Cuba

Compañías rompen contratos de transporte aéreo con Cuba por miedo al embargo

Ministro de Transportes de Cuba, Eduardo Rodríguez, declaró que también se retiró otra empresa con la que se trabajaba un proyecto de modernización de talleres ferroviarios.

Economía LR
26 Feb 2020 | 19:45 h

Al menos dos compañías internacionales que participaban en importantes proyectos aeroportuarios y ferroviarios en Cuba cancelaron sus contratos por temor a recibir una sanción de parte de Estados Unidos, que en los últimos dos años endureció el embargo que mantiene sobre la isla.

“El bloqueo de EE. UU. tiene un efecto real y directo sobre el transporte”, afirmó el ministro de Transportes cubano, Eduardo Rodríguez, en declaraciones difundidas este miércoles por la televisión estatal, en las que anunció la suspensión de los contratos y leyó las cartas enviadas por las empresas.

PUEDES VER Lluvia de críticas a Bernie Sanders por afirmar que en Cuba “no todo está mal” [VIDEO]

Rodríguez, quien no dio detalle de los nombres de las compañías, mencionó tres casos específicos: la remodelación de los aeropuertos de la isla, la compra de dos aviones para la aerolínea estatal Cubana de Aviación y un proyecto para la modernización de los talleres ferroviarios del país.

El ministro explicó que “recientemente” el Gobierno cubano recibió una notificación con la retirada de “otra compañía importante internacional en nuestro proyecto de licitación para las inversiones en los aeropuertos”. En la misiva, indicaba que “informa de que detienen la participación en el proceso con el cronograma actual del proyecto”, argumentando que existían “nuevas circunstancias desafiantes para la economía”.

Empresas francesas

Pese a que el funcionario no mencionó en ningún momento los nombres de las empresas, los datos apuntan al gigante francés Bouygues, que en 2016 logró una concesión para ampliar el aeropuerto internacional de La Habana José Martí, el más importante de Cuba.

En agosto del 2016, la prensa estatal reveló que Bouygues y Aeropuertos de París lograron la concesión del Gobierno para ampliar y gestionar, respectivamente, el aeropuerto de La Habana y el cercano aeródromo de San Antonio de los Baños.

La firma francesa de infraestructuras tiene una importante presencia en el país caribeño, donde ejecuta varios proyectos de obra civil, fundamentalmente en el sector hotelero.

La iniciativa aeroportuaria preveía “la financiación y ejecución de acciones inmediatas que mejoren la calidad de los servicios, así como las inversiones en el mediano y largo plazos en correspondencia con los crecimientos estimados de pasajeros”, según una nota del Ministerio del Transporte emitida en aquel momento en el noticiero de la televisión estatal.

Desde entonces, no volvió a haber noticias del proyecto y aparentemente las obras de reforma nunca comenzaron, o al menos no se ha apreciado ninguna intervención de grandes dimensiones en las instalaciones aeroportuarias.

En los planes de las autoridades en 2016 también estaba la mejora del resto de los aeropuertos de la isla para prepararse para el aluvión de visitantes que se esperaba como consecuencia del restablecimiento de los vuelos comerciales entre Estados Unidos y Cuba ese mismo año, uno de los principales frutos del “deshielo” bilateral.

Sin embargo, con la llegada de Donald Trump, la administración estadounidense ha vuelto a prohibir los vuelos directos -tanto charter como comerciales- excepto a La Habana.

“Pretenden generar caos”

El ministro Eduardo Rodríguez reconoció que esta medida implicará un gran aumento del flujo de pasajeros para el aeropuerto de la capital, que ya era la principal puerta de entrada a Cuba y ahora sufrirá problemas de “congestión” al tener que recibir también a quienes antes volaban desde EE. UU. a los aeropuertos de otras provincias.

“Pretenden con estas medidas generar caos en nuestro país”, denunció.

Otra compañía europea -tampoco mencionada por su nombre- canceló un contrato de venta de dos aviones que estaban “prácticamente comprados” para destinarse a vuelos internos, dijo el ministro del Transporte.

La empresa “reembolsará el monto anticipado” y lamentó que la ruptura del acuerdo sea la “única solución a las circunstancias actuales”, refirió el funcionario.

La aerolínea estatal Cubana de Aviación atraviesa problemas desde hace años: gran parte de su flota está en mal estado o averiada, por lo que ha debido recurrir a contratos de arrendamiento para poder operar, y algunos de esos contratos de operación también están siendo cancelados o no renovados por miedo al embargo.

Los problemas de Cuba para adquirir aviones se agudizaron, porque las últimas sanciones de Washington incluyen una disminución del 25% al 10%en los componentes estadounidenses que pueden tener los productos que adquiere el país caribeño, incluso en otros mercados.

Por ello, recordó, Cuba no puede comprar nada que tenga más del 10% de componentes de fabricación estadounidense, lo que dificulta en extremo la compra de aviones.

Los trenes, también en jaque

El tercero de los casos revelados por Rodríguez se refiere a un proyecto para la modernización de los talleres ferroviarios, del que se retiró otra “importante compañía extranjera” después de dos años de trabajo ante las dudas que le genera una posible aplicación de la Ley Helms-Burton.

Aunque el ministro tampoco citó el nombre de la empresa, es probable que se trate de la Sociedad Nacional de Ferrocarriles Franceses (SNCF), con la que la Unión de Ferrocarriles de Cuba anunció en 2018 un “ambicioso proyecto de colaboración”, cuya inversión era de unos 40 millones de euros, equivalentes a 46,7 millones de dólares.

El convenio, que debía extenderse hasta el 2028, incluía la modernización de dos grandes talleres de locomotoras en La Habana y Camagüey (centro), recuperar vagones para pasajeros y poner en funcionamiento el conocido en la isla como “tren francés”.

Cuba había negociado en los últimos años varios acuerdos -entre ellos uno multimillonario con Rusia- para modernizar su deteriorado y sobreexplotado sistema de ferrocarriles, que colapsó durante la severa crisis económica de la década de 1990 y aún no se ha recuperado.

“Estamos trabajando y buscando alternativas porque nosotros tenemos que resolver estos problemas”, apostilló el ministro.

Fuente: EFE

Video Recomendado

Lazy loaded component