Unos 3 de cada 10 jóvenes dejaron de trabajar en el 2020

Christian Alcalá

ChrisAlcala22

17 Ene 2021 | 6:01 h
El ingreso promedio mensual proveniente del trabajo de los jóvenes es S/ 1.013. Foto: La República
El ingreso promedio mensual proveniente del trabajo de los jóvenes es S/ 1.013. Foto: La República

En Lima. Empleo juvenil se redujo en 30,2% por la pandemia. La lucha por reinsertarse al mercado laboral será ardua, pues a ellos se les sumará los que acaban de terminar sus estudios.

El 2020 ha sido un año que golpeó fuerte al mercado laboral; y uno de los grupos más impactados han sido los jóvenes de entre 14 a 24 años. Solo en Lima Metropolitana, 3 de cada 10 empleos juveniles que hubo en el 2019 se perdieron durante el 2020.

Y es que, según las últimas cifras del Instituto Nacional de Estadística e Informática (INEI), el empleo juvenil se redujo en 30,2% el año pasado en comparación con el 2019, la caída más severa en relación a los otros grupos de edad. Esto quiere decir que hubo 251.500 empleos menos para los jóvenes.

Si entramos más en detalle, los números son incluso más preocupantes, ya que el empleo de calidad fue el más impactado, pues hubo 162.800 jóvenes sin un trabajo formal, lo que representa una contracción del 43,5% de un año a otro.

En tanto, el subempleo por insuficiencia de horas se redujo en 35.600 puestos (-24,1%), mientras que el subempleo por ingresos disminuyó en 53.100 (-17,1%).

Complicado panorama

Los jóvenes, entre 14 y 24 años, son el grupo que más aumenta anualmente, por lo que podría ser más complicado conseguir trabajo este año. De acuerdo a María José Gómez, directora de la Fundación Forge, cada año, alrededor de 400.000 jóvenes a nivel nacional terminan la secundaria.

De esta cifra, el 10% continúa estudiando y el resto -los de menos recursos- lucha por conseguir un puesto de trabajo para ayudar a su familia. El resultado de esa búsqueda da como resultado que solo 20.000 jóvenes consiguen un empleo formal.

“Aproximadamente, el 5% va a encontrar un empleo formal, de teleoperador o lo que sea; y un 20% no va a encontrar un trabajo y no va a poder seguir estudiando, y pasa a ser parte de los ninis. El resto se va a empleos informales”, explica Gómez.

No obstante, estos datos son los que se han registrado en promedio en años previos y con una economía operando al 100%. Por lo que, al no haber superado la pandemia aún y con empresas que han cerrado, la búsqueda para los jóvenes será más larga.

“Es prácticamente imposible que los chicos y chicas que han salido de secundaria encuentren un empleo formal. Además, si eres un joven con bajos recursos, tienes el 0,9% de posibilidad de entrar en un empleo formal”, añade la experta.

En tal sentido, lo que sucedería, al no haber un empleo formal, es que la mayoría de los jóvenes tendrá que autoemplearse, precarizándose así el empleo, lo cual ya viene sucediendo en todos los grupos de edad, así lo aseveró el exviceministro de Empleo Fernando Cuadros.

Un elemento importante que subrayó el experto es que esta contracción también se debe a que los sectores donde más se contrata mano de obra juvenil, como el rubro de servicios y comercio, se ha visto duramente golpeado.

“Básicamente, los sectores servicios y comercio son los que absorben la mayor parte del empleo del país y también a la mayor parte del empleo juvenil, incluso el sector agricultura, sobre todo en el ámbito rural”, expresó Cuadros.

Propuestas

Si bien la recuperación del empleo dependerá de la lucha contra la pandemia, debe elaborarse desde ya programas para reinsertar a los jóvenes al mercado laboral, aseveró Julio César Bazán, presidente de la Central Unitaria de Trabajadores del Perú (CUT).

Por ello, planteó que se generen puestos de trabajo a través de inversión pública; es decir, en obras de infraestructura. Asimismo, señaló que es importante la voluntad de las empresas en la contratación de jóvenes, pues muchas los excluyen ante la falta de experiencia.

20 mil puestos digitales sin cubrir

La transformación digital que vienen atravesando las empresas ha generado una mayor demanda de talento humano especializado en áreas tecnológicas. En el mercado peruano, se estima que la brecha digital fue de más de 20.000 puestos de trabajo en el 2020, según informó la edtech Acámica.

“Se está generando una demanda cada vez mayor de profesionales con formación en tecnología. Muchos profesionales de carreras no relacionadas con el software, o jóvenes que les apasiona la tecnología, encuentran en estas iniciativas la oportunidad para ingresar a la industria”, explicó Pedro Mejía, country manager para Colombia y Perú de Acámica.

Reacciones

Fernando Cuadros, exviceministro de Empleo

“Si antes le costaba más a los jóvenes que los adultos encontrar un empleo de calidad, ahora con la caída del PBI, menor demanda y menos generación de empleo será más complicada la reinserción laboral”.

María José Gómez, directora de la Fundación Forge

“Es prácticamente imposible que los chicos y chicas que han salido de secundaria encuentren un trabajo formal. Además, si eres un joven con bajos recursos, tienes el 0,9% de posibilidad de encontrarlo”.

Las cifras

162.800 jóvenes dejaron de tener un empleo formal el año pasado.

30,2% se redujo el empleo juvenil en Lima Metropolitana en el 2020.

S/ 1.013 fue el ingreso promedio mensual proveniente del trabajo de los jóvenes.

Newsletter Economía LR

Suscríbete aquí al boletín de Economía LR y recibe en tu correo electrónico, de lunes a viernes, las noticias más relevantes del sector y los temas que marcarán la agenda.