Regresar aLogo La RepúblicaVolver a LaRepublica.pe

Promotores de las marchas keikistas: “No citen a Keiko, ella no vende... recuerden que tiene el 70% de antivoto”

Doris Aguirre

Hostigamiento. Cuatro noches los fujimoristas  atacaron casa del presidente del JNE, Jorge Salas. Foto: difusión
Hostigamiento. Cuatro noches los fujimoristas atacaron casa del presidente del JNE, Jorge Salas. Foto: difusión

Estrategia. Lo que dicen los promotores de las marchas keikistas para atraer a más gente. Conforme la denuncia de un supuesto fraude electoral no ha funcionado como lo tenían planeado, ahora los colectivos fujimoristas convocan a manifestaciones para “defender la libertad y la democracia” contra las “fuerzas del comunismo” que buscan apoderarse del país.

Publicidad

Ante los resultados electorales que le son adversos, el fujimorismo ha emprendido una campaña de negacionismo basado en la invención de un supuesto complot comunista detrás del supuesto robo de votos a favor de Keiko Fujimori.

La estrategia incluye agresivos ataques en las redes sociales contra instituciones y personas que rechazan la existencia de un fraude electoral, además de ruidosas manifestaciones de desprestigio ante las viviendas de ciudadanos a los que consideran sus enemigos.

La nueva campaña no gira alrededor de Keiko Fujimori sino de la defensa de la democracia y la libertad ante el comunismo que pretende imponerse en el Perú. La propia candidata fujimorista se ha sumado a esta nueva narrativa al afirmar ante la prensa extranjera que la lucha es ahora contra el comunismo: ’'Los peruanos estamos dando una dura batalla para no caer en manos del comunismo’', dijo. Durante toda la campaña de la segunda vuelta, Fujimori tildó de ’'comunista’' a su contrincante Pedro Castillo.

Con esta renovada narrativa anticomunista, los fujimoristas han emprendido una agresiva y peligrosa campaña en las redes sociales. El empresario Jorge Velasco Benavides –quien destaca que estudió en el Colegio Markham y es socio del Club Regatas–, por ejemplo, grabó un mensaje que es muy característico de los que arguyen que el comunismo pretende arrebatarle el triunfo a Keiko Fujimori. Velasco, quien reside en la exclusiva urbanización La Aurora, en Miraflores, alecciona a luchar contra el comunismo de la siguiente manera:

“Me jode que mis amigos, mis conocidos, gente que juega conmigo frontón, de todos los niveles y estratos sociales, se dejen avasallar por estas mierdas, comunistas de mierda, rojetes de mierda, caviares hijos de puta, porque no tienen otro nombre (...). Pero lo siento, me jode que tengamos en nuestro entorno gente que tiene mucho que perder y no hace ni mierda. Les están robando en la cara, pero no les importa. Se van a la playa en la primera vuelta, en la segunda vuelta se van a Miami… ¿Qué esperan para mover el culo? ¡Hoy tienes que ir a marchar! ¡Hoy tienes que ir a joder! (...) ¡No nos van a quitar nuestro país! No esperes que los periodistas de Willax se hagan toda la chamba. (...) Hoy es el día. Hay marchas a la casa de (Gustavo) Mohme (Seminario, director de La República), a la casa de (Luis) Salas Arenas (presidente del Jurado Nacional de Elecciones) y, seguramente, mañana hay otra marcha gigante con (el escritor Mario) Vargas Llosa. ¡Haz algo por el país y enséñale a tus hijos a lucharla por lo tuyo!’'.

Este diario tuvo acceso a varios chats por WhatsApp de los colectivos fujimoristas que organizaron las movilizaciones a las viviendas del presidente del JNE, del director de este periódico y del fiscal encargado de la acusación de Keiko Fujimori, José Domingo Pérez. En todos los casos son tildados de ’'comunistas’' y de participar en una inexistente conspiración para favorecer a Pedro Castillo. Los contenidos de los mensajes no contienen ninguna evidencia de lo que se afirma sino una retahíla de mentiras, agravios y amenazas. Son los mismos que montaron la marcha de ayer en el Campo de Marte, y que contó con la participación de Keiko Fujimori. En su discurso, vestida con la camiseta de la selección de fútbol del Perú, repitió las mismas consignas de los colectivos fujimoristas.

Colectivo 1. Ante la vivienda del fiscal José Domingo Pérez. Foto: Anthony Melgarejo / La República

En los chats por WhatsApp de los colectivos fujimoristas, se explica por qué es mucho mejor usar la narrativa de la amenaza del comunismo sobre nuestro país que mencionar a Keiko Fujimori.

“Psicología, llegar al corazón, y si van pensando en salvar al país (del comunismo), no tanto pensando en Keiko presidenta”, explican.

“Utilizar la palabra democracia y libertad, no Keiko. Recuerden (que) ella ha tenido un 70% de antivotos, entonces jala más no mencionar mucho”, precisan los mensajes.

Lo que buscan es organizar una lucha cívica contra el comunismo, cuando en realidad es una negativa a la aceptación de los resultados electorales que favorecen a Pedro Castillo.

“Pero no repetir Keiko, Keiko, eso no vende”, indican los integrantes de los colectivos.

“Palabras (como): Todo por el Perú, eso cala y jala masas”, explican en los mensajes por WhatsApp. “Keiko no vende”, ratifican.

El cuco comunista

Según la narrativa fujimorista, el presidente Francisco Sagasti, quien es parte de un fantasmal complot “comunista”, se comunicó con el escritor Mario Vargas Llosa para pedirle que reconozca el triunfo de Pedro Castillo. Como ha manifestado el propio hijo y vocero del novelista, Álvaro Vargas Llosa, dicha afirmación no es cierta.

Sin embargo, a partir de una falsa versión del contacto telefónico, lanzan una campaña por una supuesta infracción de Sagasti que el Congreso debe sancionar vacándolo y nombrando al legislador Luis Valdez Farías (APP).

“Amigos, buenas noticias: por favor, les pido que ayuden y manden tuits a la cuenta de Mario Vargas Llosa para que se pronuncie ante la llamada que recibió de Sagasti pidiéndole que Keiko renuncie. Esto es un delito y debemos presionar para que el Congreso hoy saque a Sagasti y metan a (Luis) Valdez (Farías) y por fin se desmorone la cúpula ROJA. Ayúdennos a alentar a Mario Vargas Llosa que se pronuncie”, señala el chat por WhatsApp de los colectivos fujimoristas, al mismo tiempo que llama a participar en las manifestaciones de acoso frente a las viviendas del presidente del Jurado Nacional de Elecciones (JNE), Luis Salas Arenas; del fiscal de lavado de activos, José Domingo Pérez; y del director de La República, Gustavo Mohme Seminario.

El candidato Pedro Castillo ha sido señalado como "comunista" durante toda la segunda vuelta. Foto: Aldair Mejía/La República

Retahíla de mentiras

Según el razonamiento de los seguidores de Fuerza Popular, Keiko Fujimori es la única persona capaz de detener al monstruo del “comunismo” que pretende devorar la libertad y la democracia en el Perú. Es decir, son “comunistas” o “rojos” los que no acogen sus protestas. Lo expresan así:

“Sagasti es rojo y nunca hará nada por nosotros al igual que (el jefe de la ONPE, Piero Crovetto), el presidente del JNE, Luis (Salas Arenas), la defensoría del pueblo (Walter Gutiérrez), todos son rojos. Esta es una lucha del pueblo (nosotros). Ya se verá si los organismos internacionales nos apoyan, o las Fuerzas Armadas, si no todo será por las puras. Para los rojos esta es su oportunidad y fácilmente no la desperdiciarán. Estos miserables se han preparado (para) manipularnos a todos por años. Ejemplo (el expresidente Martín), Vizcarra, con su cara de estúpido nos vio la cara”.

Richie Flores, simpatizante de Keiko Fujimori, desde su número telefónico convocó a sus compañeros fujimoristas a dirigirse hacia el Hotel Estelar, en Miraflores, donde supuestamente se encontraría hospedado el presidente del JNE, Luis Salas.

“Hoy a las 7 p.m., todos en la esquina de av. Benavides y av. Larco en el Hotel Estelar”, señaló.

Leslie Kusijanovich, otra simpatizante desde su celular, se unió al colectivo para reunirse ante la vivienda del fiscal José Domingo Pérez, quien investiga por lavado de activos al partido de Fuerza Popular y a su lideresa Keiko Fujimori. Y añade al jefe de la ONPE, Piero Corvetto: ’'También plantones en la casa del fiscal Pérez y de la ONPE”, escribió.

Entre ellos, para justificar sus acciones intercambiar información falsa, como la siguiente de Gachi Ferreira: ’'Chicos, mi prima trabaja en la ONPE, y ella dice que no dejemos de salir, ni de protestar por nuestros derechos, porque adentro (en la ONPE) la están repensando. Ella dice que sí hay (fraude)’'. A lo que Leslie Kusijanovich añadió: ’'Hay pruebas de que en la ONPE pasa resultados diferentes’'.

Luego, cuando entidades internacionales emitieron reportes indicando que la segunda vuelta se desenvolvió ejemplarmente, como la Organización de Estados Americanos (OEA), los fujimoristas también las tacharon de ’'comunistas’'.

’'Creo que ya no voy a citar a la OEA en mis post. ¿Es roja, no?’'. Y le respondieron: ’'Todas las organizaciones son rojas. ONU (Naciones Unidas), OEA, OMS (Organización Mundial de la Salud), etc.’'.

Colectivo 3. Acción ante residencia del director Gustavo Mohme. Foto: Marco Cotrina / La República

Idéntico mensaje destilaron para llamar a la marcha ante la casa del director de La República, difundiendo su dirección: ’'A luchar contra el terrorismo comunista. No a la prensa mentirosa, corrupta y comunista’'. A diferencia de la mayoría de medios, este diario no se plegó a favor de ninguna candidatura. Eso es lo que enfureció a los fujimoristas.

En otro mensaje de los WhatsApp de los colectivos, se pretende relacionar a los ronderos de Cajamarca con el terrorismo, cuando lo cierto es que lo enfrentaron. Así lo dijeron:

“Una dirigente que trabaja con Keiko Fujimori me dice que esos ronderos que van a llegar (a Lima) no son ronderos, son senderistas militantes. Y vienen a ocupar cargos públicos y a quedarse en Lima para sus viviendas. Todo les han prometido. Las Fuerzas Armadas y la Policía ya los tienen chequeados. Algunos se están infiltrado con armamento de la FARC (Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia)”.

Al perder en las ánforas, el fujimorismo ha soltado el cuco del comunismo.

Colectivos naranjas. Los fujimoristas han emprendido una campaña de desprestigio y de amenaza contra autoridades del JNE, la ONPE, la Fiscalía y el director del diario La República. Foto: difusión / composición

Empresarios Juan Carlos Tassara y Renzo Labarthe Zlatar planeaban aportes en la sombra

En un audio que circuló en redes, el presidente de la Asociación de Empresas Inmobiliarias del Perú (ASEI), Juan Carlos Tassara, intercambia información sobre una campaña soterrada de apoyo a Keiko Fujimori, con el publicista de la empresa Fusión, Renzo Labarthe Zlatar. En el diálogo queda claro que se pretendía financiar al margen de los canales oficiales, a personeros de Fuerza Popular con dinero en efectivo para así evitar la fiscalización electoral.

Preguntado por la grabación, Tassara dijo a La República que el audio estaba editado y que no se llegó a concretar lo que decía.

’'Fue un intercambio de ideas respecto a la posibilidad de que un grupo de ciudadanos haga aportes individuales en favor de una candidatura. Ninguna de las instituciones mencionadas tuvo participación alguna en estas iniciativas, dado que ninguna de estas se concretó’', dijo Tassara.

Este diario pidió su versión a Renzo Labarthe, pero no respondió.

Jorge Velasco Benavides, uno de los que convoca a estos actos. Foto: difusión

Newsletter Política LR

Suscríbete aquí al boletín Política La República y recibe a diario en tu correo electrónico las noticias más destacadas de los temas que marcan la agenda nacional.