PARO DE TRANSPORTISTAS - MTC anuncia suspensión de la movilización, pero transportistas urbanos de Lima y Callao continuarán DESLIZAMIENTO EN CHAVÍN DE HUÁNTAR - Suspenden temporalmente visitas al museo y monumento

LAP: Avance en construcción de la torre de control es del 80% y de 55% en la nueva pista del aeropuerto Jorge Chávez

El gerente general de Lima Airport Partners (LAP), Juan José Salmón, explica cómo funcionará el nuevo terminal de pasajeros del proyecto de ampliación para el nuevo Aeropuerto Internacional Jorge Chávez. Además, comenta en qué nivel se encuentran los avances de las obras y cómo van con las fechas de entrega, según el cronograma del contrato de concesión con el Estado peruano.

La Republica
Gerente general de LAP, Juan José Salmón.
Rumi Cevallos

Sobre el proceso de ampliación del aeropuerto, ¿qué es lo que recibieron del Estado en infraestructura aeroportuaria y a qué se comprometieron según el contrato?

—El contrato data del año 2001 cuando tomamos la concesión. En ese momento había un compromiso determinado de efectuar una inversión de 110 millones de dólares en los primeros 5 años de concesión, y así lo invertimos sin ningún inconveniente. Luego de ello, había un compromiso del Estado de entregar los terrenos para realizar la construcción de la segunda pista de aterrizaje. El compromiso inicial era, aproximadamente, en el año 2008 que debió haberse entregado; pero finalmente el Estado terminó entregando los terrenos a mediados del 2018. Esa fue una demora de poco más de 10 años. Tan pronto recibimos los terrenos, comenzamos a operar el Proyecto de Ampliación. En el 2019 llevamos adelante las labores de remediación ambiental y movimiento de tierras. Luego en plena pandemia, en el 2020, recibimos un préstamo de 450 millones de dólares en una coyuntura muy complicada para la industria, con lo cual hemos avanzado y continuamos avanzando con la construcción de todo el Lado Aire, que significa la pista de aterrizaje y la torre de control. Esperamos que estas obras estén listas desde un punto de vista de obra civil hacia finales del próximo año; ya que Córpac tendrá que implementar los sistemas de torre para que inicie operación. Actualmente, tenemos unos 3,500 trabajadores en el campo trabajando permanentemente, avanzando con el proyecto. El proyecto no ha parado, a pesar de la difícil coyuntura que está viviendo el sector.

¿Cuál es la retribución que recibe el Estado por parte de la concesionaria? ¿en todo caso cuánto es lo que LAP está retribuyendo al Estado peruano por estas operaciones en el Aeropuerto Internacional Jorge Chávez?

—Es un tema bien importante, porque el Aeropuerto Internacional Jorge Chávez paga aproximadamente el 52% de los ingresos brutos del Jorge Chávez, estos van directamente al Estado. El monto de retribución que es el 46% más otros montos pequeños que también se suman, hacen un total 52%. Esto quiere decir, que de cada 100 soles que factura LAP, 52 van al Estado y 48 quedan con la empresa para llevar adelante los trabajos de mantenimiento y ampliación. Hasta el año 2021 habíamos abonado al Estado, en promedio, 3,500 millones de dólares entre impuestos, inversiones y retribución. Calculamos que hasta el año 2041, que es cuando termina la concesión y de acuerdo a las proyecciones de tráfico que tenemos, el Estado peruano recibirá, aproximadamente, entre 10 mil y 11 mil millones de dólares adicionales. Un monto importante de esta suma de dinero va a un fideicomiso que es administrado por el MTC, que se utiliza justamente para la implementación de infraestructura aeroportuaria en los aeropuertos regionales de la República.

¿En qué consiste la ampliación del Aeropuerto Internacional Jorge Chávez y ¿cuándo se podrá contar con una nueva pista de aterrizaje?

—El proyecto consiste en la construcción de la pista de aterrizaje, que actualmente está en ejecución, de la nueva torre de control y un nuevo terminal de pasajeros. La obra civil va a estar lista el próximo año al 100% terminada, finiquitando temas de luces o temas de conexión con los sistemas que tienen que ser instalados por Córpac. Nosotros ya hemos iniciado la excavación de lo que va a ser el sótano, de ese gran terminal de pasajeros que vamos a construir y que va a operar en simultaneo con el terminal actual por un periodo de tiempo determinado. Estamos avanzando y dando lo mejor de nosotros como empresa y con la experiencia de Fraport, nuestro accionista principal, y del IFC, brazo del Banco Mundial, quienes respaldan el proyecto con toda su experiencia y cumpliendo con los mejores estándares del propio contrato de construcción. El Proyecto de Ampliación tiene una inversión total aproximada de un poco más de 1,600 millones de dólares, que ya comenzó a ejecutarse y culminará en el 2025 con la entrega de toda esta infraestructura, incluyendo este segundo terminal totalmente listo y operativo.

Aproximadamente, para el 2022, ¿para qué mes o qué semestre o trimestre estará listo esta segunda pista de aterrizaje y torre de control?

—Esto estará listo para el último trimestre sin ningún problema. Hoy por hoy, tenemos un avance aproximado del 80% en la torre de control y algunos edificios accesorios de servicio de la torre. Asimismo, el nivel de avance de la pista está superando el 55%. Estamos muy confiados que hasta el final del último trimestre del 2022 vamos a ser capaces de entregar esta infraestructura como obra civil totalmente lista.

Un punto importante en este proceso de modernización y ampliación del aeropuerto es el terminal de pasajeros, que según el contrato deberá estar listo para el 2025, ¿las obras van encaminadas hacia este objetivo?

—Correcto. Toda nuestra planificación va encaminada a entregar el terminal en enero del 2025, para ser más precisos. Nosotros hemos comenzamos con la excavación de lo que va a ser este gran sótano. Hemos excavado un área equivalente a 30,000 m2. y estamos listos para comenzar con la entrega del concreto. En esa línea, estamos en conversaciones con el MTC para ajustar y aclarar un poco lo que significa nuestro Plan Maestro que hemos presentado, y este esquema de una operación dual con dos terminales por un periodo de tiempo determinado. Todo ello, como consecuencia de la pandemia y de la gran crisis que está viviendo el sector de aeropuertos en general a nivel mundial.

¿Ustedes como empresa le han pedido al MTC que las obras sean postergadas por 10 años más? El Ministerio les ha denegado esta posibilidad en dos oportunidades, pero ¿por qué pedir más tiempo para ampliar la capacidad del aeropuerto? Cuando lo que se requiere es mayor celeridad para contar con un aeropuerto que brinde todos los servicios aeroportuarios

—Nosotros no hemos pedido una ampliación de plazos. Eso no esta en la mesa. Nunca ha sido presentado. El nuevo aeropuerto y terminal van a estar listos en enero del 2025. Lo que se ha propuesto es una modificación al Plan Maestro Aeroportuario. El plan maestro es un documento rector, usado en la industria de aeropuertos, en el cual se describe de manera muy general la manera cómo una infraestructura va a ir ampliándose o va a ir reaccionando a determinadas condicionantes del mercado. Evidentemente, una situación como la del Covid ha sido una situación muy importante y como operador responsable tenemos que adecuar la manera cómo esa infraestructura se va a ir implementando. Ante ello, nuestro compromiso está bastante claro para el MTC, el de entregar este nuevo terminal de 160,000 m2 en el mes de enero del 2025. Este terminal operará en simultaneo con el terminal actual de 90,000 m2, al cual también haremos inversiones importantes para llevarlo a un nivel de servicios adecuados. Lo nuestro no es dilatar la entrega de la infraestructura, sino todo lo contrario, estamos avanzando con el mejor esfuerzo. Tenemos a más de 3,000 personas trabajando en campo en este momento, tratando de avanzar con el proyecto para entregarlo de acuerdo a este plan maestro que hemos entregado al MTC.

¿Qué decía antes el plan maestro de desarrollo aeroportuario? y ¿en qué consiste la propuesta que ustedes hicieron?

—El anterior Plan Maestro Aeroportuario, bajo una coyuntura y una perspectiva en donde el Covid no existía, hablaba de un terminal único en un momento determinado; también dentro de los plazos del contrato de concesión. Como consecuencia del Covid, así como a consecuencia del desplome del tráfico aéreo a nivel mundial y la incertidumbre que estamos viviendo en este momento también con el tema del Ómicron, por ejemplo, lo más sensato es hacer esta ampliación de manera modular, es decir de manera faseada. Nuestro compromiso es entregar ese nuevo terminal de 160,000 m2 en enero del 2025 pensando en que esta infraestructura va a ir creciendo de manera modular, y reaccionando siempre a la demanda. El crecimiento se da siempre antes de la demanda, para lo cual se puede medir las proyecciones de tráfico todos los años; y siempre cumpliendo con los niveles de servicios y con los estándares de calidad que nos marca el propio Contrato de Concesión. A nivel mundial existen muchísimos aeropuertos, yo diría la mayoría de los aeropuertos, que operan con más de un terminal y con los mejores niveles de servicio; también van creciendo, van ampliando su capacidad conforme el mercado que también va cambiando. En ese contexto, lo que hemos propuesto al MTC, dentro del marco del propio Contrato de Concesión, es que nos permita justamente poder adecuar el plan maestro a condiciones tan inesperadas y complejas como las que está viviendo la industria este momento.

¿Cuántas veces se han reunido con los funcionarios del MTC? ¿cuál es la opinión de ellos? ¿cuál es el cronograma de avance de estas conversaciones? ¿qué es lo que se viene respecto a este plan maestro de desarrollo aeroportuario?

—Nosotros tenemos comunicación permanente con el MTC. Dentro del propio marco del contrato de concesión hay un mecanismo para llegar a un entendimiento entre las partes. Queremos explicarles de la mejor manera en qué consiste nuestro plan. Habían unas dudas que levantó la Dirección General de Aeronáutica Civil (DGAC), las cuales les estamos dando mejores explicaciones y también como siempre con la mejor voluntad de poder adecuar algunas sugerencias que ellos nos puedan dar para beneficio de los pasajeros, usuarios y aerolíneas. Nuestro objetivo es continuar con esta obra y con la ampliación. Invertir en este país los 1,600 millones de dólares con el respaldo de Fraport, que es un operador que tiene más de 100 años operando aeropuertos y más de 30 operando aeropuertos a nivel mundial. También con el respaldo del IFC, como accionista de LAP, que es el brazo operativo del Banco Mundial. Estamos 100% comprometidos con el Proyecto de Ampliación, 100% comprometidos con el país y 100% comprometidos con entregar la infraestructura en los plazos del Contrato de Concesión. No estamos pidiendo ninguna ampliación de plazo para la entrega, no estamos pidiendo ninguna adenda. Es una adecuación del plan maestro que es un documento rector, director, muy general, muy macro que se utiliza en la industria; y, además, las buenas prácticas en la industria también te pide adecuarlas a las circunstancias en un momento determinado.

Tenemos un cuestionamiento del director de Indecopi, Julián Palacín, ha lamentado que ustedes estén construyendo un terminal, pero para 18 millones de pasajeros y no para 35 millones de pasajeros como se había anunciado. ¿precísenos si esto es así o no?

—El ente que supervisa la infraestructura aeroportuaria e infraestructura de transporte es Ositran y no es Indecopi. El titular de la infraestructura es el MTC y con ellos estamos conversando en este dialogo permanente. Vamos a entregar un terminal de 160,000 m2, que sumado a los 90,000 m2 del terminal actual, que también será objeto de intervención y de inversión importante, darán al Aeropuerto Internacional Jorge Chávez una capacidad como infraestructura de aproximadamente 35 millones de pasajeros al año en el 2025.