Irán y Venezuela llegan a un acuerdo de exportación de petróleo, pese a sanciones de Estados Unidos

Los primeros cargamentos de 1,9 millones de barriles de crudo venezolano deben entregarse a Irán la semana entrante.

El convenio tiene previsto que dure seis meses en su primera fase, pero podría extenderse. Foto: PDVSA
El convenio tiene previsto que dure seis meses en su primera fase, pero podría extenderse. Foto: PDVSA
Economía LR

Según información de Reuters, Venezuela ha acordado un contrato de intercambio de petróleo pesado por condensado iraní que puede usar para mejorar la calidad de su crudo similar al alquitrán, y los primeros cargamentos deben entregarse la semana entrante.

De acuerdo con cinco personas cercanas al trato y citadas por la agencia, el acuerdo entre las empresas estatales Petróleos de Venezuela (PDVSA) y la Compañía Nacional de Petróleo de Irán (NIOC) “profundiza la cooperación entre dos de los enemigos de Washington”.

El convenio, conforme a una de las fuentes, tiene previsto que dure seis meses en su primera fase, pero podría extenderse.

Este pacto ayudaría a PDVSA a asegurar una fuente de diluyentes, estabilizar las exportaciones de las mezclas de crudo del Orinoco, al tiempo que permitiría refinar su propio petróleo más ligero en Venezuela para producir combustible de motor que tanto se necesita, dijeron tres de las personas.

El primer cargamento de 1,9 millones de barriles de crudo pesado Merey de Venezuela bajo el nuevo intercambio zarpó a principios de esta semana desde el puerto de José de PDVSA en el gran transportista de crudo (VLCC) Felicity, propiedad y operado por National Iranian Tanker Co (NITC), según el tres personas y servicio de seguimiento TankerTrackers.com.

El Departamento del Tesoro de EE. UU. bloqueó, en 2019, todos los intercambios petroleros de PDVSA. Este endurecimiento representó a una caída del 38% en las exportaciones de petróleo de Venezuela en el 2020.

Transgresión, según EE. UU.

Desde Washington, han confirmado que el intercambio entre Venezuela e Irán ha estado en las pantallas de radar de los funcionarios del gobierno de Estados Unidos como una probable violación de las sanciones en los últimos meses y quieren ver hasta dónde llegará en términos prácticos.

Los programas de sanciones estadounidenses no solo prohíben a los estadounidenses hacer negocios con los sectores petroleros de Irán y Venezuela, sino que también amenazan con imponer “sanciones secundarias” contra cualquier persona o entidad no estadounidense que realice transacciones con las compañías petroleras de ambos países.

Las sanciones secundarias pueden conllevar una serie de sanciones contra los destinatarios, que incluyen cortar el acceso al sistema financiero de EE. UU., multas o la congelación de activos de EE. UU..

Con información de Reuters.