Oleoducto Norperuano: Petroperú pide retomar el diálogo a manifestantes de la Estación 5

Protesta que inició hace 28 días es impulsada por la Federación Nativa Awajún Río Apaga (Fenara) y los Pueblos Afectados por la Actividad Petrolera (PAAP), quienes reclaman una serie proyectos vinculados a servicios básicos.

La Republica
Oleoducto Norperuano. Foto: Difusión.
Economía LR

Petroperú reiteró el pedido a los manifestantes que han tomado la Estación 5 del Oleoducto Norperuano hace 28 días a deponer las medidas de fuerza y retomar la vía de diálogo con los estamentos del Gobierno que correspondan.

Cabe indicar que esta protesta es impulsada por la Federación Nativa Awajún Río Apaga (Fenara) y los Pueblos Afectados por la Actividad Petrolera (PAAP), quienes reclaman una serie proyectos vinculados a servicios básicos.

“Petroperú comunica a la opinión pública que el día de hoy ha recibido la amenaza de incendiar los activos que se encuentran en la Estación 5 del Oleoducto Norperuano, amenaza realizada por parte de los líderes que mantienen ilegalmente bajo su control esta instalación durante 28 días, lo que constituiría un atentado a infraestructura del Estado peruano”, señaló la empresa estatal en un comunicado.

PUEDES VER: Mineras con altas ganancias pagarían más impuestos

Asimismo, recordó que se trata de una zona industrial donde hay cerca de 70 mil barriles de crudo almacenado y otros elementos de combustión que junto al fuego pueden producir un siniestro con graves consecuencias para los ocupantes y los habitantes de la comunidad colindante Félix Flores; así como para el ambiente.

Petroperú recordó que está impedida de tener el control de las instalaciones, situación que le imposibilita ejecutar cualquier acción operativa, así como atender emergencias en caso se presente una contingencia, o un hecho violento que desencadene una emergencia.

Informó que ha realizado las denuncias correspondientes considerando que los hechos constituyen un delito contra la seguridad pública en la modalidad de entorpecimiento al funcionamiento de servicios públicos, así como coacción, violación domiciliaria, extorsión, entre otros.