El 55% de trabajadores peruanos tiene miedo a cometer errores laborales, según investigación

El análisis mostró que la razón más importante guarda relación con tener a un jefe castigador y autoritario.

La pesquisa sostiene que el primero en guiar con el ejemplo debe ser el líder. Foto: Empleabilidad PUCP
La pesquisa sostiene que el primero en guiar con el ejemplo debe ser el líder. Foto: Empleabilidad PUCP
Economía LR

Un reciente estudio a trabajadores del sector privado reveló que el 55% de colaboradores afirma sentir temor a fallar o cometer un error en su centro laboral.

La indagación, a cargo de la Consultora Dench, se realizó a un total de 300 profesionales con la finalidad de conocer sus opiniones sobre su ambiente de trabajo.

Una de las conclusiones de la pesquisa sostiene que la cultura empresarial debe tomar en cuenta el individualismo de los trabajadores junto a su capacidad de poseer pensamiento crítico y propio, en aras de dejarlos tomar decisiones y asumir la responsabilidad cuando se equivoquen.

“Con un ambiente psicológicamente seguro no solo gana el colaborador, al sentirse en confianza y respaldado, sino también la empresa, ya que al dar soporte a los empleados cuando se equivocan hace más fácil que se atrevan a intentar cosas nuevas, ofrecer soluciones distintas y pensar fuera de la caja”, resaltó Rocío Arbulú, socia de Cultura y Comunicación de la entidad.

Otro de los datos encontrados fue que solo el 31% de trabajadores se siente en un ambiente de confianza. Y, contrario a ellos, el 8% admite sentir vergüenza al querer compartir una nueva idea, y el 6% restante suele sentir temor al tener una duda o querer realizar una pregunta.

Asimismo, la averiguación encontró que las razones de sentir miedo o vergüenza en el trabajo se deben a múltiples factores. El más importante guarda relación con tener a un jefe castigador y autoritario.

En esa línea, la ejecutiva manifestó la importancia de que las organizaciones tengan la capacidad de prever y solucionar estas situaciones de la mano de líderes con habilidades específicas, que puedan crear un entorno laboral más seguro y de mayor rendimiento.

“El primero en guiar con el ejemplo debe ser el líder. Las organizaciones necesitan que sus jefes promuevan un liderazgo valiente; fomenten entornos de aprendizaje, de equivocación y de superación; brinden herramientas que conviertan a la organización ‘aprendedora’; motiven desde y con sus propias experiencias; y gestionen el miedo e inseguridad de manera individual para que no se proyecte en los demás”, finalizó.