EN VIVO - Sigue el minuto a minuto de los premios The Best 2021

Posiciones divididas tras medidas para frenar alza del GLP

Combustión. Especialistas refieren que el subsidio al GLP debe ser solo el prólogo para la reforma energética.

Flama. Es indispensable que los consumidores compren su balón de GLP a formales. Foto: difusión
Flama. Es indispensable que los consumidores compren su balón de GLP a formales. Foto: difusión
Esteban Salazar

El retorno del GLP al Fondo de Estabilización de Precios de Combustibles sigue generando reacciones en el mercado. Abel Camasca, gerente de la Asociación de Planta Envasadora de Gas del Perú (Aseeg), sostuvo que el precio del balón ha llegado a costar en las últimas semanas más de S/ 70 en algunas regiones, debido a que se vende a S/ 33 en la puerta de la refinería, por lo que recordó que el tema pasa por la masificación del gas natural en territorio nacional.

“La solución, como la ha planteado el Gobierno, es renegociar el contrato de Camisea y Pluspetrol, atendiendo a un factor social. Recordemos que el principal productor de GLP aquí en el Perú, que ocupa el 85% de la demanda, no lo importa, no lo trae de afuera. Sale de nuestro subsuelo”, apuntó Camasca.

El titular de la Sociedad Peruana de Gas Licuado (SPGL), Samuel Vásquez, saludó la propuesta del presidente Castillo como estrategia “sustancial” para atender la demanda inmediata de las amas de casa, pero advirtió que el hecho de vender el recurso a un precio determinado podría desalentar la importación.

“Durante el gobierno de Humala se creó la diferencia entre el gas licuado de petróleo para envasado (GLP-E) y gas licuado de petróleo a granel (GLP-G), que hoy nos parece que va a incentivar la informalidad. Es el mismo producto, pero con dos nombres. Suponiendo que, con esta medida, el descuento sea de S/ 11, mucha gente empezará a comprar el GLP como E, pero lo revenderá como G, porque el tonelaje le saldrá más barato”, indicó el especialista.

Además, apuntó que es imperativo que los consumidores finales exijan el descuento a la hora de abastecerse, a fin de no enriquecer a un mercado negro que podría desvirtuar el apoyo estatal.

“Estamos pidiendo al ama de casa que exija al distribuidor que le traslade ese descuento; por ejemplo, si antes pagaba S/ 50 por balón, ahora pague no más de S/ 39. También es indispensable que pidan su boleta de pago. Si mañana tienen una fuga, un siniestro o les dura menos el producto, ¿cómo van a reclamar? Nosotros, los proveedores formales, contamos con un seguro para cubrir estas incidencias”, refirió Vásquez.

El FISE era el camino correcto

Por Aurelio Ochoa A., expresidente de Perupetro

De acuerdo a la experiencia que se tiene desde el 2004, la medida de incluir al GLP en el Fondo de Estabilización de los Precios de los Combustibles (FEPC) no ha sido satisfactoria y no ha tenido mucho efecto sobre la economía familiar, a pesar de los ingentes recursos que el Estado destinó para atenuar el precio de los combustibles.

Se estima que se hayan invertido alrededor de 2.700 millones de soles por parte del fisco, y por el caso de los consumidores alrededor de 1.200 millones. Cifras aparte, el tema es que ahora eso implicaría, de acuerdo a lo que se ha calculado por las propias autoridades del Ministerio de Energía y Minas, una rebaja de hasta 11 soles.

Ello representa, aproximadamente, 3 o 4 millones de soles diarios, alrededor de 120 mensuales. ¿Hay otras modalidades? Ciertamente que sí. En este caso, el subsidio debería estar focalizado y direccionado hacia quienes menos tienen.

Se ha convertido en una especie de fondo ciego que no discrimina hacia quién va dirigido, si va para un vecino, por ejemplo, de San Isidro o de Chumbivilcas. El FISE era el camino correcto. El otro tema abordado por el Gobierno es Camisea, que en este momento está produciendo cerca del 75% de GLP que se consume en el país.

No puede ser que estemos aplicando la fórmula de Precios de Paridad de Importación (PPI) en el GLP, pues implica simular que estamos trayendo el 100% desde el punto de referencia, el Mont Belvieu en el Golfo de EE. UU. Es simular un tránsito desde el canal de Panamá hasta el Callao, cuando aquí el 80% del transporte se realiza desde Pisco.

Reacciones

Pedro Gamio, exviceministro Minem

“La recomendación que se hace, desde el punto de vista técnico, es que se autorice a los grifos, con terreno grande instalar centros de recarga de balones, siempre que los recipientes estén certificados. Esta medida haría que se ahorren, al menos, S/ 10 por balón, sin necesidad de ningún subsidio”.

Jorge Manco Zaconetti, profesor UNMSM

“Constituyen también una distorsión del mercado las altas tarifas que se cobran por trasladar vía marítima el combustible de Pisco al Callao. Con lo que ha costado su transporte en grandes esferas desde el 2006, se hubiese financiado varias veces un ducto para esta ruta (US$ 200 millones)”.

Newsletter Economía LR

Suscríbete aquí al boletín de Economía de La República y recibe todas las semanas las notas de nuestro suplemento dominical en tu correo electrónico.