Regresar aLogo La RepúblicaVolver a LaRepublica.pe

Elecciones 2021: Es momento de despejar dudas y generar confianza

David Pereda,Elizabeth Prado,

El candidato de Perú Libre, Pedro Castillo supera por casi el doble de porcentaje a la la lideresa de Fuerza Popular, Keiko Fujimori. Foto: composición/La República
El candidato de Perú Libre, Pedro Castillo supera por casi el doble de porcentaje a la la lideresa de Fuerza Popular, Keiko Fujimori. Foto: composición/La República

Lo que dicen las encuestas. Los sondeos de Ipsos, Datum, IEP y CPI ratifican brecha entre Castillo y Keiko a favor del primero y que ese es el punto de partida de la campaña de la segunda vuelta. Los responsables de estos estudios coinciden en que corresponde a los candidatos atender ahora mismo las preocupaciones que despiertan.

La ventaja considerable de Pedro Castillo sobre Keiko Fujimori en las preferencias electorales es una situación que ratifican las encuestas más recientes de Ipsos, Datum, CPI y el Instituto de Estudios Peruanos (IEP). Además de esto, los sondeos dan luces sobre los motivos de las actuales tendencias y apuntan a que es momento de que los candidatos presidenciales se empeñen en despejar dudas y generar confianza en los electores.

Con diferencias, los estudios logran coincidencias claves.

“La encuesta de Ipsos se hizo a menos de una semana de las elecciones. La diferencia de diez puntos entre los dos candidatos se podía explicar inicialmente por el alza que venía registrando Castillo al día de las elecciones. En el caso de Datum, CPI e IEP, las fechas de campo son similares. La principal diferencia técnica es la cobertura y dispersión de la muestra, mientras Datum e IEP cubren todos los departamentos, CPI solo 18”, explica la socióloga Patricia Zárate, jefa de Estudios de Opinión del IEP.

Castillo está primero porque representa algo distinto cuando hay gran rechazo al statu quo, pero no está claro qué hay más allá de esa novedad. La encuesta de Datum, realizada del 16 al 20 de abril, muestra que un 16% de quienes lo prefieren lo hacen por considerar que representa el cambio, un 15% porque tendría mejor plan y un 13% por personificar a los pobres. En el sondeo del IEP, que encuestó del 17 al 21 de abril, quienes lo eligen por representar un cambio y por ser nuevo suman un 20% de su virtual electorado.

Fujimori no genera suficiente confianza y tiene gran rechazo. En el estudio de Datum, la principal razón de quienes la eligen es considerarla mejor opción y la menos mala (un 24% de quienes la prefieren). Para el IEP, las motivaciones más extendidas entre quienes votarían por ella son el antiizquierdismo (un 18%), verla como el mal menor (un 12%) y ser mujer (un 11%).

“El efecto novedad de Castillo lo posiciona en este momento con una intención de voto importante, incluso en el norte. Allí coincidimos las encuestas. Cada uno de los candidatos está mirando la elección desde escalones diferentes”, comenta Guillermo Loli, director de Estudios de Opinión de Ipsos.

“Castillo tendría que mantener su fidelidad con su voto duro. Hay un mensaje de esta candidatura que sintoniza con esa gente que votó por él y con quienes comienzan a escogerlo, que debería tratar de afianzar mostrando que no va necesariamente a mover su línea central”, sostiene.

“Keiko debería transmitir mensajes más concretos de compromisos que pueda asumir porque tiene un antivoto que implica una credibilidad débil. Serían compromisos que aterricen a los problemas más prácticos”, añade.

Castillo también debe despejar dudas que se mantienen y que se aprovechan contra él.

“Tiene que anticiparse a las críticas de la otra parte: si tiene o no equipo, si está o no asociado con el terrorismo, los temas por los que lo atacan. Debe salir a deslindar y tomar posición. Por el otro lado, transmitir seguridad sobre cuáles serán su plan y su equipo, que no llegará a improvisar. Si puede contrarrestar los ataques y dar esa tranquilidad, puede mantenerse o crecer”, dice Urpi Torrado, gerenta general de Datum.

“Sobre Keiko la gente estaba esperando una disculpa. Está la preocupación por todo el tema de corrupción y el juicio que ella tiene. Entonces, se tiene que ver cómo se haría este mea culpa y cuál será su relación con la justicia. Aún no lo vemos”, agrega.

Para Manuel Saavedra, gerente general de CPI, ambos postulantes tienen un antivoto importante que deberían buscar contrarrestar con estrategias que impliquen propuestas para conectar mejor con las preocupaciones de la ciudadanía.

“Subir o bajar está en función de la estrategia que cada candidato desarrolle y cómo enfrenta su antivoto. La población quisiera una campaña más de propuestas que de ataques y miedos. Deberían los dos candidatos apuntar a una campaña que ofrezca soluciones a los grandes problemas del país con propuestas. La población está a la espera de propuestas más que de confrontación”, aduce.

Lo emocional está jugando a favor de Castillo. En tanto, a Fujimori no le funciona la campaña del miedo que se despliega.

“Castillo se mantiene firme y aún la estrategia inicial más emocional, ligada a captar al elector, funciona. Para la mayoría, un 46%, el entusiasmo fue menor en estas elecciones. Entre los que votarían por Fujimori ese menor entusiasmo llega a 49% y en Castillo es 34%. Hay un aspecto positivo de propuestas, cambio y renovación con el candidato, mientras que en Fujimori tienen un alto peso cosas no tan positivas como el antiizquierdismo, ser el mal menor o evitar que gane el otro candidato”, explica Zárate, del IEP.

“Sobre Fujimori, el antivoto más claro puede estar en los niveles socioeconómicos más altos y más educados, pero luchar allí no le redituará demasiado porque son pequeños electoralmente. Podría ir transitando a una opción menos marcada por la negatividad, ser más positiva y propositiva y no jugar al miedo del terrorismo, y menos frente a un rondero”, dice la especialista.

Así, electores y candidatos tienen más luces para decidir.

Infografía - La República

Newsletter Política LR

Suscríbete aquí al boletín Política La República y recibe a diario en tu correo electrónico las noticias más destacadas de los temas que marcan la agenda nacional.