal para que noticias falsas y chismes se instalen y generen la tormenta perfecta. No somos una isla tampoco. Pasa en varios países de la región. Hasta en Estados Unidos, pero la diferencia es que aquí los medios han sido muy permisivos con las mentiras. Allá no dejaron que las falacias salieran de la boca con tanta facilidad.

¿Cuánto hemos avanzado en la construcción de la República del Perú, en 200 años de independencia?

Hemos avanzado, pero como en un círculo hemos llegado al mismo punto. Los ideales republicanos se notan, pero no aterrizan. Si revisamos la historia al inicio de la república y la comparamos al día de hoy, la sensación de la población de Lima es la misma. Somos, psicológicamente, una sociedad virreinal en muchos aspectos. Lo único bueno de todo esto, al margen de que Castillo no es un buen candidato, es que los fundadores de nuestra patria sí se hubieran imaginado, doscientos más tarde, a un profesor del campo de presidente en vez de a la hija de un dictador. Nos queda mucho por trabajar en el campo de las instituciones.

¿Cómo alejar el fantasma del golpe de Estado en el país?

Esto sería como intentar responder a cómo creer menos en cucos. Ese cuco es inviable. Pero el cuco más viable es el golpe parlamentario. Mientras no haya reformas políticas, vamos a seguir con este miedo por tiempo indefinido.

¿Entre Pedro Castillo y Keiko Fujimori, cuál de los dos ha sabido crear y canalizar mejor un verdadero discurso de cambio, unión y esperanza?

Ninguno. Sin embargo, a la larga, el discurso de Keiko Fujimori ha exacerbado la desunión mientras que Pedro Castillo, sin arriesgar, hasta mudo, ha podido dar un mensaje más aproximado al que me planteas.

Newsletter Política LR

Suscríbete aquí al boletín Política La República y recibe a diario en tu correo electrónico las noticias más destacadas de los temas que marcan la agenda nacional.