Reactivación y cierre de brechas

El Presupuesto Público 2022 apunta a sostener la recuperación económica y social. La reforma tributaria, a avanzar hacia el cierre de brechas sociales. Ambos con responsabilidad fiscal.

Más empleo. Entre julio y setiembre se crearon 200 mil empleos formales. Seguimos empeñados en recuperar empleo digno. Foto: difusión
Más empleo. Entre julio y setiembre se crearon 200 mil empleos formales. Seguimos empeñados en recuperar empleo digno. Foto: difusión
Economía LR

Por Pedro Francke, ministro de Economía y Finanzas

Esta semana el Congreso de la República debe aprobar el Presupuesto 2022, herramienta clave de una política fiscal cuyo objetivo fundamental sigue siendo enfrentar el triple reto de superar la crisis causada por la pandemia, cerrar las brechas sociales que padece históricamente nuestro país y sembrar un nuevo desarrollo acorde con los cambios tecnológicos y sociales que viene atravesando el mundo.

Recordemos brevemente cómo recibimos el país. A finales de julio existían enormes preocupaciones e incertidumbres. Acumulábamos más de 2 millones de casos de Covid-19, con un saldo doloroso y trágico de 196 mil fallecidos. La campaña de vacunación apenas había alcanzado al 19% de la población objetivo, lo cual acrecentaba el riesgo de un recrudecimiento de la pandemia. Esta crisis también se reflejaba en la economía. Solo en Lima metropolitana se registraba medio millón de empleos menos respecto al nivel prepandemia.

PUEDES VER: Balanza comercial en el tercer trimestre supera en más de US$ 2 millones frente al 2019

Así, al iniciarse la gestión del nuevo Gobierno, urgía tomar medidas para reforzar la vacunación y la reactivación económica; para proteger a los sectores más vulnerables; y para promover el empleo y agilizar la inversión pública y privada. Había que actuar rápida y decisivamente, y la política fiscal ha sido clave para ello.

¿Qué se ha hecho?

La primera prioridad han sido las campañas de vacunación, indispensable tanto para enfrentar una eventual tercera ola como para sostener el proceso de reactivación de la economía. Así, entre agosto y octubre se administraron más de 39 millones de dosis y se logró que el 58% de la población objetivo complete sus dos dosis, lo cual demandó un importante esfuerzo presupuestal. Este avance se refleja en la sustantiva disminución de casos y de fallecidos por Covid-19. Son resultados alentadores, pero no bajaremos la guardia.

La atención a la crisis del Covid-19 también incluye sus secuelas. La reactivación económica y la protección social han sido prioritarias en estos primeros meses de gobierno. Para ambos, el bono Yanapay ha jugado un rol central, pues permitió apoyar con más de S/ 4,500 millones la economía de más de 13 millones de peruanos. Asimismo, los programas de empleo temporal Trabaja Perú, Agro Perú y las ollas comunes han apuntado a la recuperación económica y social. Todo ello exigió que mediante decretos de urgencia y decretos supremos asegurásemos que los recursos requeridos estuviesen disponibles en el momento que eran necesarios. Estas y otras iniciativas se han implementado con estricto respeto a nuestro marco legal y constitucional.

Bono Yanapay ha permitido apoyar con más de S/ 4,500 millones la economía de más de 13 millones de peruanos. Foto: difusión

PUEDES VER: BCRP: empleo formal creció 1,7% respecto a niveles prepandemia

En paralelo, el manejo responsable y sostenible de las finanzas públicas ha sido y seguirá siendo un elemento esencial de nuestra política económica. Por ello, junto al impulso fiscal que mantiene la reactivación de la demanda como un factor de recuperación, hemos reducido el déficit fiscal para este año gracias a una mejor recaudación tributaria. La meta de déficit fiscal ha bajado del 6,2% del PBI inicialmente previsto, al 4,1%.

El presupuesto que debe aprobarse esta semana nos permitirá avanzar aún más en esta dirección, en la medida que reducirá el déficit fiscal del próximo año a 3,7 % del PBI (uno de los más bajos de Latinoamérica), dentro del compromiso del Marco Macroeconómico Multianual de seguir bajándolo los siguientes años. Una buena política fiscal es esencial para nuestro objetivo central: sostener un proceso de crecimiento con inclusión y equidad, que mejore los estándares de vida de todos los peruanos.

Para ello un elemento central también es promover la inversión privada y la generación de empleo descentralizados, para lo cual venimos trabajando una estrategia de diversificación productiva orientada a facilitar que haya nuevos motores de crecimiento, como los sectores acuícola, forestal y turismo. Por esa misma razón, el pedido de facultades legislativas tiene un conjunto de propuestas enfocadas específicamente en la promoción de la inversión privada.

PUEDES VER: Campaña navideña: 7 ideas de negocios para emprender en Navidad y tener un ingreso extra

¿Cómo estamos hoy?

El balance de las medidas adoptadas ya arroja resultados alentadores. En el tercer trimestre de este año, la inversión privada creció 13,2% respecto al mismo periodo del 2019 (prepandemia). Similar comportamiento tuvo la inversión pública, que cerrará este 2021 con S/ 36 mil millones, un récord histórico. Hemos recuperado el terreno que la economía perdió por la pandemia y hemos consolidado un fuerte ritmo de crecimiento. El Banco Central de Reserva proyecta que creceremos en más de 13% este año (ver info).

También estamos avanzando en mejorar la economía de las personas. Solo entre julio y setiembre se crearon 200 mil empleos formales. Y seguimos empeñados en recuperar las remuneraciones y el empleo digno, motivo por el cual hemos anunciado un bono especial de 210 soles a los trabajadores formales y hemos restablecido la negociación colectiva en el sector público. Asimismo, hemos iniciado el pago de pensiones de la ONP a quienes tienen 10 y 15 años de aporte. Todo dentro del marco de responsabilidad fiscal establecido.

El Presupuesto 2022 que hemos venido concertando con la Comisión de Presupuesto del Congreso mantiene esta línea de acción, priorizando la salud, la educación, el agua, la promoción agraria y al apoyo a los más vulnerables. Su aprobación es esencial para mantener el ritmo de recuperación económica y social que venimos logrando.

PUEDES VER: La reforma tributaria como disparador para nutrir la salud y educación

Sabemos, sin embargo, que hay que hacer mucho más y a mayor velocidad para cerrar las enormes brechas económicas y sociales. Para ello necesitamos una reforma tributaria que brinde los recursos económicos necesarios para avanzar hacia ese objetivo. Por esa razón, el pedido de facultades legislativas en materia tributaria contiene medidas para la formalización, para reforzar la lucha contra la evasión y elusión, para promover la inversión privada, para mejorar la gestión y la ejecución de la inversión pública, y para reducir las inequidades existentes en el cobro de impuestos. Persistiremos en esta propuesta.

Infografía - La República