Restaurantes: guía para poner mesas en la calle no convence

Comensales. Lineamientos presentados para permitir el uso de espacios públicos como patios de comida urgen de una mayor regulación, según expertos e involucrados.

Al aire libre. Una alternativa para reactivar el sector gastronómico es la atención al público en terrazas. Foto: difusión
Al aire libre. Una alternativa para reactivar el sector gastronómico es la atención al público en terrazas. Foto: difusión
Esteban Salazar

El Ministerio de Vivienda, Construcción y Saneamiento (MVCS) dio la Guía para el uso temporal de espacios públicos colindantes a restaurantes y servicios afines autorizados, así como establecimientos culturales y de arte, cuyo objetivo es coadyuvar a la reactivación económica y reducir el riesgo de contagio de Covid-19. Son 112 los municipios capacitados y más de 179 las terrazas gastronómicas activas a nivel nacional que utilizan este reglamento, diseñado en trabajo conjunto con el Ministerio de la Producción.

No obstante, diversas voces, desde la publicación del documento, cuestionan algunos vacíos que deja en su aplicación práctica. Yelitza Valdivia, asociada de Miranda & Amado, sostiene que el marco no es lo suficientemente ágil para captar la atención de los pequeños negocios en materia de aforos y rápida reactivación.

“Se trata de un permiso temporal que no es automático, se tiene que pedir a la municipalidad. No hay regulación, solo lineamientos de qué pasos seguir cuando el negocio esté en una vía con uso gastronómico o comercial. Sin embargo, no se ha sectorizado en qué zonas se va a aplicar. Eso es algo que todavía se tiene que hacer según el distrito, y con esto podría retrasar la entrega del permiso”, relata.

Por ejemplo, en caso el restaurante se encuentre en una vía metropolitana, el dueño primero tendrá que solicitar el permiso ante su distrito y esperar a que la propuesta sea llevada a la Municipalidad de Lima. Suponiendo que el propietario sea también quien atienda el negocio, tendría que dejar de laborar para realizar el papeleo. Al final, le sale más a cuenta esperar a que su región cambie el nivel de alerta y, con ello, se le permita recibir mayor aforo bajo techo.

“Como está abierto a la interpretación, se da pie a que la autoridad demore y los restaurantes prefieran funcionar sin permiso, como probablemente ocurra en muchas zonas”, dice.

Tampoco existe un compromiso para la seguridad de los comensales, más allá de ubicarlos donde no puedan ser atropellados o lo suficientemente lejos como para no contagiarse.

“En estos lineamientos solo se contempla el uso de elementos de seguridad, como bolardos; pero no se ha señalado expresamente la necesidad de que las municipalidades provean de seguridad adicional ante robos al paso”, concluye Valdivia.

Restaurantes piden mayor compromiso

Óscar Peña, de la Asociación de Restaurantes Turísticos y Servicios Afines de Puno (Artysa), señala que la aplicación de la guía, fuera de Lima, es casi nula. En la capital altiplánica, el municipio no ha permitido utilizarla siquiera en la plaza, por lo que algunos optan por romper aforos.

La Asociación de Restaurantes y Afines del Perú (Armap) advierte que la seguridad de los clientes es clave para aprovechar comercialmente espacios públicos.

Newsletter Economía LR

Suscríbete aquí al boletín de Economía LR y recibe en tu correo electrónico, de lunes a viernes, las noticias más relevantes del sector y los temas que marcarán la agenda.