SBS: Proyectos de ley sobre congelamiento de deudas pondrían en riesgo el dinero de los ahorristas

03 Jun 2020 | 12:22 h
SBS

La SBS sostuvo que estos préstamos se financian principalmente con depósitos del público.

Los proyectos de ley del Congreso sobre el congelamiento de deudas y la condonación de intereses pondría en riesgo el dinero de los ahorristas, así como la existencia de las entidades bancarias, en especial de las microfinancieras, sostuvo Socorro Heysen, superintendenta de Banca, Seguros y AFP (SBS) ante la Comisión de Economía.

En ese sentido, Heysen acotó que estos préstamos se financian principalmente con depósitos del público.

"De cada 10 soles que fueron prestados, 9 soles pertenecen a los depósitos de los ahorristas y solo 1 sol al accionista de la entidad entidad financiera”.

PUEDES VER: Retiro 25% AFP: Retiro extraordinario de los fondos de pensiones será intangible

Cabe agregar que la Comisión de Economía derivó a la SBS 18 proyectos de ley orientados a brindar apoyo a la población golpeada por la crisis económica, mediante facilidades o beneficios en el cumplimiento de sus obligaciones.

Heysen informó que la entidad ya remitió opinión técnica en relación con cinco de ellos.

Según indicó, los proyectos de ley presentados por la comisión tendrían varios efectos negativos, puesto que la mayor parte del dinero en riesgo pertenece a los ahorristas y que el único ingreso percibido por las entidades financieras para pagar sus gastos en planilla, cubrir gastos operativos y formar capital.

“Cuando uno hace un congelamiento de los pagos por varios meses, la entidad financiera está en riesgo de no poder pagar la planilla, los gastos operativos y de reducir su capital. Tanto el incumplimiento de pagos como la reducción significativa del capital son causas de intervención de la entidad, que podría significar su salida del mercado”, advirtió.

Por ende, resaltó, estas propuestas pondrían en riesgo la supervivencia de las entidades bancarias, en especial de las microfinancieras y aquellas más orientadas a los créditos de consumo, puesto que los bancos más grandes tienen carteras diversificadas en el sector corporativo, que les permitirían seguir percibiendo ingresos.