Repsol vende acciones de proyecto ubicado en zona de “aislamiento voluntario”

grupo larepublica
Plataforma_glr
h
Operación. Petrolera española estaría vendiendo su participación de 50% en el Lote 39 a la compañía Perenco. El yacimiento se encuentra donde viven poblaciones indígenas.

David Hill. The Guardian.

La compañía de petróleo Repsol está vendiendo las acciones de su proyecto ubicado en una zona remota de la Amazonía peruana, justo al lado de la frontera con Ecuador, donde se encuentran los campos petroleros ITT, que es habitada por indígenas en "aislamiento voluntario" (PIAV), según el porta lamula.pe.


La medida adoptada por Repsol sigue a una investigación del Consejo de Ética del Ministerio de Finanzas de Noruega, que, según fuentes de ese país, recomendó al mismo Ministerio no invertir en la compañía por las operaciones que desarrolla en esta región.

La decisión de Repsol de vender su participación fue declarada en un informe de Perupetro, que aseguraba que una filial peruana de la petrolera está vendiendo el 50% del Lote 39 –como se llama la concesión– a la compañía Perenco.

Una fuente de Repsol confirmó la venta diciendo: "En noviembre, Repsol inició el proceso de ceder el 50% de los derechos del Lote 39 en Perú a Perenco. El proceso aún no ha terminado y tardará unos meses más".

Repsol ha sido el operador del Lote 39 por más de 10 años, ha llevado a cabo pruebas sísmicas, ha perforado numerosos pozos exploratorios y, según la misma compañía, ha descubierto petróleo crudo pesado en varios lugares.

De hecho, según el Ministerio de Energía y Minas, hay "probablemente" más petróleo en el Lote 39 –que se extiende en la actualidad por más de 700.000 hectáreas en la selva tropical– que en cualquier otra concesión en el país.


Sin embargo, el Lote 39 es el hogar de indígenas que viven en lo que el gobierno llama “aislamiento voluntario” (PIAV), que tienen muy poco o ningún contacto con otras personas y son extremadamente vulnerables a los encuentros con los trabajadores petroleros, debido a su falta de inmunidad a las enfermedades.

El Consejo de Ética de Noruega comenzó a investigar a Repsol en 2008, y, de acuerdo con la Rainforest Foundation Noruega, recomendó al Ministerio de Finanzas vender sus acciones en la empresa a causa del Lote 39, pero el Ministerio no lo hizo.


Las operaciones de Repsol en el Lote 39 también han despertado el interés del político noruego Hans Olav Syversen, quien subrayó el daño que generaría Repsol, el cual podría "eliminar" a los indígenas 
de la región.

 

Claves

 

Perenco también confirmó la venta, pero afirma que está adquiriendo no un 50%, sino el 55%, que según la referida fuente es la participación total de Repsol en el Lote 39, y significaría que Repsol se está retirando de la concesión por completo.

Perenco ya opera una concesión adyacente llamada Lote 67 y se encuentra casi completamente rodeada por el Lote 39.