MUNDIAL QATAR 2022POLLA MUNDIALISTA
DINA BOLUARTE - reacciones tras juramentación de la primera presidenta del Perú
Economía

Fin parcial de la tercerización laboral acaba con precarización de derechos, según exministros

Voces autorizadas celebran el decreto impulsado por el MTPE a alegar que que con el marco regulatorio vigente desde hace años se agudizaron las diferencias laborales que hoy se buscan cerrar.

Empresas tienen hasta agosto para adecuarse al nuevo reglamento, de acuerdo al MTPE. Foto: difusión
Empresas tienen hasta agosto para adecuarse al nuevo reglamento, de acuerdo al MTPE. Foto: difusión
Economía LR

Hace unos días se oficializó el decreto supremo N.º 001-2022-TR, impulsado por el Ministerio de Trabajo y Promoción del Empleo (MTPE), que pone fin a la tercerización laboral en el núcleo de negocio de las empresas.

Al respecto, en un pronunciamiento, extitulares del MTPE, como Christian Sánchez, Carlos Blancas y Jorge Villasante, y decenas de especialistas laborales recordaron que, desde hace 15 años, la Ley 29245 —que regula los servicios de tercerización— se tradujo en la precarización de los vínculos laborales, dado que la mano de obra de las contratistas percibían menores remuneraciones y protección respecto a sus pares de las empresas principales.

Hasta en varias oportunidades no recibían utilidades, redondearon la idea en relación al daño a nivel individual.

A nivel colectivo, los trabajadores tercerizados fueron obstaculizados en su derecho a formar un sindicato, ejercer la huelga y negociar colectivamente con sus empleadores.

Este panorama de precariedad, según los firmantes, agudizó la desigualdad en la distribución de ingresos y causó innumerables accidentes de trabajo, sumado a que se ha extendido a los empleados de las empresas principales, tanto en lo individual como colectivo.

“Por lo tanto, la precariedad laboral no puede mantenerse indefinidamente a riesgo de mercantilizar las relaciones de trabajo en nuestro país”, anotaron.

En esa línea, reconocieron que el DS 001-2022-TR corrige, en buena medida, la inequidad latente y lo hace respetando la legalidad y fortaleciendo los derechos de información de los tercerizados, así como declarando la desnaturalización de las relaciones laborales ante cualquier incumplimiento.