Regresar aLogo La RepúblicaVolver a LaRepublica.pe
Shakhtar vs. Inter - Sigue el minuto a minuto del partido por Champions League

Elecciones 2021: así votaron los más pobres

En blanco y negro. De los 50 distritos con mayor pobreza monetaria identificados por el Instituto Nacional de Estadística e Informática (INEI), el candidato de Perú Libre, Pedro Castillo, ganó en 46, y la aspirante de Fuerza Popular, Keiko Fujimori, en 2. Alianza para el Progreso también venció en 2.

Pedro Castillo obtuvo el primer lugar con 19,058% y Keiko Fujimori el segundo con 13,366%, según el conteo de ONPE. Foto: composición de Fabrizio Oviedo/La República
Pedro Castillo obtuvo el primer lugar con 19,058% y Keiko Fujimori el segundo con 13,366%, según el conteo de ONPE. Foto: composición de Fabrizio Oviedo/La República
Ángel Páez

Para ganar las mentes y los corazones de los electores, siempre es importante conocer cómo votaron los ciudadanos más pobres. En 46 de los 50 distritos con mayor pobreza monetaria en el país, el primer lugar lo obtuvo el candidato de Perú Libre; en 2, la aspirante de Fuerza Popular, y en otros 2, el postulante de Alianza para el Progreso.

Estos resultados expresan el sentimiento de un sector relevante de la población que aspira a mejorar sus condiciones de vida. No está de más resaltar que el primero de la lista, el distrito ayacuchano de Uchuraccay, fue devastado durante la guerra interna. Más de 20 años de culminado el conflicto, según las cifras del Instituto Nacional de Estadística e Informática (INEI), la población de Uchuraccay no parece haber superado la pobreza.

Los pobres monetarios son las personas que no cuentan con recursos para completar una canasta básica de alimentos, y de no alimentos, como transporte, salud, vestido y educación, según los conceptos que manejó el INEI para el estudio del 2018. La pobreza monetaria oscila entre 90% y 60% de la población de los 50 distritos que aparecen en la lista adjunta y en los que mayoritariamente triunfó Pedro Castillo.

En Anguía, el tercer distrito más pobre del territorio nacional, ubicado en Chota, Cajamarca, Pedro Castillo sacó un 88,7%. Pero no debería sorprender, porque en ese lugar reside el profesor con su esposa Lilia Paredes y sus dos hijos. Nunca se mudó a Lima.

Sin embargo, lo que sí llama la atención es que ocupó el primer puesto en 35 de los 36 distritos con mayor pobreza monetaria de Cajamarca. En el único que perdió, en Sitacocha, provincia cajamarquina de Cajabamba, le ganó Keiko Fujimori por una corta distancia: de 36,16% frente a 33,58%.

En el terreno. Fuerza Popular consiguió ganar en 2 de los 50 distritos más pobres del país, gran parte en la región Cajamarca. Foto: Facebook

Fondos que no se sienten

Las cifras reflejan un problema irresuelto en el país. Desde 2016, el año de la anterior elección presidencial, hasta 2020, Cajamarca fue una de las regiones más favorecidas con el canon minero. Obtuvo 601,7 millones de soles, conforme cifras del Ministerio de Economía y Finanzas. No obstante, 36 de los 50 distritos más pobres del país pertenecen a Cajamarca. Y en 35 venció Castillo.

Como han explicado los especialistas, lo que ocurre con Cajamarca y otras regiones que reciben importantes montos del dinero es porque la administración y ejecución de dicho fondo por parte de las autoridades regionales, provinciales y distritales es deficiente. La asistencia del Estado casi no existe. Y también en parte se debe a casos de corrupción. Otros expertos añaden la ausencia de la intervención de las empresas mineras, con proyectos sociales duraderos.

Estos datos permiten esclarecer el terreno en el que Keiko Fujimori compite con Pedro Castillo. Mientras que la candidata de Fuerza Popular plantea incentivar la inversión en la minería, su competidor de Perú Libre cambios drásticos, como reducir las utilidades de las compañías extranjeras y aumentar el canon minero en beneficio de las comunidades. Por los resultados electorales que hemos encontrado en los 50 distritos más pobres del país, Keiko Fujimori deberá ser más convincente para ganarse a ciudadanos que prefieren las reformas del postulante de Perú Libre, quien, además, es un poblador de la misma región.

En esta línea, el voto de los más pobres es un reclamo, una exigencia, una protesta, más aun en el actual contexto.

En efecto, el estudio del INEI de 2018 señala que en ese momento 116 distritos registraron cifras superiores de 60% de población en pobreza monetaria. Con la pandemia del nuevo coronavirus, que a su vez generó una crisis económica, se estima que la pobreza monetaria ha aumentado y alcanza a 9,9 millones de personas. Sin duda, es un factor que ha influido en el sentido del voto de los electores en la primera vuelta y que volverá a sentirse en el balotaje.

No solo números

Los ciudadanos de esos distritos pobres donde no hay centros de salud ni hospitales, donde no hay camas UCI ni oxígeno, y donde no habrá vacunación anti-Covid-19 en el corto plazo, han votado con la urgencia de una gestión gubernamental diferente.

Entre los 50 distritos más pobres del país hay tres de la región La Libertad: Chillia (Pataz), Huayo (Pataz) y Chugay (Sánchez Carrión). Es impresionante que en la relación de distritos con mayor pobreza monetaria aparezcan los de La Libertad, que en comparación con Cajamarca, en el periodo de 2016 y 2020, recibió más fondos del canon minero: 876,1 millones de soles.

Un estudio del director de la Maestría de Economía de la Universidad del Pacífico, Pablo Lavado, proyectó que la pobreza monetaria aumentará de 20,2% en 2019 a 30,3% en 2020. Lo que implica que por el impacto de la pandemia más de 3 millones 300 personas serán pobres.

Y en el caso de la pobreza extrema, se elevará de 2,8% en 2019 a 6,3% en 2020.

Como lo entienden los especialistas, la pobreza monetaria no solo implica incapacidad para satisfacer requerimientos básicos de alimentación, salud, educación, empleo y vivienda, entre otros. También tiene relación con los derechos humanos, acceso a la justicia y a la identidad, por ejemplo.

Aparte de los 35 distritos más pobres de Cajamarca en los que venció, el candidato de Perú Libre también alcanzó el primer lugar en 5 distritos de Ayacucho (Uchuraccay, Pucapolca, Chaca, Sarhua y Oroncoy), 2 en Piura (Lagunas y Pacaipampa) y 1 en Puno (Coroni), Santa Ana de Tusi (Pasco) y Huancavelica (José Sabogal).

Mientras, Fuerza Popular obtuvo la victoria en Sitacocha (Cajabamba, Cajamarca) y Uticyacu (Santa Cruz, Cajamarca). En tanto que APP, en Huayo (Pataz, La Libertad) y Chugay (Sánchez Carrión, La Libertad).

Estos datos indican que la candidata Keiko Fujimori debe desplazarse un poco más por las provincias donde la pobreza monetaria se siente con rudeza, donde debe plantear propuestas más concretas, en lugar de los planteamientos genéricos de la primera vuelta.

En las elecciones de 2016, los distritos con mayor pobreza monetaria son básicamente los mismos de hoy. Quiere decir que no consiguieron superar las carencias en un lustro, una situación que ha empeorado con la crisis económica que ha estallado como resultado de la pandemia del nuevo coronavirus. El sentido del voto de estos distritos en la primera vuelta es muy probable que se repita en el balotaje. A menos que se mejoren las propuestas.

Identificación. De los 36 distritos con mayor pobreza monetaria de Cajamarca, Castillo se alzó con la victoria en 35. Foto: EFE

El factor de la identidad

El dirigente rondero de la Plataforma Interinstitucional Celendina, Marlen Livaque, explicó el sentido del voto de los distritos de Celendín, Cajamarca: “Es el resultado del abandono de los gobiernos de la derecha que siempre nos han olvidado, tratando como la peor cosa a los campesinos”, dijo a la Red Muqui.

“La ciudadanos están tomando conciencia y sacándonos la venda de los ojos y ya no nos dejamos engañar tan fácil por la derecha. Más de un 98% de los partidos políticos son delincuentes, no son partidos, son mafias”, dijo el mismo dirigente.

Enfoque

“El vínculo emocional es lo que ha pesado”

Por Patricia Zárate, socióloga del IEP.

La pandemia ha hecho que la pobreza haya aumentado. Se habían ido superando temas tan urgentes como el hambre, y eso ha regresado. El país está enfrentando un retroceso y creo que las personas se han decantado por el candidato que les parecía más auténtico, que sin distanciarse de Mendoza en algunas propuestas, ofrecía un cambio, pero también un vínculo emocional más poderoso, con alguien a quien ven como nuevo en política. Y eso ha pesado en el crecimiento del candidato.

Por otro lado, Fuerza Popular ha perdido la ascendencia entre las personas de los estratos socioeconómicos más bajos. Lo conserva un poco en Lima y en el norte, sobre todo en las personas mayores. Haber pasado mayoritariamente por el Congreso, un poder del Estado tan criticado por la opinión pública, hace que las personas no hayan visto acciones concretas.

“El problema es la ineficiencia”

Por Melvin Escudero, economista de Pacífico Business School

Lo que sucede en Cajamarca es una paradoja increíble, demuestra que el Estado es un mal administrador. Hay una incapacidad de gestión de parte del sector público, incluyendo el gobierno municipal y el gobierno regional. Cuando uno observa la infraestructura en aquellos municipios y regiones donde ganó Perú Libre, no hicieron obras.

El problema es la gestión al estilo estatal que tienen Cuba, Venezuela o Argentina. Es la ineficiencia del aparato estatal de tener equipos capaces de gestionar estos recursos. El modelo económico que plantea Keiko Fujimori está alineado a los países que quieren desarrollarse y en ese sentido, en términos de economía del mercado, es un Estado que quiere crecer. Sin embargo, el modelo de Pedro Castillo es un modelo económico que no funciona y no va a funcionar.

Infografía - La República

Newsletter Política LR

Suscríbete aquí al boletín Política La República y recibe a diario en tu correo electrónico las noticias más destacadas de los temas que marcan la agenda nacional.