Ventas y exportaciones del pisco peruano sufren fuerte impacto por la pandemia

Economía LR

larepublica_pe

09 Set 2020 | 12:52 h
Pisco peruano. Foto: Referencial
Pisco peruano. Foto: Referencial

En 2019 las exportaciones de pisco se ubicaron en 6,88 millones de dólares - un 18% más que 2018 - mientras que a julio del presente año, apenas salieron 1,65 millones de dólares, explica Promperú.

El pisco peruano ha sufrido fuertemente el impacto de la pandemia del nuevo coronavirus. Con la suspensión de las ventas en restaurantes, hoteles y eventos, cayeron las exportaciones y la capacidad de inversión de cara a la temporada de cosecha de 2021.

“La situación es desastrosa (...) Se estima que la producción anual es de unos 10 millones de litros, y este año, con la paralización, se llegarían a colocar unos tres millones de litros”, dice a AFP, José Moquillaza, un productor del licor más emblemático del Perú.

PUEDES VER: Luis Torres Paz: “Hemos visto un crecimiento espectacular en el kión y se abre paso el camu camu”

Por su parte, Promperú detalla que en 2019 las exportaciones pisqueras llegaron a 6,88 millones de dólares (18% más que 2018), mientras que de enero a julio del presente año, apenas salieron 1,65 millones de dólares.

“Hay una afectación significativa para toda la industria: productores de uva, empresas de pisco y comercializadoras”, dice a la agencia previamente citada Daniel Benavides, representante de la marca Huamaní.

Ante la COVID-19, el pisco Huamaní sufrió un descenso de un tercio en sus ventas y dos tercios de los ingresos.

PUEDES VER: Peruanos en el extranjero enviaron 366 millones de dólares menos a sus familias por efecto de la COVID-19

Asimismo, la producción de uva pisquera también se ha visto afectada, trabajada en su mayoría por pequeños y medianos agricultores sin respaldo financiero para afrontar la crisis.

“No podremos comprar la uva para reabastecer en 2021, porque aún tendremos el inventario anterior. Y con esto el precio de la uva debe caer, pero ni así habrá tanta demanda”, añade Carlos Mejía, dueño de la marca Lablanco.

Fuente: AFP