VIRUELA DEL MONO - Evalúan caso sospechoso en Colombia

Trabajadores de empresa de Rafael López Aliaga en Cusco denuncian abusos

Despidos y hostilización. 70% de la planilla de hoteles Belmond-donde el candidato presidencial es accionista- fue despedido o le aplicaron suspensión perfecta. Empresa también es denunciada por prácticas antisindicales.

PROTESTAS. No es la primera vez que los trabajadores de Belmond denuncian abusos y despidos arbitrarios. La queja llegó a la Sunafil por los despidos y prácticas antisindicales.
PROTESTAS. No es la primera vez que los trabajadores de Belmond denuncian abusos y despidos arbitrarios. La queja llegó a la Sunafil por los despidos y prácticas antisindicales.
José Víctor Salcedo

El candidato presidencial de Renovación Popular, Rafael López Aliaga, se presenta como un empresario ejemplar. Sin embargo, quienes laboran en una de sus empresas, tienen una idea distinta.

El secretario general del Sindicato de Trabajadores del Hotel Monasterio del Cusco – Perú Belmond Hotels S.A., Hernán Flores Siancas, sostiene que con la pandemia “por lo menos el 70% de la plantilla de los hoteles Belmond ha sido despedida con el camuflaje del mutuo disenso”.

La asesora legal del sindicato, Rachell Mayena Herrera, sostiene que “no deja de llamar la atención que su mayor accionista, Rafael López Aliaga, sea candidato con una propuesta de empleo masivo, cuando sus propios trabajadores están abandonados”.

Rafael López Aliaga

El sindicato formuló una denuncia contra Belmond ante la Subintendente de Actuación Inspectiva de Sunafil por incurrir en infracciones muy graves en materia laboral. Entre ellas el uso del dinero de Reactiva Perú para forzar ceses colectivos de mutuo disenso. Este gremio agrupa a servidores de Belmond y Ferrocarril Trasandino (Fetransa).

El 8 de mayo de 2020, la empresa materializó su decisión de aplicar la suspensión perfecta laboral a un grupo de trabajadores de la cadena hotelera, 46 de los cuales pertenecen al sindicato. Se les comunicó a través de un mensaje que llegó a sus correos personales.

Flores cuestionó que esa decisión se haya tomado en forma unilateral, sin diálogo, negociación o acuerdo con el sindicato, y sin la posibilidad de evaluar alguna medida alternativa. Desde entonces, casi un año, los trabajadores no reciben ningún ingreso, salvo ocho sindicalizados que están en el grupo de riesgo al COVID-19.

Por mutuo disenso

Después de la suspensión perfecta, Belmond impulsó los ceses colectivos bajo la figura del mutuo disenso. Hay que precisar que Bemond recibió S/ 162 239.08 del subsidio que entregó el Estado para pagar la planilla de los empleados. Adicionalmente, junto a Fetransa recibió S/ 10 000 000 de Reactiva Perú.

Ambos beneficios fueron dados bajo la condición de asegurar la cadena de pagos y evitar despidos. No obstante, según denuncia el sindicato, Belmond echó mano al dinero para impulsar una política de ceses colectivos.

Desde que empezó la pandemia, por ejemplo, el gerente general del hotel Monasterio, Arturo Schwartz, y el jefe de Recursos Humanos, Miguel Giraldo, empezaron a llamar y proponer a cada trabajador que se acoja al cese. Valentín Zapata Chacón era integrante del sindicato. Aceptó la propuesta y a cambio de su renuncia definitiva a la empresa recibió S/ 17 525 el 14 de mayo del año pasado. La oferta es el pago de un sueldo y medio por cada año trabajado, siempre que la compensación no exceda el equivalente a doce sueldos en total.

Los ceses empezaron en abril del 2020 y continúan hasta ahora, según Flores. Buscamos la versión de Belmond sin obtener respuesta.

Malas prácticas

En la empresa de López Aliaga tampoco toleran los sindicatos. El Sindicato de Trabajadores del Hotel Monasterio del Cusco nació el 12 de mayo de 2012 y desde entonces sus integrantes han sufrido actos de hostigamiento.

En 2016, la empresa inició ante la Gerencia Regional de Trabajo y Promoción del Empleo un proceso de disolución del sindicato. El gremio empezó con más de 60 afiliados, pero poco a poco fueron renunciando, según Flores, “por presiones de la empresa” y otros fueron despedidos. Así, la cifra bajó a 19, número insuficiente para que un sindicato siga funcionando. El mínimo de agremiados es 20. Hay ocho casos de trabajadores despedidos del Monasterio que denunciaron a la empresa ante el Juzgado de Trabajo de la Corte Superior de Justicia. Tres ganaron y fueron repuestos, mientras que en cinco casos la empresa negoció y pagó sumas que oscilan entre S/ 7.000 y S/ 81.000 para que el servidor renuncie.

Multas por prácticas antisindicales

Actualmente el sindicato de trabajadores de Belmond cuenta con 41 afiliados de los hoteles Monasterio y Sanctuary Lodge. La asesora legal del sindicato, Rachell Mayena Herrera, dice que están a la espera de que ese proceso de disolución sea resuelto a favor del gremio.

La práctica antisindical de Belmond está comprobada. La empresa ha sido sancionada entre 2012 y 2014 con tres multas de 14 000, 44 000 y 9842 soles por infracción al orden sociolaboral y actos de hostilidad en contra de los trabajadores sindicalizados. Actualmente, según el dirigente Hernán Flores, persiste ese trato hostil.

Uno de los fundadores del gremio es el señor Justo Ccahua Llacta, quien fue despedido por supuestamente faltarle el respeto al gerente del Monasterio en 2013. Pese a su pelea en las instancias judiciales, Ccahua perdió su trabajo.

Newsletter Política LR

Suscríbete aquí al boletín Política La República y recibe a diario en tu correo electrónico las noticias más destacadas de los temas que marcan la agenda nacional.