Regresar aLogo La RepúblicaVolver a LaRepublica.pe

Los debates presidenciales más polémicos de las últimas elecciones

Jair Zevallos

Desde 1990 hasta 2016, los debates televisados están marcados por la polémica. Este 2021, a pesar de la pandemia, no parece ser la excepción. Foto: Giselle Ramos
Desde 1990 hasta 2016, los debates televisados están marcados por la polémica. Este 2021, a pesar de la pandemia, no parece ser la excepción. Foto: Giselle Ramos

A raíz del último intercambio de propuestas organizado por el Jurado Nacional de Elecciones, repasamos las disputas entre Mario Vargas Llosa y Alberto Fujimori, Ollanta Humala y Keiko Fujimori, y Fernando Olivera y Alan García.

El primero de los tres debates presidenciales organizados por el Jurado Nacional de Elecciones (JNE) de cara a los próximos comicios del 11 de abril de 2021, que tuvo como protagonistas a seis de los aspirantes al cargo de primer mandatario, culminó con más de un entredicho y ataque personal.

Verónika Mendoza (Juntos por el Perú), Alberto Beingolea (Partido Popular Cristiano), George Forsyth (Victoria Nacional), Keiko Fujimori (Fuerza Popular), Marco Arana (Frente Amplio) y César Acuña (Alianza para el Progreso) expusieron sus propuestas para enfrentar la pandemia, la educación y seguridad ciudadana el pasado lunes 29 de marzo, y no faltaron tropiezos ni exabruptos.

De acuerdo con la encuesta web que realizó el diario La República, Mendoza se llevó la victoria con un 60,7% de los votos, mientras que Beingolea obtuvo un 23,8%. El tercer lugar fue para Forsyth con un 5,8%. Más atrás quedaron Fujimori, Acuña y Arana, con 5,1%, 2,7% y 2%, respectivamente. Sin embargo, existe otro galardón infame, vasallo de la polémica, al que los candidatos parecen aspirar más por tradición que por vocación.

De este debate quedan frases anecdóticas, como la que le dijo Forsyth a la lideresa de Fuerza Popular, Keiko Fujimori, cuando le preguntó si alguna vez había participado en un operativo policial, pero no como detenida, a lo que la hija del exdictador respondió que lo que se necesita para la lucha contra la delincuencia es mano dura, y no mano dura contra su exesposa.

Por su parte, Arana le replicó a Keiko luego de que esta advirtiera que “tenemos que tener cuidado de esas personas que se disfrazan de curas para luego incendiar nuestro país”.

“El Perú entero sabe y debe elegir bien. El fujimorismo abrió las puertas de la corrupción y el Frente Amplio las cerrará con ellos adentro”, señaló el aspirante a la presidencia por el Frente Amplio.

Más allá de lo anecdótico, los entredichos no son una excepción en este tipo de eventos, sino todo lo contrario. Bastan, por tanto, tres ejemplos de años anteriores para comprender su desarrollo.

Mario Vargas Llosa vs. Alberto Fujimori - 1990

Mario Vargas Llosa y Alberto Fujimori. Foto:Giselle Ramos

Hace 31 años, el ahora premio nobel de literatura Mario Vargas Llosa sucumbió ante el sueño febril de ser presidente de la República, luego del gobierno de Alan García, que pareció tener mayor correspondencia con la narrativa distópica que con la realidad, y postuló a las Elecciones Generales de 1990 por el Frente Democrático, una coalición política integrada por el Movimiento Libertad, Acción Popular y el Partido Popular Cristiano.

Su contrincante fue el ingeniero Alberto Fujimori Fujimori, candidato de Cambio 90, quien con el eslogan de “Honradez, Tecnología, Trabajo” inició el camino que años más tarde lo convertiría, según Proética (el capítulo peruano de Transparency International), en “el exmandatario más corrupto de América”.

Lazy loaded component

El debate, que duró 2 horas con 30 minutos y contó con la moderación de Güido Lombardi, empezó con un ataque del candidato de Cambio 90, quien acusó al premio nobel de haber tenido una experiencia de consumo de drogas, lo cual consideró “gravísimo”, ya que Perú enfrentaba una lucha contra el narcotráfico.

Ante esto, Vargas Llosa respondió que su contrincante había venido “con el sable de samurai en alto” y argumentó que se trató de una experiencia que tuvo a los 14 años en dos oportunidades y que no la había vuelto a repetir. Además, se refirió a Madame Carmelí, una astróloga candidata a diputada por el partido de Fujimori que había sido condenada por el Poder Judicial a 10 años de prisión por narcotráfico.

Vargas Llosa habló de un “shock inevitable para reactivar la economía nacional”, lo cual terminó por jugarle en contra, ya que Fujimori prometió no hacerlo y ganó las elecciones.

Como detalle coqueto, unos meses después de colocarse la banda presidencial, el 8 de agosto del 1990, el nuevo mandatario anunció el ‘Fujishock’ a través de Juan Carlos Hurtado Miller, entonces presidente del Consejo de Ministros del Perú y ministro de Economía. “Que Dios nos ayude”, dijo Hurtado Miller.

Ollanta Humala Vs Keiko Fujimori - 2011

Ollanta Humala y Keiko Fujimori. Foto: Giselle Ramos

En las Elecciones Generales de 2011, con Alberto Fujimori preso desde el 2007, su hija y entonces lideresa de Fuerza 2011, Keiko Fujimori Higuchi, se enfrentó en segunda vuelta al candidato de Gana Perú, Ollanta Humala Tasso.

En el encuentro realizado en el hotel Marriot de Miraflores y que tuvo como moderador a José María ‘Chema’ Salcedo, Humala sacó a flote los hechos de corrupción del gobierno del exdictador y las violaciones a los derechos humanos.

“Yo no tengo ninguna acusación de violación de derechos humanos. Siempre he colaborado con la justicia. Y esa misma justicia que me absolvió a mí, condenó a su padre, congresista Fujimori, por violador de derechos humanos y por corrupto”, señaló Humala.

Lazy loaded component

En respuesta, Keiko le recordó al candidato de Gana Perú sus dos intentos de golpe de Estado: el levantamiento de Locumba en el 2000 y el ‘Andahuaylazo’ en 2005.

El comandante Humala está acusado de sobornar testigos en procesos de violación de los derechos humanos y ha intentado dos golpes de Estado”, afirmó la lideresa de Fuerza 2011.

Años después, a pesar de la victoria de Humala en esa oportunidad, ambos contrincantes demostrarían que tienen algo en común: Odebrecht.

Fernando Olivera Vs Alan García 2016

Fernando Olivera y Alan García. Foto: Giselle Ramos

En el año 2016, Fernando Olivera postuló a la presidencia por el Frente Esperanza y tuvo que enfrentarse en el debate al líder del Apra, Alan García Pérez, quien esperaba ocupar el cargo de primer mandatario por tercera vez.

Lazy loaded component

Solo le pido a Dios que el crimen y la corrupción no me sea indiferente”, empezó Olivera, engastando un discurso que lo mantenía abstraído. “Es un monstruo grande y pisa fuerte sobre toda la inocencia de la gente”, continuó con un zarandeo de mandíbula que le marcaba el ritmo.

“Soy un hombre de fe. Y usted no me es indiferente, doctor García. Porque usted encarna la impunidad, porque usted ha pervertido los valores del Perú, porque tiene que responder ante la justicia por el enriquecimiento ilícito, por el BCCI, los Mirage y el fiscal Morgenthau. Por su departamento de París, por el dólar MUC. Por la fundación Rayons de Soleil, que usted creó en Ginebra, con sede en Liechtenstein. Por el caso Lava Jato y las coimas de Odebretch. Por las coimas del tren eléctrico. Sergio Siragusa y las cuentas en Gran Caimán, en el Barclays Bank. Por los crímenes como la masacre de los penales, el comando Rodrigo Franco. Las ofensas a las comunidades nativas y el baguazo, llamándolos ciudadanos de segunda clase. Por la persecución a los maestros. Por las colas, por la inflación, por los paquetazos. Por todo el daño que le ha hecho al Perú yo vengo aquí a notificarle que, el 28 de julio, usted no podrá volver a fugarse del país y será juzgado por la nueva justicia”, sentenció acalorado.

“Y será condenado...”, se extinguió Olivera con el declive del micrófono y los aplausos. “Yo no recojo ofensas, ni las cometo”, argumentó García. Pero ‘Popy’ parecía no recoger sus palabras.

Newsletter Política LR

Suscríbete aquí al boletín Política La República y recibe a diario en tu correo electrónico las noticias más destacadas de los temas que marcan la agenda nacional.