Voto de sectores afectados por crisis será determinante

Diego Quispe

DiegoQuispeSanc

27 Oct 2020 | 5:10 h
Debut. A Forsyth le falta discurso para la zona rural. Foto: LR
Debut. A Forsyth le falta discurso para la zona rural. Foto: LR

Elecciones 2021. George Forsyth y Verónika Mendoza tienen respaldo de jóvenes, Hernando de Soto, de los más pudientes; Keiko Fujimori recupera aceptación en el núcleo duro fujimorista y a Daniel Urresti le falta sintonizar con sectores rurales.

La reciente encuesta del Instituto de Estudios Peruanos (IEP) evidencia, hasta el momento, dónde yacen los nichos electorales de los precandidatos presidenciales.

Además, trasluce que en este proceso electoral el voto rural y el de los sectores socioeconómicos D y E serán determinantes, puesto que han sido los más perjudicados en la crisis sanitaria y económica por la pandemia de la Covid-19.

Así lo confirmó la Jefa de Estudios de Opinión del Instituto de Estudios Peruanos, Patricia Zárate, a La República. Si bien ya es conocido quiénes lideran los sondeos de intención de votos, también es relevante saber en qué sectores están sus posibles electores y dónde tienen un débil respaldo.

La encuesta del IEP publicada el domingo último por La República reveló que George Forsyth (Victoria Nacional) y Verónika Mendoza (Juntos por el Perú) lideran las preferencias.

El analista político Eduardo Ballón destacó que ambos son los prepostulantes con mayor respaldo entre jóvenes de 18 a 24 años. Según Ballón, esto se debe a dos razones: en este grupo están los que votarán por primera vez, y varios se identifican con Forsyth y Mendoza por la edad: los dos son los contendores de menos edad.

Sin embargo, en caso de Forsyth, precisó Zárate, hay un inconveniente: el segmento que más lo apoya es el urbano. “Si tú no tienes un discurso para el área rural, que ha sido la más afectada por la pandemia, no va a ser sencillo ganar”, advirtió.

Es cierto, reconoció la investigadora del IEP, que Forsyth es el que tiene mejores números entre sus competidores. Pero eso no significa que sean votos consolidados. Como, por ejemplo, los tiene Mendoza en el sur y en los sectores de menores recursos.

Mientras Forsyth no fidelice ello, está expuesto, según Zárate, a lo sucedido con Alejandro Toledo (Perú Posible) en 2011 cuando comenzó primero en los sondeos, pero no ganó. “Pasó lo mismo para las elecciones municipales con Renzo Reggiardo (Perú Patria Segura): encabezaba (las preferencias) y luego desapareció”, recordó.

A Mendoza, en tanto, sostuvo Ballón, la beneficia que aún no destaque Marco Arana (Frente Amplio). “Y hay poco tiempo para que se posicione otro candidato de izquierda”, expresó.

Después de Forsyth y Mendoza, está Keiko Fujimori (Fuerza Popular). El director del Grupo Fides Perú, Jeffrey Radzinsky, recapituló que “si uno compara con las elecciones anteriores, Fujimori tiene la tercera parte de su aceptación, pero le alcanza para estar entre los cuatro primeros por su núcleo duro de votantes”.

Radzinsky precisó que en el anterior proceso la lideresa de FP había perdido presencia en los niveles socioeconómicos bajos, pero esta vez parece haberla recuperado.

Urresti y De Soto

Daniel Urresti (Podemos Perú) está cuarto, hasta ahora, en intención de voto. Su postulación con el partido político de José Luna Gálvez y el juicio que afronta por el caso Hugo Bustíos podrían generarle dificultades en la zona rural, alertó Ballón.

Hasta el momento, el “candidato natural” de Podemos ha tenido un éxito parcial en territorio urbano, pero en el rural cambia la cifra: solo tiene 3,1% de intención de voto allí.

“Yo veo que él en ese medio es más vulnerable y el medio urbano no le alcanza”, analiza Ballón.

A Hernando de Soto (Avanza País), quinto en las encuestas, le va peor en la zona rural: solo tiene 1,1% de respaldo.

El economista, no obstante, figura en el sondeo nacional como el que tiene más intención de voto en los sectores pudientes, con 15,1%. Pero eso no alcanza.

“Debemos considerar que la densidad demográfica del nivel A y B es más pequeña que la del C, y esta más pequeña que la del D y E, sobre todo en un año como este, en el que la recesión ha generado que gente de clase media esté pasando a la pobreza”, reiteró Radzinsky.

No obstante, percibe Ballón, en un escenario polarizado, “De Soto sería una carta más fuerte para la derecha”.

Quien le sigue los pasos a De Soto es Yonhy Lescano (Acción Popular). Zárate manifestó que su aceptación se debe al recuerdo que tiene el elector de Lescano como congresista de Puno. El acciopopulista, sin embargo, aún no es candidato fijo. Primero tendrá que salir airoso de las elecciones internas de AP.

César Acuña (Alianza para el Progreso) mantiene su respaldo en el norte, y a Julio Guzmán (Partido Morado), dice Ballón, aún le falta aprovechar el espacio vacío que dejaron el expremier Salvador del Solar y el exministro Jorge Nieto.

Intención de voto por sectores

Newsletter Política LR

Suscríbete aquí al boletín Política La República y recibe a diario en tu correo electrónico las noticias más destacadas de los temas que marcan la agenda nacional.