Martín Mejía: El compromiso de Cálidda es seguir con la masificación del gas natural los próximos cinco años

La empresa responsable de llevar gas natural a los hogares de Lima y Callao descarta que un eventual gobierno de Pedro Castillo pueda frenar sus planes de inversión. Virtud de ello, ultima detalles para la presentación de su plan quinquenal 2022.

Cálidda apunta a la masificación de gas natural peruano para que no dependamos de las fluctuaciones de los precios internacionales del petróleo, que, por arrastre, disparan el balón de cocina GLP. Foto: La República
Cálidda apunta a la masificación de gas natural peruano para que no dependamos de las fluctuaciones de los precios internacionales del petróleo, que, por arrastre, disparan el balón de cocina GLP. Foto: La República
Esteban Salazar

Cálidda apunta a la masificación de gas natural peruano para que no dependamos de las fluctuaciones de los precios internacionales del petróleo, que, por arrastre, disparan el balón de cocina GLP. Su director general, Martín Mejía del Carpio, descarta, además, que el cambio de mando pueda frustrar sus proyectos de expansión en el Perú.

¿Cómo van los avances respecto a su plan quinquenal al 2022?

En este plan quinquenal, que más o menos tiene unos 5.600 km, nos faltan unos 2.100 km. Este año esperamos terminar con la mayoría del plan. La buena noticia es que este año vamos a ser más de 200.000 conexiones, algo que jamás ha sido realizado en los 16 años que tenemos de operación. Siempre hemos llegado a 190.000. Esto nos va a permitir también cubrir mucha de la población vulnerable, que es donde nosotros tenemos hoy la mayoría de conexiones. Con esto, nos va a faltar muy poco de la población vulnerable en Lima y Callao en nuestra zona de concesión. Los distritos que nos van a quedar a futuro son los del sector A, B, C, que son los que terminarían al final de la cola.

¿En cuanto al avance de la obra, a qué otros distritos piensan llegar en el corto plazo?

Estamos trabajando en La Victoria, Lince, Rímac y Callao. Justamente, en Lurín estamos coordinando con el alcalde para poder tener los permisos para poder ejecutar obra aquí también y llevar más 6.000 conexiones pendientes.

Cálidda ha iniciado operaciones de control y monitoreo en su nuevo Centro de Control ubicado en Lurín. Foto: difusión

¿Esta nueva base, en qué colabora siguiendo esta línea?

Estas instalaciones básicamente nos brindan una mayor seguridad de la que ya teníamos, que nos permite también tener más para atender cualquier tipo de situación referida a un tema sísmico. Tenemos otra en San Borja, ambas son redundantes, falla una tenemos la otra para manejarlo. Ya teníamos una antes, pero con una menor calidad de la que tenemos ahora.

¿Cuánto de lo que se prevé instalar se ejecuta con fondos del FISE?

Aproximadamente el 90% de las conexiones que se están haciendo vienen con fondo del FISE. Nosotros tenemos la tubería externa que es la que construimos y luego hay una tubería de conexión que va hasta la casa, que también la hace Cálidda. Ya después están las instalaciones internas donde está el subsidio del FISE.

El FISE es una de las medidas que se tomó junto al Gobierno para poder materializar la masificación y nos ha permitido desde el año 2016 generar un mayor número de conexiones. Antes, para darte una idea, en el 2016 hacíamos 96.000 conexiones y este año vamos a tener más de 200.000. Es decir, se ha duplicado teniendo al FISE como un aliado estratégico en este cuello de botella que es para los usuarios por el costo de la conexión.

Entendemos que el Minem está manejando el presupuesto del FISE de manera adecuada para darle no solo a Lima y Callao, sino a las otras concesiones y para fomentar el uso de gas en otros proyectos como siete regiones, donde ya la entidad ha anunciado que utilizará parte de los fondos para hacerlo realidad. El tema creo que es un fondo que sirve bastante, y bien administrado debería fomentar que ante un cambio de los precios internacionales, aquí no varíen. Recordemos que el GLP que usamos en la casa es en su mayoría importado y refleja los precios de los combustibles a nivel internacional. En cambio, el gas natural no tiene esa variación puesto que es peruano, lo sacamos del yacimiento de aquí. Lo que hacemos es promover para que las personas, por los efectos que puedan tener los precios internacionales del GLP, no se vean afectadas. Ojalá en el futuro todos tengan gas natural para que no pase lo de ahora.

Cálidda cuenta ahora con dos importantes centros de control ante una eventualidad sísmica que podría dejar sin suministro a la ciudad. Se encuentran en Lurín y San Borja. Foto: difusión

¿Cómo les ha ido en pandemia con el tema de la conectividad en la industria?

La industria se ha ido recuperando. Con la pandemia tuvimos efectos grandes, pero hoy podríamos decir que tenemos volúmenes de consumo prepandemia. Sin embargo, por el tema de la movilidad y el que la gente ya no está yendo a sus oficinas estamos experimentando un volumen a niveles del 80% de lo que teníamos antes. Nosotros hacíamos en promedio 165 millones de pies cúbicos al día, y hoy estamos en 150. La diferencia es básicamente la movilidad.

¿Y cómo les fue con el tema de las instalaciones?

El año pasado, en pandemia, hicimos 98.000 conexiones, habíamos planeado hacer más de 190.000, pero hicimos solo la mitad porque estuvimos paralizados casi cinco meses.

Anunciaron que están avanzando su próximo plan quinquenal 2022. ¿Cómo van?

Estamos en eso, hemos presentado un primer avance del plan y estamos estudiando algunas zonas vulnerables que requieren de gas natural y cambios de procedimientos con Osinergmin, los cuales seguramente van a ampliar la cobertura en el futuro también.

El objetivo de Cálidda es cubrir al 100% de la población de Lima y Callao con gas natural dentro de los próximos cinco años. Foto: difusión

¿Cuál es su posición frente a un eventual gobierno de Pedro Castillo, que anunció un especial énfasis en la masificación del gas natural?

Para nosotros, como compañía, el compromiso es seguir con la masificación del gas natural en Perú. Estamos trabajando duro y con todos los gobiernos ha sido así. Tenemos más de 16 años trabajando en el Perú y queremos seguir haciéndolo de la misma manera, pues el objetivo que tenemos es la masificación del 100% en Lima y Callao en los próximos cinco años.

¿Hacia qué debe apuntar el mercado energético local?

Nosotros somos muy afortunados de tener reservas de gas probadas que podrían alcanzar, por lo menos, para veinte años. Tenemos que aprovechar que ese combustible es peruano y que nos permite tener independencia energética, para que no dependamos de las fluctuaciones de los precios del petróleo en el mercado internacional.

Los precios del GNV son muy competitivos y son energías limpias, nos permiten mejorar el tema de las emisiones de CO2, por eso hay una oportunidad muy grande en el sector de movilidad. Hay que recodar que hoy el 70% de la contaminación del aire en Lima y Callao viene de combustibles fósiles contaminantes como el diésel y las gasolinas.

Newsletter Economía LR

Suscríbete aquí al boletín de Economía de La República y recibe todas las semanas las notas de nuestro suplemento dominical en tu correo electrónico.