LR DATA - Solo hay un resonador magnético operativo por cada 10.000 pacientes con cáncer
Economía

La caída del bitcóin reaviva los temores en las criptomonedas

Volátil. La criptodivisa perdió en mayo las ganancias de los últimos meses al caer por debajo de los US$ 30.000, un retroceso del 60%. Políticas monetarias están detrás del desplome virtual.

A la baja. En los últimos seis meses, el bitcóin se depreció en casi 60%, al pasar de cotizarse en US$ 68.991 a US$ 29.000. Foto: difusión
A la baja. En los últimos seis meses, el bitcóin se depreció en casi 60%, al pasar de cotizarse en US$ 68.991 a US$ 29.000. Foto: difusión
Andi Chero

El pánico se apoderó de los inversores de criptomonedas la semana pasada, luego de que sus principales exponentes sucumbieran en medio de un escenario económico volátil; es decir, una disminución del “apetito de riesgo”.

Según el portal Coin Market Cap, el bitcóin ha perdido un -18,42% en los últimos siete días. A inicios de la semana pasada, la criptomoneda más grande encendió las alertas tras alcanzar su mínimo de US$ 30.296,95; al día siguiente, su valor se depreció a los US$ 29.764; el miércoles llegaría a US$ 28.170,41; el jueves tocaría fondo con US$ 26.350,49; y para el viernes el precio mejoró y se ubicó por encima de US$ 29.000. Cabe precisar que hace seis meses el bitcóin alcanzó su máximo histórico en US$ 68.991, pero desde entonces ha caído casi un 60%.

En esa línea, otras criptomonedas como el ethereum, la segunda criptodivisa más usada, ha perdido un 25%, hasta los US$ 1.748,30.

Por su parte, la criptomoneda estable TerraUSD, cuyo valor teóricamente se vincula al dólar, tampoco se salvó y el último jueves tuvo un estrepitoso desplome de más del 90%, hasta los 22,9 centavos. Su creador, Do Kwon, anunció que buscará “reconstruir” el producto modificando el complejo mecanismo en el que se basa y buscando más capital.

En tanto, el Gobierno de El Salvador, que en setiembre del 2021 estableció como moneda de curso legal al bitcóin, ha guardado la calma públicamente ante su caída en los últimos días. Pese a este episodio, el Ejecutivo no ha dado señales de retroceder, como se lo ha sugerido el Fondo Monetario Internacional (FMI); incluso, el presidente Nayib Bukele anunció una nueva compra de 500 bitcoines por más de US$ 15,3 millones.

Correlación

“Lo que ha pasado no es algo propio de las criptomonedas, sino de todos los activos financieros a nivel global, acciones (en especial las tecnológicas con caídas importantes), bonos, commodities; la mayoría de ellos son activos de riesgo y han estado negociando a la baja en los últimos días y se debe al aumento de la tasa de interés de la Reserva Federal (Fed) de EE.UU.”, sostuvo Matías Romero, country manager en Buenbit.

El experto refirió que la gente está pasando de tener activos de mayor volatilidad para poseer otros de menor oscilación, como los bonos del tesoro o el dólar, en medio de las preocupaciones de los inversionistas en caso la Fed no logre controlar la inflación; así como las tensiones geopolíticas mundiales y los rebrotes de casos de COVID-19.

El último 4 de mayo, la Fed subió la tasa referencial en un rango de 0,75% a 1%. Desde aquel entonces, el bitcóin no ha dejado de caer y ya perdió un 27% de su valor. Mientras que en Wall Street las acciones tecnológicas, agrupadas en el índice compuesto Nasdaq, han bajado alrededor de un 30% desde que alcanzó su punto máximo en noviembre, parte de ello se debe a la correlación con el bitcóin.

“Tenemos un contexto de inflación global que ha llevado a los bancos centrales a comenzar a contraer sus políticas monetarias. En el momento de que las tasas de interés del gobierno del tesoro americano comienzan a rendir más, uno dice ′mi costo de oportunidad de menor riesgo se ve más atractivo′, entonces vendo el activo que considero más riesgoso”, explicó Romero.

Drástica caída de la criptomoneda Terra Luna. Foto: captura CoinMarketCap

Diferencia del dinero ′fiat′ de las criptomonedas

De acuerdo con Carlos Eduardo Bernos, country manager de Buda.com en Perú, el valor del dinero ‘fiat’ proviene del decreto impuesto por un banco central, mientras que en las criptomonedas, como bitcóin, no existe una entidad central encargada de la emisión.

El bitcóin no es controlado por algún gobierno, entidad o persona. En su lugar, la confianza recae en su tecnología, particularmente en una base de datos que registra todo el historial transaccional de la red y que constantemente actualiza las nuevas operaciones. Esta base de datos es conocida como ′blockchain′, que otorga seguridad al sistema, ya que se actualiza en cada una de las computadoras que conforman la red, lo que garantiza su ordenamiento e impide movimientos de naturaleza fraudulenta.