Encuesta IEP: la búsqueda de un cambio y los rechazos marcan actual contienda

Últimas semanas. Castillo lidera preferencias por lograr mayor identificación con el cambio y atacar la imagen de extremista e improvisado, mientras Fujimori parece alcanzar limitaciones de la campaña de miedo, coinciden especialistas.

El estudio del IEP ratifica la fuerza de Castillo en el sur, además de crecer en otras zonas. Keiko se mantiene primera en Lima Metropolitana. Foto: composición de Fabrizio Oviedo/La República
El estudio del IEP ratifica la fuerza de Castillo en el sur, además de crecer en otras zonas. Keiko se mantiene primera en Lima Metropolitana. Foto: composición de Fabrizio Oviedo/La República
David Pereda

La búsqueda de cambio y el peso de los rechazos marcan la contienda electoral actual, con Pedro Castillo liderando y Keiko Fujimori sin alcanzarlo, coinciden especialistas consultados sobre la última encuesta de representación nacional del Instituto de Estudios Peruanos (IEP).

Castillo gana por mantener su identificación con el cambio y atacar el rechazo con la formación de su equipo técnico. Fujimori no consigue asociarse casi con el cambio y el rechazo le impide crecer más hasta ahora.

Reflexiones

“Quienes no votan por Keiko la identifican con la corrupción; quienes votan por Castillo, con el cambio. Keiko hizo muy poco para deslindar con la primera, y proponer algo novedoso; peor aún, reforzó la imagen de ‘más de lo mismo’. En la otra orilla, la debilidad de Castillo era su identificación con posturas radicales y su falta de preparación. En medio de mil errores, intentó mostrar una imagen más moderada y armó un equipo para compensar”, opinó el politólogo Martín Tanaka, profesor de la Universidad Católica (PUCP).

“Las estrategias de Fujimori se desgastan. Mientras seguía con ataques a Perú Libre, Castillo genera alianzas en Lima y modera su discurso en ciertas propuestas. Castillo mantiene el factor de cambio, mientras Fujimori con el anuncio de su equipo técnico y el retorno de Kenji evidencia una continuidad de la clase política. El elector comienza a perder miedo y parece apostar por una renovación política”, anota el politólogo Alejandro Mejía, docente de la Universidad San Marcos.

Pedro Castillo

“La campaña de Castillo genera efectos positivos porque se enfoca en viajar y comunicar mejor. La moderación es evidente y la presentación de un equipo independiente lo fortaleció, pero su capacidad comunicacional e improvisación en ciertos aspectos pueden jugarle en contra. La campaña del miedo al comunismo ya se desgastó y Fujimori no ofrece algo novedoso y parece no hallar fórmula para captar confianza”, añade.

El estudio del IEP ratifica la fuerza de Castillo en el sur, además de crecer en otras zonas.

“En el sur, desde abril hay un crecimiento del candidato porque ha ganado la intención de voto del indeciso y ‘blanco/nulo’, mientras Fujimori no ha tenido gran éxito en la conquista de la confianza”, observa la politóloga Yasmin Calmet, profesora de la Universidad Católica de Santa María, de Arequipa.

Keiko Fujimori no ha conseguido ganar mayores preferencias en las últimas semanas. Foto: difusión

“Ambas campañas han tenido problemas. Castillo aún no consigue esclarecer su plan, presenta propuestas vagas, como la nacionalización, y tiene el problema de convencer a los indecisos y ‘en blanco’ de que él sería el único jefe del Ejecutivo y no Cerrón. Fujimori ha tenido serios problemas al negar las esterilizaciones forzadas y provocó protestas, agudizando aún más el rechazo a su figura y trayendo a la memoria esos años poco democráticos”, agrega.

El norte del país tiene especial atención en la disputa, por el tamaño de su electorado.

“El norte es el ámbito que decidirá el resultado final, y se está consolidando a favor de Castillo, siendo bastión antiguo del Apra, luego de APP, con excepción de Piura, que se mantiene con una pequeña diferencia a favor de Fujimori. La población ya se cansó de los políticos tradicionales y busca cambios, golpeados por la pandemia, y no los ven en el discurso de Keiko”, dice el antropólogo Juan Gamarra, docente de la Universidad Nacional de Trujillo (UNT).

“La campaña de Fujimori cambió para la segunda vuelta, pero es violenta y, si se suman a su equipo miembros de los noventa, algunos con problemas judiciales y la mochila propia, le genera un antivoto que no baja mucho. Una campaña muy confrontacional le resta. Castillo tiene una campaña desordenada. Con contradicciones, carga las dudas que genera su entorno, en especial Cerrón. Sin embargo, la presentación de su equipo técnico le da un giro democrático y más confianza, en especial de los indecisos”, aduce.

De este modo, los candidatos empiezan este tramo final.

Newsletter Política LR

Suscríbete aquí al boletín Política La República y recibe a diario en tu correo electrónico las noticias más destacadas de los temas que marcan la agenda nacional.