Ejecutivo aún evalúa si autoriza venta de alimentos en cines

Esperan su regreso. A pesar de tener autorización, industria cinematográfica no puede reactivarse porque indican que solo la venta de boletos no cubre los gastos operativos.

“La preocupación es que esto se dé en un ambiente lo más seguro posible para las personas que asisten a esta actividad”, anotó Claudia Cornejo. Foto: Difusión
“La preocupación es que esto se dé en un ambiente lo más seguro posible para las personas que asisten a esta actividad”, anotó Claudia Cornejo. Foto: Difusión
Fernando Cuadros,Christian Alcalá,

El 15 de marzo del 2020 fue la última vez que los cines proyectaron su última película en el Perú. Hoy ya son más de 15 meses inactivos y les ha generado una pérdida económica de US$ 300 millones.

Es que, a pesar de que el Ejecutivo les dio la autorización a mediados de diciembre del año pasado para que se puedan reactivar, hasta el momento no se restablece la atención y 10.000 trabajadores no vuelven a sus labores.

Según explica Diana López Chu, vocera de la Asociación Nacional de Cines del Perú (Anasaci), los protocolos que se aprobaron en ese entonces prohíben el consumo de alimentos y bebidas en las salas de cine, lo cual hace inviable la operación de esta actividad por temas de rentabilidad.

“Los alimentos aportan un poco más del 50% de los ingresos de un cine. Las entradas tienen una carga impositiva más alta que cualquier otro bien, no solo se paga el 18% de IGV, sino también un 10% de impuesto municipal, en el ingreso de las entradas casi un 30% es carga impositiva”, explicó y añadió que solo vender los boletos no llega a cubrir los costos operativo de esta actividad. El 30% de los locales no volvería a reactivarse.

Al respecto, la titular del Ministerio de Comercio Exterior y Turismo (Mincetur), Claudia Cornejo, dijo que los ministerios de la Producción, de Cultura y de Salud se encuentran evaluando la posibilidad de que se permita el consumo de alimentos y bebidas en estos locales.

“La preocupación es que esto se dé en un ambiente lo más seguro posible para las personas que asisten a esta actividad”, anotó la funcionaria.

Por su parte, López Chu manifestó que hubo retrasos en la actualización del protocolo porque el Ministerio de Salud cambió en cuatro oportunidades su equipo técnico.

Distancia social

Respecto al riesgo que existe de permitirse la comercialización y consumo de bebidas y alimentos en las salas de cines, el médico infectólogo del Instituto Nacional de Salud (INS) Manuel Espinoza señala que el problema no es la ingesta en sí, sino que la gente converse o grite en estos espacios porque se propagarían más aerosoles.

El especialista sostiene que de respetarse el distanciamiento social entre butacas y si se adecúa un flujo unidireccional del aire en la sala, el riesgo de contagio, pese al consumo de estos alimentos, es menor comparado con ambientes como el transporte público —especialmente el informal—, donde “van todos apretados con las ventanas cerradas por más de media hora a diario”, apuntó.

Espinoza, además, cuestionó que en ambientes como los restaurantes, aun con las indicaciones médicas, los usuarios piensen que se puede realizar sobremesa o hablar por teléfono a pesar del ambiente cerrado.

“El problema no es que consuman alimentos, sino que la gente no debería hablar. Esto es lo más importante para evitar la transmisión de cualquier patógeno de transmisión aérea”, agregó, no sin antes reiterar que en negocios con aforos del 30% al 50% representa un riesgo disminuido si es que se cumple al pie de la letra lo que dispone el reglamento sanitario (ver infografía).

El dato

Situación laboral. Es importante recordar que el Ministerio de Trabajo y Promoción del Empleo (MTPE) rechazó la apelación de Cineplanet para acogerse a la suspensión perfecta de labores, la cual involucraba a 2.170 trabajadores. De esta manera, la empresa deberá pagar las remuneraciones por el tiempo de suspensión transcurrido a todos los afectados.

Reacciones

Claudia Cornejo, titular del Mincetur

“Se mantiene en permanente evaluación con los ministerios de Cultura, de la Producción y Salud para ver en qué momento se podría dejar que en estos espacios se puedan consumir alimentos y bebidas”.

Manuel Espinoza, médico infectólogo del INS

“En gimnasios, peluquerías o cines al 30% o 50%, se puede comer con un riesgo disminuido. Para aerosoles es importante un flujo unidireccional de aire que disminuya el riesgo de contaminar”.

Infografía - La República

Newsletter Economía LR

Suscríbete aquí al boletín de Economía de La República y recibe todas las semanas las notas de nuestro suplemento dominical en tu correo electrónico.