ALERTA - Nave de la NASA choca hoy contra un asteroide para desviarlo
Economía

INEI: Netflix, Spotify y servicios delivery ingresarán a la canasta para medir la inflación

Se actualizará el año base del Índice de Precios al Consumidor (IPC) que actualmente data desde 2009.

Actualización del año base para medir la inflación permitirá tener una estructura más cercana a la realidad, alegan desde INEI. Foto: Difusión
Actualización del año base para medir la inflación permitirá tener una estructura más cercana a la realidad, alegan desde INEI. Foto: Difusión
Economía LR

El Instituto Nacional de Estadística e Informática (INEI) detalló que se actualizará el año base del Índice de Precios al Consumidor (IPC).

Según INEI, tras la Encuesta Nacional de Presupuestos Familiares, y su respectivo análisis de la base de datos, ponderación de productos, determinación de marcas y características más demandadas por las familias, así como los lugares y frecuencias de compra, presentarán el 1 de febrero la variación del IPC con la nueva estructura de consumo en Lima Metropolitana, de 26 ciudades del país y a nivel nacional.

Asimismo, informaron que los nuevos productos que se incluyen en la canasta de consumo son los servicios de comunicación en paquete (dúos o tríos), la suscripción de plataformas streaming (Netflix, Spotify, HBO, entre otros) y servicios de reparto y entrega de productos a domicilio.

También servicios como cuidados médicos a animales domésticos y productos médicos de protección personal (guantes quirúrgicos, mascarillas, etcétera), etc.

Vale enfatizar que el actual año base para medir la evolución de los precios data del 2009, y este debe modificarse - según estándares internacionales - cada cinco años.

No obstante, se excluirán de la canasta por su menor consumo a los servicios de teléfono larga distancia nacional e internacional, servicio de teléfono público, tarjetas telefónicas, cámaras fotográficas digitales, DVD y confección de ternos, entre otros.

Finalmente, INEI reveló que para este ajuste contaron con la asesoría del Fondo Monetario Internacional y otros centros de investigación, con el fin de tener una estructura de consumo del IPC más cercana a la realidad.