Solo un 20% de desempleados tiene acceso a un seguro de cese

Ani Lu Torres

ani.torres@glr.pe anilutorres1

15 May 2020 | 4:38 h
Recomendaciones. OIT asevera que debe protegerse también a los trabajadores informales. (Foto: Melissa Merino)
Recomendaciones. OIT asevera que debe protegerse también a los trabajadores informales. (Foto: Melissa Merino)

Advertencia. La Organización Internacional del Trabajo recomendó adoptar medidas como garantizar el acceso a la atención sanitaria, movilizando fondos públicos adicionales.

La Organización Internacional del Trabajo (OIT) lanzó la advertencia: del total de personas desempleadas que hay en el mundo, solo un 20% tiene las condiciones para acceder a un seguro de cese.

“Aunque el virus no discrimine entre ricos y pobres, sus repercusiones son sumamente desiguales”, señala la OIT en los informes que publicó ayer sobre la brecha de seguridad social que existe a nivel internacional, pero en especial en los países en desarrollo.

PUEDES VER OIT alerta que 1.600 millones de trabajadores informales perderían sus ingresos por la COVID-19

Por ello, la organización ha exhortado a los gobiernos a que expandan el acceso a la salud, que en el actual contexto de la propagación del coronavirus “es una cuestión de vida o muerte”.

Según el documento “Respuestas de los países en desarrollo en materia de protección social ante el COVID-19”, hoy en día la protección social y la seguridad social tienen que entenderse como “un mecanismo indispensable para proporcionar ayuda a las personas durante la crisis”.

Las cifras que comparte la OIT en el informe son claras: el 55% de la población mundial, equivalente a 4.000 millones de personas, no puede acceder a un seguro social y de asistencia. Y solo el 20% de la población sin trabajo tiene derecho a dicho seguro. Sin embargo, en algunos lugares la cobertura de esta ayuda llega a ser inferior.

PUEDES VER OIT: ‘’El lugar de trabajo como lo conocíamos ya no existe’’

Por ello, la OIT recomendó en el corto plazo adoptar medidas como garantizar el acceso a la atención sanitaria, movilizando fondo públicos adicionales; el aumento de la seguridad de ingresos a través de transferencias de efectivos, incrementando las prestaciones o expandiendo las coberturas a través de programas; la protección de los trabajadores informales mediante políticas innovadoras, así como de los ingresos y puestos de trabajo, y la promoción de un empleo decente.

Asimismo, la brecha de acceso a la salud, durante la pandemia, está volviendo más pobres a las personas, no solo por la falta de trabajo, sino por el incremento del presupuesto que ahora destinan a la salud: al 2019, unos 800 millones de personas gastan al menos el 10% de su presupuesto familiar en atención médica, y de ellos 100 millones están cayendo en pobreza extrema debido a los gastos médicos.

PUEDES VER Coronavirus: 19,500 lambayecanos se quedaron sin trabajo en el sector Turismo

Trabajadores en jaque

Justamente, esa falta de acceso a la salud y a una prestación de desempleo está obligando a ir a trabajar a personas que están enfermas o debieran autoconfinarse, aumentando así el riesgo de infectar a terceros. Mientras que la pérdida de ingresos aumenta el riesgo de pobreza de los trabajadores y sus familias, que podría tener un efecto duradero, indica el organismo.

En esta situación, expresada en un segundo documento, la organización internacional sugirió ampliar esta cobertura de la prestación de enfermedad a toda la población, que también llegue a las mujeres y los hombres con una relación de trabajo atípica o informal, a los trabajadores por cuenta propia, a los migrantes y grupos vulnerables.

Las recomendaciones también están relacionadas al aumento de la cuantía en las prestaciones para que proporcionen seguridad de los ingresos, acelerar la entrega del subsidio a las familias, además de ampliar el alcance de las prestaciones para que incluyan las actuaciones de prevención, diagnóstico y tratamiento, así como el tiempo que pasan en cuarentena o cuidando de personas enfermas a cargo.

PUEDES VER Cusco: Desempleo y falta de ingresos golpean a formales e independientes

Datos

A todos. Según Shahra Razavi, directora del Departamento de Protección Social de la OIT, la crisis del COVID-19 también afecta a “quienes tenían una situación relativamente buena”.

Afectación. Explicó que el efecto en ese grupo de personas “puede destruir de manera fácil sus ahorros y tiempo de trabajo”.

Video Recomendado