Stiglitz: “Latinoamérica ha sido una parte del mundo con un alto nivel de desigualdad”

El nobel de Economía Joseph Stiglitz señaló que fue una sorpresa que el malestar social en la región demorara en manifestarse. Criticó la importancia que se le da al PBI

La Republica
Foto: La República.
Economía LR

Para Joseph Stiglitz, nobel de Economía de 2011, ha sido una “sorpresa” las manifestaciones y protestas recientes en América Latina, pero no por el brote del malestar, sino por la demora de esta, dado que en la región hay un “alto nivel de desigualdad”.

En entrevista con BBC, consideró que “América Latina ha sido históricamente una parte del mundo con un alto nivel de desigualdad”. En el caso de la sorpresa por la tardanza, mencionó a Chile como casi particular, dado que tiene “uno de los mayores niveles de desigualdad”, según la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos.

PUEDES VER Cepal: El desencanto y la desigualad están lastrando la economía latinoamericana

“Lo que Chile muestra claramente es que hubo una especie de yesca: lo que provocó la explosión podría ser muy pequeño, pero el profundo malestar sembrado está presente y nunca se puede predecir cuándo va a explotar. Pero es comprensible por qué debería explotar”, expresó Stiglitz.

Consideró que las autoridades de esta región deben “abordar las desigualdades en ingresos y oportunidades. Y tienen que hacerlo más rápido. Digo esto porque en varios países hubo progreso, pero no lo suficientemente rápido”, además de tomar en cuenta el “déficit democrático”, mencionando los sucesos de Chile, Ecuador y Bolivia. “Cada uno era una señal de la fragilidad de la democracia”.

PBI

Por otro lado, Joseph Stiglitz se mostró contra el uso del Producto Bruto Interno (PBI) para medir el crecimiento económico y social, debido a que “deja de lado muchas cosas importantes. (…) No habla de desigualdad. El PBI puede subir, pero todo el dinero puede ir a Jeff Bezos y la mayoría de estadounidenses pueden estar muriendo porque no tienen acceso adecuado a la atención médica o la comida”.

Pese a considerar el PBI como bueno, reconoció que “no refleja lo que experimentan los estadounidenses comunes o en cualquier país, no refleja la inseguridad, una parte tan importante del bienestar. Más aún, hoy nos preocupa la sostenibilidad: el PIB no mide si el crecimiento es sostenible”.