El Reino Unido buscará negociación de acciones en Suiza tras el Brexit

Economía LR

larepublica_pe

09 Ene 2021 | 13:34 h
Más de USD 5.000 millones en acciones europeas salieron de Londres hacia lugares de la UE el 4 de enero. Foto: composición AFP
Más de USD 5.000 millones en acciones europeas salieron de Londres hacia lugares de la UE el 4 de enero. Foto: composición AFP

De acuerdo con expertos, más de USD 5.000 millones en acciones europeas salieron de Londres hacia lugares de la UE desde el último 4 de enero.

El Reino Unido ya busca la manera de revertir la prohibición de negociar con acciones suizas luego de su salida definitiva de la Unión Europea, a través de una legislación que entraría en vigencia tres semanas después de su posible aprobación.

En 2019, una disputa política llevó a la Bolsa de Valores de Suiza a perder el reconocimiento de la UE, el Reino Unido tuvo que cumplir esta medida mientras integraba el organismo. El Brexit ahora lo ha liberado de esas limitaciones.

“Una vez que entre en vigor, la Secretaría de Estado de Suiza para Asuntos Financieros Internacionales ha indicado que actuarán de forma recíproca al eliminar las restricciones sobre los lugares de negociación del Reino Unido”, dijo un portavoz británico a Bloomberg.

De acuerdo con expertos, más de USD 5.000 millones en acciones europeas salieron de Londres hacia lugares de la UE el 4 de enero, el primer día de negociación después de que el Reino Unido completara su salida del bloque el 31 de diciembre.

“El hecho de que el Reino Unido permita que las acciones suizas se negocien hará poco para superar el éxodo de las acciones de la UE después del Brexit”, acotó Bloomberg.

Déficit tras Brexit

Cabe precisar que la Comisión Europea estudia la posibilidad de endurecer las reglas sobre cómo los fondos de la UE delegan la gestión de carteras a inversores fuera del bloque, por lo que el dominio de Londres como centro de gestión de inversiones es incierto.

Si bien no es probable que la delegación esté prohibida, Bruselas podría encarecer la administración de fondos de terceros países como el Reino Unido al aumentar las obligaciones de cumplimiento y gobernanza.

Con información de Bloomberg.