Pluspetrol Norte: “La ley ambiental peruana es clara: el que contamina, paga”

Laudo arbitral señala que la petrolera no asumió los pasivos ambientales del Lote 192 generados previo a su ingreso.

La Republica
El Lote 192 está ubicado en Andoas (Loreto).
Economía LR

En diciembre 2020, Pluspetrol Norte (PPN) anunció su liquidación “ante la continuación del severo atropello de sus derechos por parte del OEFA que la empresa ha venido denunciando”, señalaron en un comunicado.

Hasta esa fecha, la petrolera advirtió que el Organismo de Evaluación y Fiscalización Ambiental (OEFA) le exigía remediar pasivos ambientales del Lote 192 (ex 1-AB) dejados por las empresas que operaron en la misma zona con anterioridad a la llegada de PPN. Motivo de esta esta exigencia, se negó la aprobación, en tercera instancia, del Plan de Abandono del Lote 192.

Y es debido al anuncio de liquidación de la petrolea, que el OEFA presentó (en enero de este año) ante el 37 Juzgado Civil de la Corte Superior de Justicia de Lima una solicitud de medida cautelar pidiendo un embargo, en forma de retención en cuenta bancaria, hasta por la suma de casi US$ 380 millones.

Al respecto, el abogado de Pluspetrol Norte, Aurelio Loret de Mola, aseveró que la ley ambiental peruana es clara en el sentido de que el que contamina, paga, por ello aseveró que el OEFA no respeta la ley y suma otro argumento: “que PPN no asumió los pasivos por contrato”.

Recordó que este caso fue llevado a un arbitraje internacional, que constaba en el contrato como salida a desavenencias entre las entidades, y cuyo resultado plasmado en un laudo arbitral señala que PPN no asumió esos pasivos en el contrato.

“Ese laudo arbitral tiene calidad de cosa juzgada y ha sido reconocido por el Poder Judicial en 2017”, sentenció Loret de Mola.

PPN aclaró además que ha respondido por todos los pasivos causados durante su época de operación (incluyendo los causados por actos vandálicos) y ha pagado todas las multas exigibles que se le han impuesto.

“Pluspetrol Norte ha dedicado todos los recursos disponibles a atender sus obligaciones ambientales y comunitarias, invirtiendo más de US$ 800 millones en un programa de reinyección de las aguas de producción que fue pionero en el Perú”, dijo la empresa.