Banca de fomento se enfocaría en el 91% de agricultores sin créditos

Inclusión. En un sector con una brecha muy amplia por cubrir, el Gobierno busca crear un modelo de financiamiento en base a Agrobanco, Cofide y Banco de la Nación.

La tasa de interés de Agrobanco es muy alta (35%) porque, a falta de tecnología y oficinas a nivel nacional, los costos operativos se hacen elevados. Foto: La República
La tasa de interés de Agrobanco es muy alta (35%) porque, a falta de tecnología y oficinas a nivel nacional, los costos operativos se hacen elevados. Foto: La República
Luz Alarcón

En un contexto en que 9 de cada 10 (91%) productores agropecuarios en el país no accede a financiamiento formal, el Gobierno anunció la creación de una banca de fomento en base de Agrobanco, Cofide y el Banco de la Nación, en el marco de la segunda reforma agraria que está enfocada principalmente en los pequeños agricultores.

¿Cómo funcionaría? El expresidente de Agrobanco Marco Vinelli explicó que el objetivo principal de una banca de fomento es impulsar a que el sector pueda crecer en igualdad de condiciones. En este caso se busca que la mayoría de agricultores accedan al crédito, no solamente unos cuantos. “Hay que partir de la idea que hoy día los datos reflejan: solamente el 10% de ellos tiene crédito formal. Pondría de meta a 5 años de Gobierno que al menos se llegue al 40% a 50% de agricultores, hay una gran brecha por cubrir”, apuntó.

PUEDES VER: Qué se necesita para lograr segunda reforma agraria

El especialista detalló que actualmente Agrobanco no ha logrado convertirse en una banca de fomento porque tiene muchas restricciones. Y la tasa de interés es muy alta (35%) porque, a falta de tecnología y oficinas a nivel nacional, los costos operativos se hacen elevados.

“En el anuncio dicen utilizar la misma herramienta de Agrobanco e incorporar a Cofide y Banco de la Nación. Eso definitivamente le va a dar mayor alcance porque el Banco de la Nación tiene oficinas a nivel nacional y Cofide puede levantar dinero a menores tasas, de tal manera que pueda llevar una tasa competitiva al agricultor”, precisó el director de la maestría en Agronegocios de ESAN.

Por su parte, el titular del Ministerio de Desarrollo Agrario y Riego (Midagri), Víctor Maita, señaló la semana pasada que justamente fortalecerán el Agrobanco con sedes en provincias para estar cerca de los agricultores y brindarles acceso a préstamos. “Hemos planteado el banco de fomento agrario y eso lo estamos encaminando como pilar de la segunda reforma”, aseguró.

PUEDES VER: Más de 19.000 mujeres de la agricultura familiar han accedido a planes de negocio

Condiciones alineadas a la realidad del sector

¿Qué se necesita para que funcione este modelo de financiamiento? Para Vinelli, esta debería ser una banca que focalice a los agricultores que –por ejemplo- nunca han recibido un crédito, con el fin de que forme un historial crediticio por 2 o 3 años y luego se inserte al mercado financiero privado. “Lo difícil es a los nuevos por la falta de historial crediticio, cumplimiento de pagos, entre otros factores. Ese rol yo lo dejaría a Agrobanco para generar el fomento y desarrollo que estamos buscando”.

Asimismo, indicó que se debería diferenciar bien sus productos, como cultivos esporádicos. Que sean créditos de corto o mediano plazo, pero no con cuotas mensuales sino con una inicial, desembolsos parciales y finalmente la cuota cuando se comercialice.

“En los meses de venta ahí debería haber la cuota de pago, porque si les ponemos las cuotas mensuales algunos no tienen de dónde sacar. Este sector tiene otro modelo de negocio y los productos tienen que estar adecuados a eso. Deberían ser bien diferenciados porque el agro no es como una bodega que vende todos los días, eso hay que entenderlo. Esta banca de fomento debería conocer esos perfiles”, enfatizó.

Finalmente, para que la idea funcione, Vinelli señaló que debería involucrarse al sistema financiero privado: microfinancieras, cajas y bancos que actuarían como intermediarios. Y, a diferencia del FAE Agro, en lugar de subastar tasas, el Estado fijaría su costo del dinero otorgado al sector privado y este cargaría su costo operativo para prestar.

El dato

Compras estatales. El ministro Maita señaló que se busca que más del 30% de las compras estatales de productos agropecuarios provengan de la agricultura familiar.

Reacciones

Víctor Maita, ministro de Desarrollo Agrario y Riego

“En esta segunda reforma, el crédito es también importante para emprender cualquier negocio. Y en la actividad agraria y pecuaria es fundamental el capital”.

Marco Vinelli, expdte. de Agrobanco

“El Estado debería fomentar la inclusión financiera del sector agrario porque solo el 10% de agricultores accede a financiamiento de la banca tradicional en Perú”.