MUNDIAL QATAR 2022POLLA MUNDIALISTA
QATAR 2022 - ¿Cuáles son los partidos de octavos de final y cuándo se juegan?
COVID-19 - Quinta ola en Perú: nuevas medidas, casos y últimas noticias del Minsa
Economía

Aníbal Torres: Congreso desvirtuó la exoneración del IGV a productos de la canasta básica

El primer ministro ha solicitado al Congreso corregir con rapidez la propuesta ya que como está planteada no favorece a las familias más necesitadas.

Foto: composición La República
Foto: composición La República
Economía LR

Mediante su cuenta en Twittter, el primer ministro, Aníbal Torres, expresó su disconformidad con respecto a la ley aprobada ayer por el Congreso para eliminar el IGV de productos de la canasta básica, donde no se incluyen alimentos como el pan y el aceite. Por el contrario se consideran alimentos como el lomo fino, ganso, faisán y otros que no son de consumo popular.

“Al recibir la autógrafa de la ley notamos que el Congreso desvirtuó el proyecto, al exonerar al lomo fino, ganso, faisán, gallina de Guinea, carne importada, leche condensada, lasagna, ravioles, entre otros, que no forman parte de la canasta básica de la población de escasos recursos”, precisó Torres.

Agregó que con la propuesta planteada de esta manera se crea un forado presupuestal de S/ 3.200 millones que no permitirá atender servicios básicos, hospitales, colegios, comisarías, proyectos de agua y desagüe, infraestructura de riego, entre otros.

Por último, el primer ministro hizo un llamado al Congreso: “solicitamos que se corrija rápidamente este entuerto. El ministro de Economía está presto a colaborar para reformular la norma favoreciendo a los más necesitados. ¡Trabajemos juntos!”, enfatizó.

Tal como advirtió La República, fuentes cercanas al gobierno señalaron que el Ejecutivo observará la norma, ya que se debe incluir solamente a productos con mayor incidencia sobre el gasto de las familias más pobres, y además porque, considerando su vigencia para todo el 2022 mientras que desde Palacio se busca que la exoneración dure solo tres meses y sí abarque al pan y aceites comestibles.