EN VIVO - Universitario vs. Binacional: sigue el minuto a minuto del partido por la Fase 2 de la Liga 1

Aceite quemado en Lima es alterado para alimentar animales y revenderse en galoneras

Le ponen bicarbonato para que parezca “aceite nuevo” y vuelve a reinsertarse en la cadena alimenticia en todos sus niveles, según una investigación. Industria mortal prolifera gracias a la nula inspección municipal en negocios callejeros e incremento internacional del precio de alimentos.

Entre todos los restaurantes de Lima se utilizan, diariamente, entre 25.000 y 50.000 galones de aceite. Solo el 80% es desechado a través de las cañerías. Foto: difusión
Entre todos los restaurantes de Lima se utilizan, diariamente, entre 25.000 y 50.000 galones de aceite. Solo el 80% es desechado a través de las cañerías. Foto: difusión
Economía LR

Otro problema a la subida del aceite. Un reporte de la Sociedad de Energía Renovable, Limpia y Alternativa (Serla) reveló que el aceite de cocina quemado proveniente de diferentes restaurantes del Perú es reutilizado para alimentar animales en granjas informales, e incluso pueden regresar a la cadena gastronómica local mediante aditivitos tóxicos.

Entre todos los restaurantes de Lima se utilizan, diariamente, entre 25.000 y 50.000 galones de aceite. Solo el 80% es desechado a través de las cañerías, mientras el otro 20% es direccionado a una industria tan informal como peligrosa en la capital.

“El aceite de cocina ya usado proveniente de múltiples restaurantes no solo nos está matando, sino que al ser vertido al desagüe, está contaminando el mar ocasionando la pérdida de miles de animales marinos. Además, estos aceites también son reutilizados para beneficio de agropecuarias informales y de personas inescrupulosas que los vuelven a vender a restaurantes”, explica la asociación.

De acuerdo a la investigación de Serla, el aceite que no termina en los océanos es llevado a agropecuarias informales para el engorde de cerdos, animales cuyo destino también está en dicha industria mortal para la salud del consumidor de a pie.

Para empeorar la situación, el óleo es también rematado a fraguadores que lo mezclan con limpiadores simples, como bicarbonato de sodio, con lo cual se le da una apariencia de “aceite limpio”. Posteriormente, es ofertado a bajos precios en restaurantes ubicados en zonas sin control municipal.

Este mercado ilegal habría ganado mucha fuerza entre los negocios callejeros del Perú debido al reciente incremento en el precio del aceite, que obedece a la subida internacional de alimentos pospandemia. Son, principalmente, los negocios en la vía pública los que están expuestos a esta terrible práctica.

En este sentido, Serla demandó una respuesta coordinada entre los ministerios de Salud, del Ambiente, y de Energía y Minas; organizaciones con expertiz en el manejo de oleaginosos, como la Sociedad Peruana de Hidrocarburos (SPH), Sociedad Nacional de Minería Petróleo y Energía (SNMPE), y Sociedad Nacional de Industria (SNI); y gobiernos locales de todo el país, para contener podría representar un serio riesgo para la población en un futuro peligrosamente cercano.

“Esta práctica mortal viene causando, sistemáticamente, una serie de enfermedades a las personas. Es por ello que se requiere la acción de las instituciones del Estado y organizaciones privadas, a fin de generar los protocolos adecuados para el tratamiento óptimo de los aceites. La situación debe llamar la atención del Ministerio de Salud, Ministerio de Ambiente, Municipalidad de Lima y la empresa privada”, sentencia el reporte.

Newsletter Economía LR

Suscríbete aquí al boletín de Economía de La República y recibe todas las semanas las notas de nuestro suplemento dominical en tu correo electrónico.