Ejecutivo prepara inicio para la Fase 2: ¿hay críticas a la flexibilidad de requisitos?

Reactivación. Gobierno publicaría en los siguientes días decreto para el ingreso a la nueva etapa. Pablo Checa, integrante del grupo multisectorial para el reinicio de actividades, señaló que debe de haber una mayor participación de los trabajadores.

La Republica
Fernando Cuadros,Christian Silva ,

El Ejecutivo contempla la ejecución de la Fase 2 del reinicio de actividades, luego de que la ministra de Economía y Finanzas (MEF), María Alva, señalara que en los próximos días esta se aprobaría con la publicación de un Decreto Supremo..

“Lo que esperamos en los próximos días es publicar el DS que dé inicio a la fase 2”, expresó.

PUEDES VER Reinicio de actividades: 7 recomendaciones para las mypes para adaptarse al mercado

Para la transición entre etapas -agregó Alva- se debe realizar primero una evaluación de la fase previa. El pasado viernes 22, la titular del MEF indicó a RPP que esta revisión debía de pasar por el grupo multisectorial del reinicio de actividades, para posteriormente ser debatido y aprobado en el Consejo de Ministros.

Sin embargo, la reunión con la multisectorial fue postergada, explica Pablo Checa, integrante y representante del gremio de los trabajadores en este equipo. “Iba a haber, pero en el intermedio de la semana estaba la presentación del gabinete en el Pleno del Congreso”, precisó.

Aún no se ha convocado a una nueva reunión del grupo multisectorial, añade.

Reinicio progresivo

El Ministerio de la Producción (Produce) había esbozado una serie de actividades que volverían a operar en esta Fase 2, enfocándose en la industria y minería, construcción, comercio, y servicios y turismo, rubros ya abordados en la primera etapa.

La nueva fase comprende la industria de producción de papel e imprenta, la gran minería con operaciones subterráneas, la mediana minería a tajo abierto y los proyectos de exploración Greenfield.

Además, 108 proyectos de Transportes – incluyendo la Línea 2 del Metro – que tienen una inversión de 15 mil 760 millones de soles en total, 35 proyectos de saneamiento por 119 millones de soles; centros comerciales con aforo reducido, comercialización de productos agrícolas y comercio de bienes en el sector retail; y la operación de restaurantes a capacidad limitada y hoteles, el transporte interprovincial y aéreo a nivel nacional, la atención virtual de agencias de viajes, servicios prestados a empresas y los complementarios a la agricultura.

“En principio, todas las que están señaladas deberían de abrir”, apuntó Pablo Checa. Añadió que se deben evitar aglomeraciones, por lo que, en ese sentido, precisó que solo los centros comerciales deberían reiniciar en una fase siguiente a la segunda. Consideró que esta nueva etapa “es una en la cual se incrementan las actividades que comenzaron en la Fase 1”, además que se van a sincerar los rubros que venían funcionando y los que no podían dejar de funcionar.

Ya con la segunda etapa, la economía estaría operando a un 84%, calculó Alva en un medio local.

Algunos servicios también contemplados fueron adelantados, iniciando el pasado lunes 25. Específicamente con el comercio electrónico de ropa, calzado, electrónicos, artículos de oficina, libros; el delivery por aplicativo; servicios técnicos de informática, carpintería, electricidad, gasfitería, mantenimiento de artefactos y reparación de equipos, peluquería, lavandería, cosmetología, ferretería, limpieza o asistencia del hogar.

Al igual que servicios de salud como odontología, rehabilitación, reproducción asistida, diagnóstico, oftalmología y veterinaria.

Por su parte, la titular de Produce, Rocío Barrios, consideró que 6 millones de personas volverían a trabajar solo con estos negocios, mientras que el MEF ha calculó que 1,5 millones de personas retornarían a sus labores con la Fase 2.

Este retorno de actividades no solo debe tener protocolos de seguridad y salud dentro del trabajo, también fuera de este, consideró Checa.

“A mayor cantidad de gente, mayor aglomeración de personas. Tienes que asegurar que fuera del establecimiento o la fábrica se garantiza tu sanidad”, expresó. “Es un aspecto que debe resolverse para que funcione con fluidez la segunda fase”..

Flexibilidad

Durante la etapa inicial, se modificaron las restricciones respecto a los ciudadanos en riesgo que no podían ir a laborar. Por ejemplo, la personas con un Índice de Masa Corporal (IMC) mayor a 30 o una persona mayor a 60 años estaba considerada dentro del grupo de riesgo ante la COVID-19, por lo que no podía ir a laborar, pero se cambió a un IMC mayor a 40 o tener 65 años a más.

Aún así, dentro de este grupo de sexagenarios, si el ciudadano pretende trabajar, tiene que presentar una declaración jurada en la que asume la responsabilidad por su estado de salud.

Por su parte, la titular del MEF sostuvo que en esta Fase 2 también se van a simplificar los trámites operativos, reconociendo la demora en los ministerios y fomentando una reactivación más ágil.

“Para nosotros, el tema de los protocolo lleva una crítica, porque a pesar de que nos ofreció un diálogo con los sectores, no hemos tenido acceso a los protocolos”, apunta Pablo Checa, añadiendo que el plan de reapertura de las empresas “debería, por lo menos tener la participación de sus trabajadores, de su comité de seguridad, salud y trabajo. Para eso son las encuestas formales en las cuales los trabajadores señalan su opinión al respecto”.

Sobre las solicitudes virtuales para el reinicio, señaló que, a su modo de ver, “es muy peligroso, sabemos como funciona una empresa”. “Con eso te estás ‘salteando’ la posibilidad de que los mismo trabajadores conozcan ese plan”, acotó.

Asimismo, Gerónimo López, secretario general de la Confederación General de Trabajadores del Perú (CGTP), señaló que “los empresarios deben garantizar que las áreas de trabajo de sus instalaciones cuenten con condiciones ambientales suficientes para mitigar la propagación de riesgos biológicos en cumplimiento de las medidas preventivas y de control de COVID-19 aprobadas por el MINSA’’.

Exhortó a que los empleadores y el Gobierno implementen pruebas rápidas y moleculares para detectar si hay riesgo de contar con trabajadores infectados por coronavirus.

Checa indicó que las 4 centrales sindicales han enviado cartas al gobierno solicitando que haya “un mayor respeto a lo que significan las medidas de seguridad y salud en el trabajo” y que el concepto de trabajo sea base para la activación de la llamada “nueva normalidad”. “No podemos hablar de nueva normalidad y que la gente siga yendo a trabajar con tratos precarios o en informalidad”.

“La idea es clara: esta fase 2 tiene que comenzar con nuevos criterios, fiscalizaciones y concepción del trabajo”, señaló.

Tablero de monitoreo

-El Banco Mundial y el Gobierno viene trabajando en un tablero de preparación de ayuda para los gobiernos, frente a la reactivación económica, la preparación del sector salud para atención de nuevos casos por COVID-19 y el monitoreo de la propagación de este virus. Ello se monitoreará “casi en tiempo real”.

-Ello implica que, desde la salud, haya una reducción de la cantidad de contagios, una suficiente capacidad de las unidades locales para la evaluación de pacientes con COVID-19, pruebas a trabajadores de salud de primera línea, así como tener disponibilidad de personal con equipos de protección personal y de camas UCI, ventiladores y de otros equipos necesarios.

-En el lado económico, tener un índice de prioridad económica, que contribuyen los sectores a la producción y al empleo, así como un índice de retorno seguro al trabajo, para medir la interacción presencial de los trabajadores.

-El Banco Mundial añadió que adaptará el enfoque, en compromiso con otros países.

Newsletter Economía LR

Suscríbete aquí al boletín de Economía LR y recibe en tu correo electrónico, de lunes a viernes, las noticias más relevantes del sector y los temas que marcarán la agenda.