Economía

Financiamiento para la Diversidad Biológica de la Amazonía: Los beneficios deben ser locales

Según Linares, el compromiso político y el soporte financiero sostenible y responsable son claves para cumplir nuevas metas globales.

Foto: difusión
Foto: difusión
La República

Por: Denisse Linares Suarez - Derecho, Ambiente y Recursos Naturales (DAR)

El vínculo entre la conservación de la biodiversidad y el respeto al derecho humano a un medio ambiente seguro, limpio, saludable y sostenible es un aspecto fundamental para abordar en el Convenio de Diversidad Biológica (CDB)[1]. Esta relación también es vital para las comunidades locales de Latinoamérica, debido a la vulneración de derechos que viven actualmente, principalmente en la Amazonía, donde los conflictos por los recursos naturales se han agudizado. Al respecto, en diciembre de este año, los países de la región tendrán la oportunidad de establecer nuevas metas globales al 2030 sobre el CDB. Para ello, el compromiso político y el soporte financiero sostenible y responsable son claves para cumplir con las metas a plantear.

A su vez, la implementación del CDB también es responsabilidad del sector privado, por lo que se tiene que incluir medidas para su cumplimiento. Por ejemplo, el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) ha generado una serie de préstamos y herramientas de acuerdo al concepto, respecto de soluciones sobre la naturaleza (SBN), usado también en el Convenio.

Entre los préstamos se encuentra la “Iniciativa Amazonía”[2] basada en cuatro pilares: bioeconomía, uso de la tierra, silvicultura y ganadería sostenible, desarrollo de capital humano y ciudades sostenibles[3]; también el préstamo para bionegocios en Perú, implementado con el Banco Nacional de Desarrollo COFIDE y el Ministerio de Ambiente, entre otros préstamos de importancia. Todos ellos dirigidos a países de la cuenca amazónica, por lo que las cuestiones de cuidado de la biodiversidad deben ser un componente impostergable dentro de los préstamos del banco.

Es así que, el BID está desempeñando un rol estratégico en el desarrollo e implementación de los objetivos del CDB, principalmente en la cuenca amazónica. Por ello, es necesario recomendar que los préstamos requieren de espacios de diálogo vinculantes e interculturales; así como ser pertinentes y coherentes con las necesidades locales. Deben prever la distribución justa de beneficios e incluir las iniciativas de las comunidades, y tener en cuenta los contextos de conflictos sociales de la Amazonía, de manera que contribuyan en los esfuerzos para revertir la situación de emergencia socioambiental actual.

[1] Knox, J (2018). Principios marco sobre el derecho humano y el medio ambiente. ONU.

[2] Este préstamo, desarrollando en el marco del Pacto de Leticia, ha sido observado por sociedad civil para implementar espacios de diálogo y socialización adecuados.

[3] BID, (2022). 5 acciones claves del BID sobre naturaleza y biodiversidad para 2022.

BID, (2021). Cómo el BID está impulsando soluciones basadas en la naturaleza en América Latina y el Caribe.

BID, (2021). Soluciones basadas en la naturaleza en América Latina y el Caribe: Apoyo del Banco Interamericano de Desarrollo.

[Publirreportaje]