Urge fortalecer el empleo y cubrir los gastos básicos

A la espera. Gobierno elabora un nuevo paquete de reactivación de la economía familiar ante subida de los indicadores de pobreza monetaria. Especialistas coinciden en focalizar y ramificar las vías de apoyo.

El Perú atraviesa En su bicentenario, el Perú cuenta con casi 9,9 millones de personas en la pobreza monetaria (30,1% de su población). Foto: Antonio Melgarejo/La República
El Perú atraviesa En su bicentenario, el Perú cuenta con casi 9,9 millones de personas en la pobreza monetaria (30,1% de su población). Foto: Antonio Melgarejo/La República
Fernando Cuadros

El Perú atraviesa su bicentenario con el 30,1% de su población en la pobreza monetaria (casi 9,9 millones de personas), debido a que durante el primer año de la pandemia 3,3 millones de compatriotas cayeron en esta situación (ver infografía).

Ante el repunte de estos indicadores, la premier Violeta Bermúdez adelantó el miércoles que el Gobierno emprenderá una serie de medidas para reactivar la economía familiar, las cuales se darán a conocer a más tardar el próximo miércoles.

La funcionaria reconoció que “hay una gran fragilidad en la sostenibilidad de los ingresos de las familias”, y por ello evalúan acciones que complementarán el apoyo que se viene brindando.

Prioridades

Según el investigador de Centrum PUCP Kurt Burneo, es necesario mantener la entrega de subsidios ya que se tiene que atender la necesidad de la población para afrontar la caída de ingresos, la pérdida del empleo y los gastos en salud.

El especialista recordó que la paralización de la economía y las medidas de aislamiento social implicaron que 2,2 millones de peruanos perdieran sus empleos en 2020, por lo cual “en este tiempo se debe priorizar la actividad económica por sobre las finanzas”.

“Nadie dice que no se proteja la situación fiscal, pero la ecuación del Estado debe apuntar más a la economía. Los subsidios son medidas temporales, y con una mayor recuperación de la actividad, cuando mejor esté, parte de las finanzas también lo hará con mayor recaudación”, explicó para este medio.

Generar calidad

El economista Armando Mendoza coincide en que los grandes componentes en esta situación son la generación de ingresos a las familias más vulnerables por parte del Estado y la de un empleo de calidad.

Si bien la economía creció 18,21% durante marzo por un efecto estadístico, Mendoza recordó que esta viene de la mano con el deterioro de las condiciones laborales.

Vale precisar que en el último trimestre móvil febrero-marzo-abril, el empleo se recuperó 12,4% (454.000 personas), pero el empleo adecuado cayó -10,5%, y según INEI el 92,4% de los peruanos pobres trabaja en la informalidad.

“Tienen que tomarse medidas que fomenten la generación de empleo de calidad y no dejar que el mercado se ajuste por su cuenta y permitir liberalizar más las condiciones para dar empleo. Esto conlleva más abusos y desigualdad”, acotó.

Así, recomendó dinamizar la creación de puestos de trabajo en las mypes, y realizar un trabajo íntegro en su formalización, fortaleciendo a la Superintendencia Nacional de Fiscalización Laboral (Sunafil), a fin de evitar tragedias como la vista hace unos años en Las Malvinas, donde dos ciudadanos murieron encerrados en un contenedor.

A ello se le sumaría la implementación de políticas tributarias amigables y condicionales a sectores que brindan empleos masivos, como servicios o comercio.

Bajo esta premisa, Burneo plantea brindar garantías de crédito a mypes del PBI no primario —ligadas a construcción o servicios por ser más intensivos en la mano de obra— similares a Reactiva Perú, pero con un criterio más objetivo para impulsar la demanda del empleo, la cual se sujeta a la dinámica de la actividad productiva.

Datos

Impacto. Pobreza golpeó al 45,7% de la población rural y al 26% del área urbana, al crecer 4,9 y 11,4% en comparación con 2019, respectivamente.

Jefas. El 58,2% de los hogares pobres nucleares están encabezados por una mujer. Cifra subió 16,2% respecto a 2019.

Caída. Se retrocedió 10 años en lucha contra la pobreza.

Entender las brechas por ámbitos

Enfoque por: Norma Correa, investigadora, PUCP

Sabemos que hay ámbitos de mejora y brechas de atención, pero se nota que hay más experiencia y una capacidad instalada en el ámbito rural. De hecho, las transferencias monetarias han sido una intervención rural en el Perú y con la pandemia la hemos visto por primera vez en zonas urbanas.

En contraste a las estrategias para responder a la pobreza urbana, esta es débil o inexistente. No quiere decir que en lo rural tengamos todo resuelto. Son desafíos distintos.

En lo rural, el desafío está en entender que no basta con operar en una lógica de expansión de cobertura en los programas que tenemos, sino en adaptar soluciones específicas para retos puntuales en el territorio: pobres indígenas, Amazonía o zonas de altura. Hay que optimizar lo que tenemos.

Mientras que en el urbano, crear un ámbito de cooperación entre el sector público y privado para el soporte alimentario, dado que la pandemia colocó el hambre en la agenda. Tampoco descuidemos la inserción en el mercado laboral.

Newsletter Economía LR

Suscríbete aquí al boletín de Economía LR y recibe en tu correo electrónico, de lunes a viernes, las noticias más relevantes del sector y los temas que marcarán la agenda.